Opinión Jueves, 18 de abril de 2019 | Edición impresa

¿Otra vez la misma historia? - Por María Soledad González

Por María Soledad González - sgonzalez@ losandes.com.ar

Al parecer, sin importar el color político que gobierne, un contexto de alta inflación viene de la mano de intentos por controlar los precios en góndola, siempre presentados de la misma manera, como una solución en el corto plazo. Al fin y al cabo, la historia se repite y sólo hay que recordar lo que sucedió en los últimos diez años y todos quizás podríamos imaginar cómo concluye. Por general, los esquemas en donde se fijan valores a productos de alta demanda tienden a generar situaciones de faltantes, que terminan por seguir crispando el mal humor social, una situación en espiral.  

Las páginas de Los Andes, ya contaron estas historias, mostraron aumentos de los productos por encima de los índices de inflación privada, también nos mostraron que la lista completa de productos nunca estaba disponible  y que las empresas también utilizaron “estrategias” para sacarse el lazo del cuello. Así las cosas, fuimos testigos de cambios en la calidad del producto o reemplazos por productos de menor calidad, también cambios en los envases, que se achicaron, sólo por nombrar algunas.  

Una vez que se conozca la letra chica del acuerdo con el comercio, el gobierno nacional, pondrá en la calle a 350 inspectores, sólo 14 le corresponderían a Mendoza, quienes tienen que enfrentar el desafío de controlar los precios y abastecimiento. Desde la Nación aseguran que tendrán poder de fuego para sancionar a quienes estén infringiendo el congelamiento, pero principalmente lo que tienen que revertir es la historia que precede a estos acuerdos, para no dejar que dejar que esto se convierta en un arma de doble filo.