Sociedad Jueves, 14 de noviembre de 2019 | Edición impresa

Ordenar el afuera para pacificarnos internamente

El orden de nuestro hogar no es solo una cuestión de practicidad sino que nos ayuda a relajar la mente, concentrar y enfocar en lo necesario

Por Redacción LA

El orden y la organización son palabras clave para Marietta Vitale. Pero no se trata sólo de dejar cada cosa en su lugar, materialmente hablando. Para ella, es un modo de vida, algo directamente ligado a las rutinas, los objetivos personales, los tiempos, las emociones y, sobre todo, la armonía personal.

Vitale es comunicadora pero se apasionó también por el interiorismo y el Feng Shui. Se la conoce como la creadora del concepto de “interior planner” y del método que combina planificación con una mirada creativa para mejorar la calidad de vida de las personas a través del orden de los ambientes. En esta nota la especialista le explicó a Clarín en qué consiste su propuesta y cuáles son las diferencias que tiene con la famosa Marie Kondo.

 

El orden y la organización influyen en el estado de ánimo y las emociones. Desde los comienzos de mi proyecto, mi filosofía es que “una casa ordenada es una mente ordenada”. Los cambios y los resultados luego de ordenar algún espacio de tu hogar son sorprendentes, siempre positivos y sanadores. Si uno se levanta todas las mañanas y ve orden, lo más probable es que su día fluya de esta manera. Al contrario, si está todo el tiempo en el medio de un caos, es difícil poder ver claramente. 

Los aspectos básicos de su método. El primer paso es el más difícil: tomar la decisión de ordenar tu vida. Un deseo no es nada, la decisión cambia todo. Pero una vez que la tomás, el resto de los pasos fluyen solos. Siempre vas a querer más. Cuando uno comienza el proceso, va a estar tan contento con los resultados que no va a querer detenerse. El orden y la organización se contagian al resto de los espacios de una casa y al resto de los integrantes de un hogar también. 

Las tarea más difícil: hallar tiempo para uno mismo. Creo que tendemos a delegarnos. Siempre el “después” es una respuesta más fácil e inmediata. Hay una frase que dice “no dejemos para mañana lo que podemos hacer hoy”. Ojalá todos la podamos tener más en cuenta. Empezar a encontrar tiempo para uno es salud. Luego podemos dar mejor a los otros porque estamos y nos sentimos bien con nuestra persona.

 

Huir del apego emocional que nos generan los objetos. Nos cuesta despegarnos porque esos objetos los vinculamos a una historia o una persona. A la hora de hacer orden, surgen todos estos momentos y nos cuesta desprendernos. El tema es que en el 90% de los casos, el desorden se debe a la cantidad de cosas que tenemos y guardamos. Para hacer orden, es necesario hacer lugar, esa es la razón por la cual es necesario sacar todo lo que no usamos. Hay que aprender a separar el objeto en sí de la persona que nos lo regaló, o del día que nos recuerda.

Furor por el orden.  Es más furor es por “estar bien”, o el bienestar. Encontrar la forma de disfrutar: nuestro tiempo, nuestro hogar y nuestra vida. Para eso, el poder organizarnos es fundamental. Si no, las tareas y obligaciones diarias nos consumen y nos dejan sin energía. El orden es una herramienta para poder estar mejor.

Sobre Marie Kondo. Fue furor en este contexto del bienestar. Para quienes nos dedicábamos al orden desde hace unos años, su aparición en los medios fue de gran ayuda. En mi opinión, algunas de las cosas que predica en nuestro contexto no aplican. Marie Kondo propone quedarse solamente con las cosas que “irradien alegría”. Esta pregunta suele confundir, ya que tiene que ver con nuestras emociones. Éstas son cíclicas, lo que hoy me irradia alegría, puede que mañana no lo haga, ya que no somos lineales. La pregunta que yo utilizo tiene que ver con el uso. Las cosas que están en desuso o que no usamos en los últimos años (uno o dos) deberían salir de nuestro hogar. No hay que perder de vista que las casas son de las personas y no de los objetos.

 

El orden en los niños. Ellos copian con el ejemplo. Al igual que los grandes, necesitan de sistemas para lograrlo. Allí es donde tenemos que ayudarlos y guiarlos para que se creen el hábito. Todos estos hábitos que podamos enseñarles a los chicos desde pequeños los ayudarán a ser más organizados de grandes. Les estaremos brindando una excelente herramienta.