Política Jueves, 27 de febrero de 2020 | Edición impresa

Nanclares abre el año judicial en medio de una rebelión interna

La acordada que firmó hace 10 días, junto a Palermo y Gómez, encendió la mecha dentro del Poder Judicial.

Por Fernanda Verdeslago - Especial para Los Andes

Tras la feria judicial el clima se ha recalentado como nunca en la Justicia local. La acordada 29.489, firmada el 17 de febrero por Jorge Nanclares, titular de la Suprema Corte, junto a los ministros Julio Gómez y Omar Palermo generó una rebelión de jueces por la decisión de reforzar al colapsado fuero de Familia con personal del Civil. Y tendrá un nuevo capítulo tras la decisión de 30 magistrados de no concurrir al acto de apertura del año judicial que se realizará hoy.

A esto hay que sumar la interna entre los Supremos del ala peronista y los del ala radical, que incluye dardos contra Carlos Quiroga Nanclares, sobrino del presidente y con un lugar privilegiado en el organigrama del máximo tribunal; y un amparo presentado por la Asociación de Funcionarios Judiciales. En medio de este clima de “guerra”, Nanclares dará hoy el discurso de apertura del año judicial donde se espera que ratifique la acordada que firmó.

 

El incendio que acecha a la Corte se le adjudica -en parte- a Quiroga Nanclares, conocido en los pasillos del Poder Judicial como “el octavo juez” en relación al poder de decisión que tiene, además de ser sobrino de la máxima autoridad del organismo judicial. A cargo de la secretaría de Gestión y Control de la Suprema Corte, lo sindican como el responsable de relegar a los jueces y juezas de su autoridad frente a los tribunales. “Es como si fueran un empleado más”, se quejaron a este medio.

Otra de las acusaciones que recaen sobre él, según confiaron fuentes de la Corte, es la de haber sido el ideólogo de la acordada que motivó la rebelión del fuero civil.  

Sin embargo, no sería el único señalado. Bajo la lupa también quedaron las tres biromes que avalaron la decisión. “Creyeron que era firmar eso y listo”, ironizó otra fuente.

 

La recepción posterior a los rebeldes del fuero civil por parte de Nanclares, Palermo y Gómez -además de Mario Adaro- no dio soluciones de fondo a la cuestión. Y hasta evidenció que la relación con el otro lado de la grieta en la Corte (Pedro Llorente, José Valerio y Dalmiro Garay) no permite ni compartir la mesa para escuchar a los jueces disconformes.

Según pudo saber Los Andes, Nanclares -en lo que habría sido una iniciativa personal- ofreció hacer modificaciones el viernes pasado y recibió una contrapropuesta por parte de los rebeldes que sus compañeros de la Sala Administrativa no aceptaron. Para evitar que el conflicto se acrecentara, les pidió “dejar pasar el acto de inicio del año judicial” y seguir dialogando.

Ante esta actitud, parte del fuero civil se molestó y decidió, en lo que refiere a la Primera Circunscripción, pegar el faltazo al acto de hoy. 

La propia Asociación de Magistrados comparte este reclamo aunque acompañará protocolarmente a la Corte en el acto para evitar una ruptura institucional.

Pero hay otro frente de conflicto que se le abrió a la Corte y viene por el lado de los funcionarios judiciales, que el mismo viernes presentaron un amparo contra la acordada.

Las dos medidas precautorias solicitadas -de “no innovar” y una medida innovativa- pretenden suspender el traslado de personal de un fuero a otro. 

 

Los argumentos que esgrime la Asociación de Funcionarios Judiciales se sustenta en la “afectación al derecho” que tendrían sus representados en cuanto a la especialización concursada en cada uno de los fueros. 

Ante la escalada del conflicto, el Colegio de Abogados y Procuradores sugirió ayer la creación de una comisión especial -con todos los actores- que tenga por objeto “analizar el impacto y conveniencia de la redistribución de tareas proyectada, proponiendo opciones y medidas más adecuadas”.

En medio de este enfrentamiento con jueces civiles, la asociación de magistrados y hasta los propios ministros, Nanclares tomará el micrófono hoy en un acto que como nunca en sus dos décadas de liderazgo en la Corte tendrá más política que protocolo.
 

Claves

-Interna suprema. La relación entre el ala peronista (Adaro, Gómez y Palermo) y la radical (Llorente, Garay y Valerio) está rota. Nanclares hoy cuenta con el apoyo de los primeros tres.

-Rebelión civil. La acordada que le da al fuero de Familia recursos del Civil generó una movida por parte de jueces y juezas del sector damnificado que se plantaron ante los supremos. El reclamo se suscita en la decisión inconsulta y ésto recrudeció la interna.

-Amparo judicial. La Asociación de Funcionarios Judiciales presentó un amparo contra la acordada, que quedó en manos del conjuez Sergio Boverman. El objeto de la acción es que el personal del fuero Civil trasladado vuelva a su cargo y que no se traslade a los funcionarios que faltan.