Política Lunes, 27 de mayo de 2019

Operación Puf: denuncian supuesto intento K para voltear la causa de los cuadernos

Una serie de audios revelados demostrarían cómo exfuncionarios kirchneristas estaban al tanto de la denuncia por extorsión contra Stornelli

Por Corresponsalía Buenos Aires

Nuevas escuchas telefónicas difundidas ayer demostrarían que exfuncionarios kirchneristas, algunos de ellos incluso desde la cárcel, sabían de la causa por extorsión contra el fiscal federal Carlos Stornelli, radicada en el Juzgado Federal de Dolores, días antes de que se haga la denuncia.

Los audios, que ayer se conocieron a través del programa Periodismo Para Todos (PPT), permiten suponer que dirigentes como Eduardo Valdés (exembajador en el Vaticano durante el gobierno de Cristina Fernández) sabía con antelación que el productor rural Pedro Etchebest acusaría al falso abogado Marcelo D’Alessio de ser un enviado de Stornelli con el fin extorsionarlo.

Las múltiples grabaciones se tomaron entre el 19 de enero y el 9 de febrero, según el informe periodístico, e involucran entre otros a Valdés y a los detenidos Juan Pablo Schiavi, exsecretario de Transporte, y a Roberto Baratta, al exsubsecretario del ministerio de Planificación Federal. Esas fechas alimentan las especulaciones porque Etchebest presentó su denuncia en Dolores el 28 de enero.

Según PPT, diez días antes, el 18 de enero, Valdés le adelantó a Schiavi, detenido en Ezeiza, que iba a haber “novedades” y le recomendó que se quede “tranquilo”. “Operativo Puf. Bonadio, Stornelli, Puf”, agregó Valdés.

Al día siguiente, volvieron a hablar y Valdés le dijo a Schiavi: “Puf es puf, el otro domingo, Viboresky”, nombre en clave que se referiría, según el informe, al periodista Horacio Verbitsky, quien en rigor publicó la noticia de que Stornelli había sido acusado de extorsión en la madrugada del viernes 8 de febrero y no el 26 de enero como habría adelantado Valdés.

“¡Puf, pero Puf Puf. Stornelli se va a la concha de su madre con el ‘otro’. Los que te cagaron a vos, Juan Pablo... ¿Quién fue el que te cagó a vos? Primera instancia. Y el fiscal que estaba…”, agregó Valdés luego de que Schiavi no entendiera lo que le decía. “Fue un muy buen trabajo... Sumado a los cacerolazos de los viernes, jaque mate”, concluye Valdés en el audio.

El 2 de febrero volvieron tuvieron otra conversación. “Aquello que de dije muy bien pero decile al más joven del canal que no sea bocón. De Sousa, él fue y se lo dijo a uno. Está muy bien, está hecha la denuncia y todo, ahora esperamos que el juez opere”, dijo Valdés.

En otra de las escuchas divulgadas ayer, con fecha del 4 de febrero, una persona hasta ahora no identificada conversó con Baratta. “[El juez Alejo] Ramos Padilla agarró viaje”, le contó esta persona al exsubsecretario, una semana después de que Etchebest radique su denuncia en el juzgado de Dolores.

El 9 de febrero, Baratta habló con el cuñado de Julio de Vido, Claudio Minnicelli, detenido en Marcos Paz por la causa de los contenedores. Allí, Baratta le dijo a Minnicelli que les conviene declarar frente al juez Ramos Padilla. “Yo creo, Bobi, que a lo que hay que apuntar es a la falta de seriedad de todo”, dijo Minnicelli en referencia a la causa de los cuadernos. Y Baratta le contestó: “Vas a declarar ahí, oficialmente, y se van a lavar el culo con eso” y agrega “el lugar para ir a declarar es en Dolores. No ahí”.

El descargo de Valdés

Sin embargo, uno de los involucrados, el dirigente peronista y exembajador ante la Santa Sede, Eduardo Valdés, negó este lunes esa acusación y afirmó que buscan “desprestigiar” al juez Ramos Padilla para que el viernes Stornelli no asista por quinta vez a citación indagatoria.

Valdés afirmó en declaraciones a FM Futurock que lo desprestigian a él “para desprestigiar al juez de Dolores y lograr que Stornelli no se presente a declarar [el viernes]”.

“Tienen que inventar esto porque faltan cinco días para que tenga que ir Stornelli a declarar ante el juez de Dolores”, abundó Valdés.

Por otra parte, Valdés afirmó que el viernes pasado se presentó a la Justicia porque sabía que iban a usar “audios ilegales” en el programa de Jorge Lanata y pidió que se impidiera que los pasen. “El juez rechaza eso y le contó a Lanata porque él empezó el programa con esa información que no tenía por qué saber, si el juez rechazó “in límine”.

“Las escuchas son ilegales porque fueron ordenadas por el juez Villena para otro tema que era narcotráfico y ordenó la destrucción de esos audios. Está comprobado en el expediente de Dolores que a Carrió, a Olivetto y a Stornelli le llegaron por vía de D’Alessio”, acusó Valdés.

Además, señaló que cuando habló de “Operativo Puf” el 18 de enero no se refería a la causa de Dolores, sino a que, siempre según Valdés, el 10 de enero el periodista Carlos Pagni denunció en un artículo periodístico que querían “apretar” a Juan Manuel Campillo, uno de los detenidos en la causa de los cuadernos, “para que se arrepienta y nombre a Isidro Bounine, el secretario privado de Cristina Kirchner, porque ellos pensaban que Bounine iba a declarar en contra de Cristina y tenían que tenerlo detenido y no sabían quién podía decirlo”.