Mundo Martes, 21 de enero de 2020 | Edición impresa

México: los migrantes desafían los controles y las amenazas

Cientos de centroamericanos atravesaron el río Suchiate en la frontera sur mexicana.

Por Sonia Pérez y María Verza - Agencia AP

Cientos de centroamericanos en Guatemala comenzaron a cruzar el río Suchiate rumbo a México ayer, en un nuevo desafío a la estrategia migratoria del presidente Donald Trump para mantener a los migrantes alejados de la frontera estadounidense.

Los migrantes se bajaron del puente fronterizo y se dirigieron hacia el río después de que funcionarios mexicanos les dijeran que no les permitirían el paso por el país.

 

“Por el puente o por el río, no hay miedo; ya estamos acostumbrados a la represión; en tu país te reprimen, te golpean siempre es así’’, dijo Edwin Chávez, un joven de 19 años de Tegucigalpa.

Entre gritos e incluso algunos fuegos artificiales, los migrantes comenzaron a cruzar las aguas bajas del río.

 

Del lado mexicano, un centenar de guardias nacionales, equipados con equipo antimotines, estaban en alerta sobre el puente que el sábado tuvo que cerrarse por un intento masivo de cruce que sólo se saldó con empujones y algunos golpes, pero sin heridos. Las autoridades dejaron pasar ese día a grupos pequeños que querían solicitar asilo o empleo, pero la mayoría de las más de 600 personas que optaron por esto fueron deportadas, según el Instituto Nacional de Migración (INM), por no cumplir los requisitos.

Pero los migrantes no perdieron la esperanza y al amanecer de ayer parecían dispuestos a lanzarse por el río, que en esta temporada se puede cruzar caminando, si no podían hacerlo por el puente.

 

Fuertes controles

En los últimos meses, México ha redoblado los esfuerzos desplegando miles de efectivos militares en sus dos fronteras y en las principales rutas migratorias con el fin de impedir que los migrantes lleguen a territorio estadounidense, tras las amenazas del presidente Trump, de sanciones comerciales y otras represalias.

A fines de 2018 miles de centroamericanos optaron por migrar masivamente formando caravanas para sentirse más seguros y tener así más posibilidades de llegar a Estados Unidos, pero ésta sería la primera desde que Washington firmó acuerdos para controlar la migración, con Guatemala, Honduras y El Salvador.

 

El gobierno mexicano declaró el domingo que las medidas puestas en marcha durante el fin de semana habían sido un éxito porque los intentos de los migrantes por cruzar la frontera habían sido “infructuosos’’.

Maureen Meyer, directora para México y derechos de los migrantes en la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos, indicó que “el gobierno mexicano no ofrecerá ninguna visa que pueda utilizarse para viajar al norte, y que cualquiera que viaje sin documentación adecuada será detenido, enviando un firme mensaje al gobierno de Trump de que México está haciendo su parte para asegurarse de que los miembros de la caravana no lleguen a la frontera estadounidense’’.

 

Complicaciones

México, que en la caravana de fines de 2018 abrió sus puertas a los centroamericanos y luego empezó con la contención cada vez más fuerte ante las presiones de Estados Unidos, optó ahora por desplegar cientos de guardias nacionales para sellar los principales pasos de su frontera sur.

Y aunque durante el fin de semana cerró temporalmente tanto el cruce de Ciudad Hidalgo, como otro paso más al Este, en Tabasco, permitió la entrada de grupos pequeños teóricamente para su regularización pero, sobre todo, con afán de control y contención bajo el discurso oficial de que defiende una migración “segura y ordenada’’.

 

Al cruzar la frontera, dijeron a los migrantes que recibirían información sobre las opciones de estancia legal en México, pero el INM dijo el domingo por la tarde en un comunicado que la mayoría de las más de mil personas que se entregaron el sábado no cumplían los requisitos y “se procederá al retorno asistido’’.