Espectáculos Domingo, 19 de enero de 2020 | Edición impresa

Miguel Mateos: “Mi mayor orgullo es seguir desafiando al sistema”

Cierra hoy la Fiesta de las Naciones en Junín. Con cuarenta años de carrera es más convocante que nunca.

Por Lorena Misetich - Especial para Estilo Verano

Este año Miguel Mateos decidió no tomarse vacaciones. Solo unos días de descanso tras un año de reconocimiento absoluto por su último disco, “Undotrecua”, son suficientes para retomar la ruta de los escenarios, en un verano con varios festivales en Argentina, para luego emprender un tour por México, Estados Unidos y otras ciudades de América.

En ese tránsito vuelve a Mendoza después de algunos meses, para cerrar el Encuentro de las Naciones, esta noche en Junín. 

 

El ex Zas es uno de los pocos músicos de su generación que, lejos de quedarse en las glorias pasadas, sigue cosechando el reconocimiento y alimentando su trabajo. Justamente su última placa se lanzó en formato digital, una manera de adaptarse a los tiempos que corren. Pero, tras la insistencia del público, lo presentó una versión especial en formato físico. 

Miguel Mateos. “El mundo se torna digital y yo me vuelvo más análogo”, confiesa

-Finalmente también lanzaste en formato físico “Undotrecua”...

-Fue a pedido. Hicimos 1000 y luego hicimos otra tanda. Fue por una especie de clamor popular de la gente, agradecida a la idea de seguir conservando los discos. Y también me llevé la sorpresa de la respuesta. Hay una suerte de gusto por lo físico...

 

-Sos un privilegiado de la industria, que lanza el disco en formato digital y lo piden en físico. 

-Sí, y aprovechamos para agregar dos bonus track. Temas que preparás y por alguna razón quedan afuera. Decidimos incluir dos de los temas que quedaron. 

-Como compositor, con los cambios de época y costumbres, ¿se dificulta pensar una historia nueva o surge de manera natural?

-Es un tema de momento. A veces voy juntando melodías, armonías y no tengo letras. Me quedo colgado con los contenidos. Pero uno se la va rebuscando: hilvanar frases, historias... armar un rompecabezas, de alguna manera. Ahora estoy haciendo una ópera... ¡Sé que me estoy metiendo en un bardo!

 

-¿Cómo surgió la idea de hacer una ópera?

-Desde hace bastante lo tengo pensado. Del hecho de ir buscando otro horizonte musical. Soy parte de la historia del rock nacional, pero soy un músico de conservatorio y tengo una formación completa, que nunca le di rienda suelta en toda su dimensión... siempre pensando en el género rock. Y fui juntando cosas y me faltaba el contenido, la idea. El año pasado se me ocurrió y dije: “Voy a hablar de esto. Voy a hacer una ópera y me voy a dar el gusto inmenso de ampliar mis horizontes, sin ningún tipo de traba y con una libertad absoluta”.

Fue asumir el desafío: Si tengo que hacer algo sinfónico lo haré. O algo coral, con una orquesta. Y me nutrí sobre todo hoy con un software especial y obras. Y empecé a jugar con eso y me di cuenta que tengo una paleta de colores tan amplia en lo musical. Así que le di rienda suelta a la libertad creativa, sin importarme si le va a gustar a los rockeros, o si me iban a odiar. Y estoy haciendo una obra que quizá sea mi último manifiesto. 

 

-¿Cuándo pensás estrenarla?

-La idea es estrenarla el año que viene. Cada día que pasa estoy más convencido y es hermoso. Estoy convencido de que en este momento de fraccionamiento, con discos con once temas o que los chicos hacen dos canciones, el poder hacer una obra conceptual es un manifiesto. Se me ocurrió una linda idea de la historia que quiero contar. Y eso me dio un empujón para seguir. Me voy a meter en el quilombo (ríe).

Más análogo, más humano

 

-¿Te considerás un músico más analógico que digital?

-Sin duda son más analógico que digital. Obviamente que me tengo que aggironar. Antes lo que hacíamos en un estudio y pagábamos una fortuna para grabar, hoy lo tenés en dos laptops, ¡con tanta información! Y es más difícil la decisión de elegir cada sonido y mezclarlo. Pero al mismo tiempo es maravilloso. Ahora todo lo mío es analógico: estoy con los violines, los cornos, las tubas, los timbales. Cada vez soy más analógico, el mundo se torna digital y yo me pongo más físico, más análogo, más humano. 

-Sos uno de los pocos músicos del rock nacional que convoca público en toda América, ¿te siguen sorprendiendo?

-Me sorprende gratamente porque puedo trabajar y mantener una estructura de 15 personas, 15 familias. Creo que es la consistencia de tanto tiempo de trabajo. El hecho de no haber traicionado en ningún momento mi obra. Y la constancia de hacer un disco, salir de gira. Lo vocacional de grabar y salir a tocar me parece maravilloso. Y tengo el gusto y alegría que mi hijo Juan toque conmigo. Lo veo tocar, crecer y no lo puedo creer. Soy un privilegiado, un afortunado. Y siempre digo lo mismo: “Algo bien debo haber hecho”, que me permite seguir moviéndome y disfrutar de lo que más quiero.

 

-¿Cuál es tu mayor orgullo como músico?

-El no haberme quedado. Hay muchos músicos de mi generación, que por diferentes razones abandonaron ese camino. Mi mayor orgullo es ser un culo inquieto y seguir desafiando al sistema. “Undotrecua” es una producción de mi hermano y mía. Y cuando me distancié de Sony seguí mi camino, porque considero que las compañías ya no sirven para nada. Y el orgullo es ese, a mi edad tener esa suerte de vigencia, inventando, creando y moviendo el tablero.

-¿Hay algún músico de los que ya no está que extrañés y pienses en la obra que podría hacer en la actualidad?

-En este momento mi playlist está plagada de obras sinfónicas. Porque retomé mis estudios de orquestación y estoy metido en ese tema. Yo iba con mi mamá de chico al Colón e iba a ver las óperas y ahora redescubro a Mahler, Mozart, Bach, ¡lo que esos tipos hubieran hecho hoy! Eso me lo preguntaba no hace mucho tiempo. Obvio que respeto y extraño a Frank Zappa, John Lennon. Pero haciendo una especie de flashback muy retro no imagino lo que hubiera hecho hoy un Beethoven. Hay cosas que analizo con mi madre a sus 87 años y me sigo sorprendiendo. 

 

-Este reencuentro con la ópera tiene el plus de compartirlo en la madurez con tu mamá.

-Ella está chocha. Me dice: “Por fin te diste cuenta. Hace 60 años que te lo digo y ahora te venís a dar cuenta”. Me divierto mucho. 

La ficha

Encuentro de las Naciones de Junín 

Actúan: Hugo Varela y Miguel Mateos.

 

Día y hora: Hoy, a partir de las 21.

Lugar: Parque Recreativo Dueño del Sol (Ruta 60 s/n, Junín).

Entrada: Un envase plástico para reciclar.
 

miguel mateos. “El mundo se torna digital y yo me vuelvo más análogo”, confiesa.