Turismo Domingo, 7 de abril de 2019 | Edición impresa

Nauplia: la ciudad más relajada del mundo

Ubicada a dos horas en auto de Atenas, es famosa por sus fortalezas construidas sobre la espectacular costa sobre el golfo Argólico.

Por La Vanguardia

La bella Nauplia se arrebuja en el rincón más protegido de la costa argólida, en el Peloponeso griego. Es un lugar al que muchos habitantes del la capital, Atenas, huyen durante el fin de semana, pues reúne las cualidades de ser una ciudad con acceso a bonitas playas, tiene un cuidado casco urbano y está muy cerca, a menos de dos horas en auto.

 

Nauplia está protegida por hasta tres fortalezas. La más impresionante es el castillo de Palamedes (supuesto inventor del ajedrez y el juego de dados). Corona la montaña que cierra la villa y quienes deseen llegar hasta ella a pie deben salvar más de 900 escalones tallados en la roca. La recompensa de la panorámica valen las agujetas.

El segundo castillo, Bourtzi, ocupa un islote frente al puerto. Y el tercero se halla justo encima del núcleo antiguo. Se le conoce como Acronauplia. En su base se arremolinan los barrios diseñados por los venecianos. Paseando por ellos, con las calles pavimentadas en mármol y las características viviendas con sus persianas de láminas, se distinguen claramente los rasgos arquitectónicos que la República Serenísima dejó tras su paso medieval.

 

En una hermosa casa tradicional que ocupa una esquina cercana a la plaza Syntagma se halla el museo de los komboloi. Se trata del único del mundo dedicado a estas piezas que forman parte de la idiosincrasia griega. Los komboloi son una adaptación nacional a los tradicionales rosarios religiosos, pero los únicos del mundo que no tienen el rezo como finalidad. 

 

Las cuentas unidas por un hilo no tienen un número definido, sino que se adapta a las características de su usuario, aunque generalmente la única norma que rige es que sean una cifra impar.