Espectáculos Viernes, 12 de julio de 2019 | Edición impresa

Mi Amigo Hormiga: llega el musical de Código Arte

Luego de que se seleccionaran los artistas en el reality de Canal 9, hoy estrena esta obra orientada al público adolescente.

Por Martín Castillo - mcastillo@losandes.com.ar

Fue toda una novedad cuando desde la pantalla de Canal 9 anunciaron en marzo pasado que un nuevo reality llegaba a su programación del fin de semana. “Código Arte” fue un programa que buscó entre los talentos locales aquellos que dieran con el perfil para sumarse a una comedia musical: “Mi amigo hormiga”, que estrena esta tarde y se podrá ver por una semana. ¿Algún objetivo de fondo? Pues acercar a los adolescentes el teatro local.

 

Con el paso por la tevé concluido en junio, estas últimas semanas el equipo se dedicó de lleno a su adaptación al teatro. Ahora solo queda esperar el estreno del trabajo, dirigido por el porteño Diego Corán Oria y que cuenta con la música de Jorge Soldera. Según su productor general, el mendocino Nicolás Hemsy, “Mi amigo hormiga” es “brillante e inspirador”.

 

“Conocimos gente sin tanta formación y otros verdaderamente expertos. Fue una experiencia diferente a un casting tradicional, además de estar con un jurado muy especial, porque no teníamos que encontrar, quizás, a la persona más talentosa, sino a la que fuera mejor para el personaje. Tuvimos peleas épicas para elegirlos”, cuenta Hemsy sobre la selección, que involucró a unos 400 aspirantes. Entre ellos, fueron elegidos María José Pérez, Cristian Ojeda, David Laguna, Candela Ferrando, Agustín Bazán, Camila Jardel, Juan Moreno Fuertes, Brunela Corátolo y Llanca Berjelí.

“Mi Amigo Hormiga” relata lo sucedido tras la  confusa muerte de uno de sus personajes.

 

La despedida de Renzo, el “amigo” que ya no está, genera caos y confusión en su círculo íntimo (y no tanto). Amistades, relaciones personales, hasta vínculos familiares: el contexto de tal hecho se ve pintado por los temas que atraviesan a esta generación. Así se tocan temas actuales como las redes sociales, los vínculos tóxicos y el bullying.