Arquitectura Viernes, 19 de abril de 2019

Micropisos: las unidades pequeñas despiertan grandes ilusiones

Se trata de unidades pequeñas, que ofrecen entre 20 y 30 m2, y seducen a los centennials.

Las unidades pequeñas, aquellas que ofrecen entre 20 y 30 m2, aparecen en escena gracias al nuevo Código de Planeamiento Urbano y de Edificación. Y esta realidad despierta ilusiones a diferentes actores que podrían reactivar un sector que se encuentra en pausa hace meses.

Este formato de viviendas pequeñas aparece como una oportunidad para que el inversor se vea tentado a comprar nuevas tierras y proyectar soluciones para los más jóvenes. Los centennials se amigan con la idea de capitalizarse en m2. Y los del Interior vuelven a pensar en Buenos Aires como una alternativa para su capacitación y formación.

Ahora bien, ¿qué deben tener estas unidades para que resulten en una propuesta irresistible para este target complejo?.

Los centennials atesoran experiencias, no cosas materiales. Tienen un perfil colaborativo, consideran al otro. Por eso creemos que los espacios comunes serán usinas de sociabilización. Monoambientes que se complementan con amenities como SUM, solarium, piscina y gimnasio.

Los expertos señalan que la tecnología y el co-working deben ser factores considerados por los desarrolladores cuando piensan en conquistar esta generación. "Si hablamos de sus padres, debemos pensar en la financiación y acompañarlos en una planificación que les permita ayudar a sus hijos a garantizarse el techo propio", añaden.

La casa propia pareciera ser cosa del pasado para los más jóvenes. Sin embargo aparecen, por un lado, padres que quieren que sus hijos tengan un lugar a futuro y la posibilidad de resguardar el capital en ladrillos. Por otro, los centennials que aspiran a instalarse en Buenos Aires para estudiar.

Frente a estas realidades, la modificación del código, las nuevas generaciones y la no disponibilidad de grandes capitales para invertir ponen en relieve la demanda de pequeños departamentos accesibles, pero que tengan espacios comunes experimentales.

Los jóvenes pasan poco tiempo en sus casas, las relaciones son indispensables para ellos, las experiencias su razón de ser. Por ello, los proyectos que ofrecen pequeñas unidades, bien ubicadas y con amenities que potencien la sociabilización, tienen grandes posibilidades de alcanzar el éxito, aún en un mercado que ha perdido ritmo.

En otros países ya existen ofertas, pero de unidades Premium, en las que el propio emprendimiento tiene actividades como yoga, clases de cocina, etc. Si bien no es la propuesta implementada en Argentina para estos desarrollos, si demuestra la necesidad innata de todos de vivir en comunidad. Un nuevo concepto de vecino, la reivindicación de su rol, deja de ser un desconocido, para convertirse en un compañero con el que se comparte un asado en el SUM o un día de pileta en verano.

Fuente: Mel Propiedades