Sociedad Jueves, 16 de enero de 2020 | Edición impresa

Mueren cuatro veces más varones que mujeres en Mendoza en siniestros viales

Ellos suelen tener más conductas de riesgo y ellas son más precavidas. Por otra parte, son los jóvenes los más afectados.

Por Verónica De Vita - vdevita@losandes.com.ar

En siniestros viales mueren cuatro veces más varones que mujeres. De acuerdo al último informe del Observatorio Vial de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, en 2018 fallecieron en Mendoza 262 personas. De ellas, 211 eran varones mientras que 49 eran mujeres. En dos casos no se especifica el género.

El Anuario Estadístico de siniestralidad vial de ese período, que fue presentado en noviembre, señala que la tasa de mortalidad en varones es de 22 cada 100.000 habitantes mientras que la de mujeres es de 4,9.

 

 Además, la mayoría de las víctimas son jóvenes. La franja etaria que más casos concentra tiene entre 15 y 24 años, entre quienes fallecieron 55 personas (21% del total). Le sigue el segmento de entre 25 y 34 años (42 víctimas) y luego el de 35 a 44 (39 víctimas).

En definitiva, entre los 15 y los 44 años se producen más de la mitad de los decesos en este contexto. 

 

Condicionantes

Entre las posibles circunstancias que favorecen este desenlace hay que considerar que los varones tienden a tener conductas de mayor riesgo, en particular cuando dos jóvenes. Por el contrario, se observa que las mujeres suelen ser más precavidas, particularmente en la conducción.

Los estereotipos masculinos instalados le atribuyen al varón conductas que denoten valentía, osadía y atrevimiento y, respondiendo a esto, es que muchos no suelen medir riesgos. Esto se exacerba en el caso de los jóvenes, que necesitan posicionarse frente a sus pares.

 

Mario Funes, docente capacitador de la organización Luchemos por la Vida aclaró que no tienen una interpretación que distinga la situación de género. De todas formas, consideró que “se ha hablado de la sobre-estimación de la propia seguridad, por esta cuestión de temeridad en la formación de lo que podríamos denominar machismo está prefigurado que la temeridad es una suerte de perfil de masculinidad”.

En este marco hay actitudes temerarias y simbólicas de lo que debe ser “el macho” en lo que puede influir estar dentro de un grupo e incluso la presión de quienes lo conforman, lo cual es más habitual en el caso de los más jóvenes. “Podrá configurarse dentro de los patrones de comportamiento de grupo generar asombro, destacarse frente a los demás y sentido de pertenencia”, detalló.

 

Funes dijo que las mujeres son más cuidadosas al volante: “Según nuestras estadísticas, incluso son las que más usan el cinturón de seguridad y tienen menos siniestros viales”.

También hay que tener en cuenta que los varones conducen más que las mujeres. Según la Unidad Ejecutiva de Seguridad Vial de Mendoza, sólo en torno a 30% de las licencias de conducir que se otorgan son para ellas.

 

Funes reconoció además que las estadísticas también expresan que son los varones los que tienen heridas más graves en los siniestros.

Para la psicóloga social, Nilda Bautista, hay una fuerte influencia del consumo de alcohol y otras sustancias, algo en lo cual también puede influir la presión del grupo o la pertenencia. “La pasión por la velocidad es porque les genera adrenalina; también sucede que están cansados y se quedan dormidos”, comentó.

 

Suelen ser más los varones que conducen en sus trabajos y ese es otro factor.

El joven en realidad tiene poca formación y conciencia de los peligros, por lo que toman conductas arriesgadas. Como una vez no pasó nada, quizás mañana tampoco, y se va haciendo parte de ellos, hasta que pasa”, subrayó.

Por otra parte dijo que cada vez observa más personas que eligen volver cuando ya es de día y les ha pasado el efecto del alcohol y que incluso se van avisando dónde están los controles policiales por lo que eligen rutas alternativas. 

 

Menos víctimas

En 2018 las víctimas que murieron en el lugar y hasta 24 horas después ascendieron a 200. Llegaron a 262 si se consideran aquellas que murieron dentro de los 30 días posteriores al siniestro. Se trata de un descenso respecto de las 333 de 2017, incluso de las 275 de 2016.

La tasa de mortalidad supera la media del país, que es de 12,3 cada 100.000 habitantes. 

 

Más de un vehículo por habitante

En Mendoza hay poco más de un vehículo por habitante. Según las proyecciones del Indec, con una población de 1.949.293, hay registrados en la provincia 1.159.074 vehículos.

Por otra parte, hay una tasa de mortalidad de 13,4 cada 100.000 habitantes mientras que, de los vehículos que circulan, la tasa de fatalidad (cuántos de ellos sufren un siniestro) es de 2,3 víctimas fatales cada 10.000 vehículos.

 

La tasa de motorización en Mendoza, es decir la cantidad de vehículos registrados cada mil habitantes, es de 594,6, lo cual supera la media nacional de 549,7. Así, se encuentra en onceavo lugar entre las provincias con mayor motorización.