+ Deportes Lunes, 16 de septiembre de 2019 | Edición impresa

No refleja lo que hicieron

Maipú, que fue superior a Madryn, se volvió sin nada a Mendoza. Increíble.

Por Redacción LA

Es de esos partido que a los entrenadores les deja un doble sabor. Por un lado, de satisfacción porque su equipo generó situaciones, dominó el partido, fue protagonista en todo momento y, por otro, porque de los errores también se aprende. Y es lo que debe estar pasando por la mente de Carlos Sperdutti, luego de la derrota del Deportivo Maipú, por 3-0, ante el Deportivo Madryn. Sí, increíble, porque siempre fue el equipo mendocino el que impuso condiciones, el que tuvo las chances más claras cuando el resultado no estaba abierto, pero un par de fallas sumadas a la contribución del viento -le jugó una mala pasada a Alasia- y el equipo del Gringo se quedó sin nada.

 

Maipú salió a copar la parada desde un principio y es así que antes de los 10’ iniciales había tenido tres situaciones para ponerse en ganador, sin embargo Lencina tapó dos de ellas y en la restante, Moreno no logró conectar bien. A los 36’ Espinoza ejecutó un tiro libre y la pelota, con la colaboración del viento, se estrelló en el horizontal. ¿El local? Poco y nada. Le costó hilvanar jugadas y eso se debió al gran trabajo que realizó el visitante, asfixiando en todos los sectores. Pero todo se desmoronó después un mal despeje de Farías, la pelota le picó mal a Alasia y le quedó a servida a Piñero Da Silva para marcar el 1-0- En el ST, Maipú también dominó y tuvo chances, pero no pudo y encima, otra acción en la que el viento fue protagonista, quedó 2-0 abajo con el tanto de Distaulo. En el final, Jeldres cerró la cuenta. Era para ganarlo y terminó goleado.