EDICION U Domingo, 14 de abril de 2019 | Edición impresa

Moneda social 4.0

Una creativa invención de la Economía Social y Solidaria.

Por Roberto Roitman - Director del Centro de Estudios de Economía Social (CESS) de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNCUYO.

De acuerdo a la CEPAL hay una nueva generación de superherramientas, aportadas por una tecnología disruptiva reciente: la cadena de bloques (blockchain). Podemos decir que es un registro de todas las transacciones “empaquetadas” en bloques que los “mineros” se encargan de verificar. Una vez validadas irán a la cadena y los nodos que forman la red. Esa es la base de la criptomoneda bitcóin.

 

En 2008, el nuevo paradigma vino a superar el modelo de autoridad central monetaria. Con esa tecnología no se requiere una entidad central en la que todos los participantes deben confiar. Es el “sistema de confianza cero”. Una regla inherente a esta tecnología es que no se puede modificar información previa, solo se puede agregar información nueva.

Economía Social y Solidaria (ESS)

Toda economía es social, y toda sociedad organiza la obtención y distribución de bienes para la provisión de sus necesidades, pero el mercado no crea sociedad. La ESS englobaría las expresiones productivas de bienes y servicios que se rigen por el principio fundante de la mejora en la calidad de vida de las sociedades. Defiende la primacía de las personas y del trabajo sobre el capital; la gestión autónoma y democrática, además de la adopción de formas asociativas.

Monedas sociales

Los estudios antropológicos muestran que el mercado capitalista es solo una de las maneras desarrolladas para los intercambios, que son mucho más que de bienes y servicios. La ESS permite pensar la coexistencia de diversas esferas de intercambio en un mismo espacio sociocultural. Hablamos en plural, de mercados y de monedas.

La interpelación al Estado como autoridad monetaria y la relativización del mercado capitalista como fuente única de distribución del producto social son la base para el análisis de las experiencias, que se incluye en el campo de la ESS, y en especial en las monedas sociales.

La creación de una moneda social contribuye al desarrollo de otra economía, sostenida en el trabajo y en la búsqueda de la satisfacción intergeneracional de las necesidades legitimadas por una comunidad.

 

La moneda social transforma la naturaleza de los intercambios, alejándolos de la lógica mercantil capitalista. Es de circulación restringida o cerrada a una comunidad o a un territorio. El blockchain le permite trascender el territorio. Es lazo social, un entramado complejo de relaciones sociales que posibilita la reproducción del sistema económico en el cual está inserta. Acelera las transacciones, ya que no sirve para atesorar.

Moneda PAR

Lanzada en Argentina en mayo de 2017, PAR, conocida como el “peso virtual”, es una moneda virtual de crédito mutuo basada en el blockchain de Bitshares. Las transacciones son públicas, transparentes y seguras. La moneda del sistema es un token digital llamado PAR, intercambiable mediante billeteras virtuales, y solo puede utilizarse para comprar bienes y servicios a otros miembros de la red.

 

Cada PAR está garantizado por las transacciones dentro de la comunidad. Se establece una relación de uno a uno entre el PAR y el peso argentino. El peso argentino es la unidad de cuenta y el PAR es el medio de cambio. A través de la moneda PAR, los miembros tienen acceso a liquidez sin necesidad del sistema bancario tradicional, es decir, no dependen de nadie más que de sí mismos.

 

Todos tenemos algo que aportar a la comunidad. Todos somos consumidores, pero también productores de bienes y/o servicios. Por eso, para la inscripción al sistema se requiere que el miembro declare qué bienes y servicios va a ofrecer al sistema. Todos somos prosumidores.