Fincas Sábado, 17 de noviembre de 2018 | Edición impresa

Miguel Carminati: “Con un dron se puede estimar el momento propicio para la cosecha”

Es comunicador social pero su desarrollo con drones salió finalista en el concurso de emprendedores que organiza el Nación y Empretec.

Por Sandra Conte - sconte@losandes.com.ar

Su afición a la fotografía y al aeromodelismo lo llevó a investigar los drones, con la idea de utilizarlos para proyectos audiovisuales, ya que es comunicador social.

 

Sin embargo, Miguel Carminati descubrió que el futuro de estos dispositivos está en el uso agrícola y armó un sensor que toma imágenes infrarrojas de los cultivos para detectar la salud de las plantas. Con el proyecto logró ubicarse entre los diez finalistas en el concurso nacional Emprendimientos Innovadores 2018, que organizan el Banco de la Nación Argentina y la Fundación Empretec. 

- ¿Cómo funcionan estos sensores?

- Miden infrarrojos. Una planta, cuando está sana y hace la fotosíntesis, rechaza la luz infrarroja y absorbe el resto. Al sensor lo colocamos en un dron que escanea el cultivo. A través de un algoritmo se hace un cálculo, que toma en cuenta las ondas de luz que absorbe la planta y las que no. Cuando está estresada, rechaza menos infrarrojo. Así detectamos que esa planta tiene un problema o está seca. Luego, esa información la procesamos y obtenemos un mapa de salud del cultivo.

- ¿Después hay que ir a ver de qué problema se trata?

- Tenemos distintas formas de trabajo. Con ese mapa, alguno de los miembros del equipo puede ir y verificar in situ cuál es el problema específico: si hay plagas, hongos, deficiencias de riego o nutricionales. También puede hacerlo el mismo productor o el ingeniero agrónomo.

 

Estamos por lanzar un dron con un sensor que tiene geolocalización. Se puede ver el cultivo desde el aire, pero en lugar de visualizar una foto, se ve una zona dividida en cinco colores. El azul identifica el cultivo sano. El violeta significa que hay una pequeña debilidad. El amarillo, que esa vegetación está estresada. El rojo, que está a punto de morir. Y el negro, que está seca.

- ¿Qué ventajas ofrece este sistema frente a un control en el terreno?

- A alguien que tiene un cultivo de 10 o 15 hectáreas se le hace muy difícil caminar esa superficie. Pero lo interesante es que nuestros sensores pueden detectar el problema 3 o 4 semanas antes de que sea visible, porque detectamos cambios muy pequeños. Si hay una plaga, siempre empieza en algún lugar del cultivo y generalmente se descubre cuando ya ha avanzado mucho.

Lo mismo ocurre cuando hay un problema hídrico; lo ven cuando la planta ya está seca. Lo que hacemos es un diagnóstico temprano.

Además, se localizan focos. Entonces, en lugar de tener que erradicar la mitad del cultivo cuando se descubre tardíamente una plaga, simplemente se saca el sector afectado. O se hacen fertilizaciones o fumigaciones sólo en las zonas necesarias. Tiene una doble ventaja. Por un lado economiza recursos y por el otro tiene un impacto ecológico porque son agroquímicos tóxicos, que cuanto menos cantidad se use, mejor.

- ¿En qué etapa del desarrollo están?

- Estamos trabajando con un grupo muy pequeño de clientes porque empezamos hace poco. Pero a mediados de diciembre lanzamos la segunda etapa y ofrecemos el producto. La idea es que puedan contratar el servicio o adquirir el dron, que es completamente automático. Se maneja desde una aplicación en el teléfono, donde se marca en el mapa la zona sobre la que se quiere que vuele y el dispositivo despega solo, hace su misión, vuelve y aterriza.

 

Y el año próximo, si logramos obtener financiamiento, además de desarrollar otros modelos de drones de largo alcance, queremos hacer desarrollos informáticos, una aplicación para que los clientes que compren el dron, puedan procesar la información. Y también planeamos avanzar en inteligencia artificial para que directamente se pueda saber qué es lo que está afectando al cultivo y cuál es la prescripción para solucionarlo. 

- ¿Los sensores se utilizan sólo mientras están creciendo los cultivos?

- En realidad, para la cosecha también es muy útil el diagnóstico porque se puede estimar el momento más propicio, con el índice NDVI. Se puede utilizar durante todo el período del cultivo, desde el inicio de temporada hasta el final. 

Perfil

Miguel Carminati (43) estudió Administración de Empresas durante 3 años pero cambió de carrera y se recibió de licenciado en Comunicación Social. En 2002 se fue a España, donde obtuvo una Licenciatura en Periodismo y un master en Lingüística. También estudió fotografía y es aficionado al aeromodelismo.