Política Martes, 10 de diciembre de 2019 | Edición impresa

Mucho calor, color militante y algunas lágrimas en los discursos

El décimo gobernador en tomar el mando de la provincia tuvo ayer su ceremonia de asunción en la explanada de la Casa de Gobierno.

Por Carla Romanello - cromanello@losandes.com.ar

Temperatura agobiante. Los 35° que se sintieron durante la jornada hicieron mella en muchos durante el acto aunque resultaron menos abrasadores a medida que fue bajando el sol. Por la cantidad de gente y la falta de aire, algunas personas presentaron síntomas de mareos y hasta una se desmayó en pleno discurso del nuevo gobernador.

 

Nuevo color institucional. Una vez formalizado el acto del traspaso del mando, el fondo de la Casa de Gobierno dejó de lado el morado que lo iluminó hasta ese momento para pasar a “teñirse” de verde petróleo. Lo mismo sucedió con el escudo que desde ahora tendrá ese color y se diferenciará del que caracterizó al gobierno saliente, con el que incluso se pintaron obras públicas.

 

Música antes y después. En distintos momentos la ceremonia se vio engalanada por música a cargo de artistas locales. La Banda de la Policía de Mendoza “Cabo I Gustavo Ramet” fue la encargada de amenizar la previa mientras los asistentes fueron llegando desde la Legislatura y tomando sus asientos. Más tarde, el Himno Nacional fue entonado con mucha pasión por la cantante lírica Verónica Cangemi, mientras que el cierre estuvo a cargo de la Banda Militar Talcahuano del RIM 11 General Las Heras.

Color militante. Con bombos, redoblantes y trompetas, la militancia radical se hizo presente para apoyar a Rodolfo Suárez. Se destacaron los miembros de la Juventud Radical con sus banderas rojas y blancas. Muchos llegados desde el Este, en claro apoyo al vicegobernador Mario Abed. En menor cantidad también se vieron banderas amarillas de la juventud del Pro. Colocados detrás del escenario pero marcando fuerte presencia. También estuvieron las banderas celestes de Libres del Sur-Barrios de Pie.

 

Emoción a flor de piel. Los dos oradores del acto se mostraron emocionados durante diferentes trayectos de sus discursos. A Alfredo Cornejo le tembló la voz cuando agradeció a su familia por haberlo acompañado en su mandato. También cuando recordó a su papá y a su mamá, a quienes perdió durante el último año. En tanto, Suárez vivó su momento emotivo tras recordar a un amigo que ya no está y del que aseguró “seguramente está cumpliendo su sueño” (¿el Viti Fayad?). 

 

“Cornejo 2023”. No todos los militantes presentes tuvieron como motivación principal acompañar a Suárez, sino que un grupo  mostró intenciones de una futura vuelta del gobernador que dejó su cargo ayer. Para demostrarlo llevaron globos rojos con carteles impresos con la leyenda “Cornejo 2023”. Los mismos fueron agitados junto a las banderas de Fuerza Progresiva, un subgrupo dentro de la Juventud Radical.