EDICION U Domingo, 14 de abril de 2019 | Edición impresa

ODS, la sigla que obliga a un porvenir novedoso

Los objetivos de desarrollo sustentable son las referencias para planificar proyectos universitarios que respondan las preguntas sociales.

Por Edición U

Innovación" es uno de los términos más utilizados y alcanza cualquier ámbito productivo, interpretado y aplicado en tiempos de revisionismos constantes. En este devenir, en los ámbitos académicos de la UNCuyo se observan los movimientos tendientes a poner en línea a la universidad con este espectro de posibilidades y nuevos horizontes de desarrollo. La explosión comunicacional puso de cabeza todo lo que se conoce como planeta interconectado.

Dos profesionales y funcionarios académicos han encontrado varias “bisagras” técnicas, hacia dentro pero fundamentalmente hacia fuera, de los ámbitos universitarios para avanzar raudamente y en conjunto en la tarea de aligerar las cargas de los procesos para darle más profundidad a la imaginación puesta al servicio de las personas.

 

Son las áreas que atienden el desarrollo de ideas y proyectos con base científica. Guillermo Cruz, secretario de Extensión y Vinculación, y a la par, Jimena Estrella Orrego, secretaria de Investigación, Internacionales y Posgrado, realizan una labor mancomunada con el estilo innovador que requiere el caso.  

Definiciones

Cruz afirma que la cartera a su cargo “adhiere a los diecisiete objetivos del desarrollo sostenible (ODS) de Naciones Unidas”. A su vez, Orrego advierte que, de las agendas globales, la más importante, que abarca a las universidades nacionales, “es la agenda de los desarrollos sostenibles (ODS) que atañe a los países y a las universidades (es el caso de nuestro país), y da el marco de todas nuestras acciones de docencia, investigación y extensión”.

Los 17 ODS, entre ellos, pobreza, agua y saneamiento e instituciones firmes, son aspectos concretos pero amplios, que permiten anclar los proyectos de investigación.

Coinciden Orrego y Cruz en que los ODS se han pensado como los puntos de referencia que la sociedad necesita para avanzar en los próximos años.

 

“Innovación es entender cómo se aportan soluciones inéditas a problemas que respondan a las personas y a la sociedad”, remarca Cruz, que piensa en innovación aplicada a productos, procesos y organizaciones. Inmediatamente ejemplifica con el coworking, una nueva forma de organizar empresas y realizar el trabajo de modo colaborativo.

Por su parte, Orrego avisa que desde su secretaría, con una perspectiva global, se intenta ubicar a Mendoza en el mapa mundial. “Eso le da a la investigación un componente novedoso, que antes estaba escindido. Es importante la articulación en ese sentido”, reafirma.

 

La diversidad de la demanda hace que Orrego y Cruz compartan ideas de planificación para posicionar los proyectos de investigación que tengan una aplicación explícita con el medio que lo requiere. Es decir, que el equipo de investigación parta de una pregunta del medio y que su proyecto busque darle respuesta a ese cuestionamiento, y que sea, además, en un plazo razonable y con recursos compartidos.