Sociedad Viernes, 29 de marzo de 2019

Mitos y verdades sobre el micropene, ¿el tamaño importa?

El sexólogo Germán Gregorio Morassutti explica cuánto hay de verdad y cuánto de subjetividad en torno a este tema.

Por Redacción LA

Hace algunos días Florencia Peña contó una experiencia sexual que habían tenido con un hombre que, desde su punto de vista, tenía un micropene. Según el relato de la mediática, pese a que los dos intentaron varias cosas no llegaron a “concretar”.

Sin embargo, Andy Kusnetzoff, conductor del programa e hijo de un conocido sexólogo, puso en duda la “buena voluntad” de Peña.

 

En dialogo con Los Andes el psicólogo y sexólogo Germán Gregorio Morassutti contó cuánto hay de verdad y cuánto de subjetividad en torno a este tema.

“En realidad hay que evaluarlo para ver si efectivamente se trata de un micropene. Hay estadísticas específicas sobre este tema. La medida estándar está entre los 14 y los 15 centímetros. Siempre hablando de un pene erecto”, explicó.

De acuerdo a un artículo publicado en Infobae en 2017, las estadísticas respecto a la longitud del pene del varón caucásico establecen a un micropene un miembro menor a siete centímetros.

El especialista aclaró que el tamaño puede variar por diferentes factores, como por ejemplo la elasticidad de la piel.

Según Morassutti, muchos hombres tienen una idea equivocada del tamaño que debe tener el órgano, porque culturalmente les han hecho creer que mientras más grande, más hombre se es.  

 

“Portar pene es un símbolo de masculinidad. Por eso el tamaño está tan relacionado con cómo se siente el hombre con su masculinidad”, agregó. “Existen, pero en la mayoría de los casos tiene que ver más con una percepción del paciente”, afirmó.

Además, el especialista explicó que el tamaño no es un factor determinante al momento de tener relaciones sexuales. “Una erección no garantiza que el encuentro sexual sea exitoso. Si hablamos de un encuentro sexual como un momento de placer”, dijo.

En este sentido, Morassutti destacó la importancia de trabajar otros recursos, como cualquier otra pareja.

“Está demostrado que el 70 por ciento de las mujeres llegan al orgasmo por estimulación de clítoris, por ende, la penetración no es garantía de nada”, agregó.

“Lo que hay que tratar es que el paciente la pase lo mejor que puede con lo que tiene. La realidad es que el órgano sexual más grande que tenemos es nuestro cerebro”, concluyó.