Economía Política Jueves, 4 de abril de 2019 | Edición impresa

No se detectaron afecciones ambientales en Cerro Pencal

A casi dos años de haberse realizado la primera estimulación hidráulica, se confirmó buen estado de suelo y agua.

Por Redacción LA

La Dirección de Protección Ambiental de la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial informó que a dos meses de cumplirse dos años del primer piloto de fractura hidráulica en la provincia de Mendoza, se realizó un nuevo monitoreo del área a fin de evaluar la evolución ambiental del sitio.

El resultado fue alentador. El 15 de marzo, inspectores de la Dirección de Protección Ambiental, junto con la directora del Área, Miriam Skalany, realizaron el monitoreo del yacimiento de Cerro Pencal, Área Puesto Rojas, explotado por la empresa El Trébol. En este sitio se estimularon tres pozos ya existentes identificados como CP1015, CP1017 y CP1013 durante los últimos días de julio de 2017.

 

El yacimiento, que se localiza el norte de la Ciudad de Malargüe, tiene 14 pozos en actividad, una batería de almacenamiento y tratamiento y líneas de conducción de petróleo, agua y gas.

La directora de Protección Ambiental, Miriam Skalany, explicó que durante el monitoreo se recorrieron las 14 locaciones encontrándolas libres de residuos en su totalidad, tanto de la actividad como de cualquier otro origen: “No se detectaron cañerías ni instalaciones en desuso. Los tanques que originalmente estaban localizados en los pozos para almacenar crudo, fueron remplazados por líneas de conducción que corren paralelas a los caminos, colocadas sobre caballete y con sistema de protección para evitar roturas accidentales”, señaló la funcionaria.  

 

“Todos los pozos, tanto los que fueron estimulados como los que no, se encontraron en perfecto estado de mantenimiento. Corroboramos que  las bodegas y el resto de la locación se encuentran libres de hidrocarburos”, agregó Miriam Skalany.

Durante la inspección se constató que en la batería que almacena el crudo producido en el yacimiento no existen fugas ni manchas de hidrocarburos. También se relevó la construcción de una planta para generación de energía que funcionará con el gas que actualmente se ventea.

 

En lo que respecta al control de aguas, se analizaron los resultados de las seis campañas de toma de muestra de agua subterránea por freatímetro y superficial del río Salado y de los arroyos El Álamo, Mallín Largo y El Manzano, no habiéndose detectado alteraciones en la calidad, tanto por la medición de los parámetros físicos como la evaluación de los aspectos de carácter químico.

“En conclusión, después de casi dos años de realizada la estimulación hidráulica en el yacimiento de Cerro Pencal, no se detectaron afecciones al medio ambiente. Los resultados fueron favorables en las evaluación realizadas sobre el suelo y el agua superficial y subterránea”, concluyó la directora de Protección Ambiental de Mendoza. Tras la evaluación ambiental exitosa, El Trébol podrá seguir haciendo fractura hidráulica.