Fincas Sábado, 13 de abril de 2019 | Edición impresa

Olivícolas: arrancó la cosecha con buen volumen

Por ahora los productores de aceituna de mesa estiman que los valores ofrecidos alcanzan sólo para cubrir los costos de la temporada.

Por M. Videla y M. Zalazar - mvidela@losandes.com.ar

Mendoza está en plena temporada de cosecha de aceitunas para mesa y en pocas semanas más -cuando el fruto este más maduro- será el turno de las aceiteras. Este año, con una reducción del volumen de producción respecto al año pasado, el retroceso que vive el sector se sintetiza también en la falta de obreros.

En líneas generales los representantes del sector advierten que la merma no llega a ser preocupante si se la compara con el 2018, pero sí es un problema que llama la atención cuando se miran los números de hace una década. Además, las contingencias climáticas, la inseguridad y la falta de precios atractivos desincentivan el trabajo de los productores y ponen en riesgo la actividad para los próximos años. 

 

Volumen en baja

En las últimas semanas se hicieron muchas conjeturas acerca de cuál será el volumen de aceituna que se obtendrá esta temporada. Aún no hay números relevados estadísticamente, pero con la cosecha en marcha se puede tener una idea cerca de cuál es la situación de los productores. 

Mario Bustos Carra, gerente de la Asociación Olivícola de Mendoza (Asolmen), comentó que el volumen conseguido en lo que va de cosecha está dentro de los parámetros normales, con una leve baja en relación al año pasado (en 2018 se obtuvieron cerca de 3.000 toneladas). 

 

Lo cierto es que el sector olivícola está lejos de sus producciones históricas y la merma en el volumen de cosecha tiene explicaciones económicas y también climáticas. Juan Carlos García Zuloaga, presidente de la Cámara Olivícola de Mendoza, no deja de mostrar su preocupación respecto a este tema. “Los cambios climáticos han afectado mucho al olivo. Esa es una de las causas en la caída de la producción, porque los técnicos aseguran que las plantas ya no cargarán con tantos frutos”, comentó. 

De ser el principal productor de aceitunas de la región centro oeste, Mendoza ha caído al cuarto lugar detrás de la La Rioja, Catamarca y San Juan. Es que hace algunos años las cosechas rondaban las 10 mil toneladas, y ahora un volumen normal oscila entre las 2 mil y las 3 mil toneladas. “Históricamente Maipú, con su variedad arauca, fue la zona de mayor producción olivícola en Mendoza”, acentuó el dirigente agrario.  

 

Hoy, ni siquiera está del todo claro el nivel de productividad de cada zona. “Para algunos las hectáreas en producción son 26 mil, mientras que para otros la superficie cultivada es de 16 mil hectáreas. Habría que ajustar los datos que arrojan los censos agrícolas, porque para nuestro sector los productores de menos de diez hectáreas representan el grueso de la producción”, apuntó.

Buena calidad

Un punto a favor de la cosecha del 2019, más allá de la lectura que se haga sobre el volumen, es que la calidad obtenida es óptima. Mario Bustos Carra, de Asolmen, explicó que “esta temporada no hubo mayores complicaciones climáticas en Mendoza, lo que permitió que se obtuvieran aceitunas de buena calidad”. 

 

Los productores consultados coincidieron con este punto, aunque aclararon que todavía no se puede “cantar victoria” porque la cosecha está en pleno desarrollo y aún resta levantar la producción que será utilizada para la elaboración de los aceites. 

Precio y rentabilidad

Bustos Carra se refirió al valor de la producción y señaló que el precio varía entre $ 18 y $ 24 por kilo, según el estado de la mercadería. Se trata de un precio que, desde su punto de vista, “alcanza a ser rentable para los productores, pero con un margen de ganancias mínimo”.

 

La productora Beti Tomellini indicó que “se está pagando la aceituna con suerte a $ 24 el kilo puesta en fábrica” pero advirtió que después se encuentra en la góndola de los supermercados a $ 180. “Lo mismo ocurre con el aceite de oliva extra virgen, que se puede comprar  medio litro en $ 250; esos precios difieren mucho de los que puede ganar un productor”, explicó la ex-docente, quien por tradición familiar sigue cuidando sus olivos en la localidad maipucina de Russell.

Con un cambio más competitivo, la medida por kilo del producto de U$S 0,50 hoy no alcanza para cubrir los costos de producción comentan los dueños de las fincas. La cotización de la moneda americana, según los publicado por el Banco Central, es de $ 44 por unidad

 

Problemas estructurales

La merma de la cosecha de los últimos años puede explicarse por algunas situaciones estructurales ajenas a temas climáticos y de rentabilidad. Un factor determinante es la edad de los productores olivícolas, que en la mayoría de los casos superan los 60 años; sus hijos por haber visto las dificultades que enfrentan en cada campaña, no quieren continuar la actividad y venden los terrenos colindantes a las zonas urbanas para loteos privados. 

Otro problema, es el avance de la superficie urbana. “La finca la fundó mi familia en 1870, en la actualidad hay menos de 10 hectáreas de producción. Muchos vecinos fueron erradicando las plantas para el loteo de barrios privados”, sostuvo Tomelini.

 

Hay mercado

Aunque los números no cierran del todo, los productores parecen tener mercado asegurado. Mario Bustos Carra explicó que, más allá del mercado interno, hay buenas perspectivas de ventas este año en Brasil y Egipto (se logró un acuerdo entre el Mercosur y el país africano).

Zuloaga, por su parte, celebró  el prestigio que han ganado nuestros aceites de oliva en el mundo. “Cada vez son más demandados”, afirmó.

 

Fuertes operativos contra robos a los productores 

El sector olivícola de Mendoza viene padeciendo y denunciando constantes robos de aceitunas. Por esto, durante el fin de semana se montó un gran operativo en Maipú que contó con 29 personas de Policía Rural y diversos organismos de fiscalización. 

El objetivo de la comitiva, que se dividió en cuatro equipos, fue controlar la legalidad de varios establecimientos de ese departamento identificados como centrales de acopio y venta de aceitunas.

 

Como primer medida, los funcionarios se constituyeron en un domicilio particular, ubicado en calle Ozamis Sur al 3.700, donde presumiblemente se realizaba acopio clandestino de aceitunas para su posterior comercialización. En esa vivienda, entrevistaron al propietario, un hombre mayor de edad. Éste aseguró que su hijo es quien se dedica a la compra y venta de aceitunas, que estaba cosechando aceitunas en fincas aledañas, vendiendo las mismas en empresas de San Martin.

Otro operativo llegó hasta un domicilio particular de calle Boedo al 900 de Maipú, donde aparentemente funcionaba una negocio de venta de aceitunas ilegal. Sin embargo, en el lugar descubrieron y secuestraron una camioneta tipo Pick Up, marca Chevrolet S10 color negro. El rodado presentaba un pedido de secuestro y prohibición de circular.

 

Cabe destacar que se controlaron establecimientos procesadores de aceitunas y sus derivados, como así al control tributario, migratorio y comercial del lugar, no constatando delito alguno.

Mientras tanto, en calle Urquiza Sur 9.890 de Cruz de Piedra se procedió al control de varios rodados, que ingresaban al establecimiento, procediéndose a la intervención en destino de 520 kilos de aceitunas destinadas a su comercialización debido a que se transportaban sin guía y no se acreditaba el origen de la materia prima.