Sociedad Jueves, 27 de septiembre de 2018 | Edición impresa

Empresas de software buscan personal y no consiguen

El sector crece 4% anual y genera puestos de trabajo exponencialmente. Pero tiene altas exigencias y no es suficiente el recurso humano.

Por Verónica de Vita - vdevita@losandes.com.ar

Quienes se dedican a la programación digital tienen un presente laboral asegurado y mucho más: un futuro promisorio. En este segmento las ofertas laborales no paran de crecer y la demanda de personas con más experiencia, llamados senior, no alcanza a ser cubierta. 

Por ello, aunque no hay mediciones oficiales sobre el fenómeno, quienes se mueven en el rubro sostiene que hay “desocupación cero”.

Así lo aseguró Horacio Cappa, director de Recursos Humanos de Belatrix, una empresa de software mendocina que tiene sedes en otras provincias e incluso en otras ciudades del exterior como Bogotá, Barcelona, Nueva York y Miami. “Todos los años quedan entre tres y cinco mil puestos que no pueden cubrirse en el país”, advirtió. Esto se da especialmente en cargos que requieren experiencia.

Los datos que maneja la Cámara Argentina de la Industria del Software (Cessi) ilustran esta situación. En el “Reporte anual sobre el Sector de Software y Servicios Informáticos” de todo 2017 se aprecia la demanda insatisfecha para cargos senior y semisenior.

 

En desarrollo de software (programación), el 74% de las empresas demandaron personas para cargos semisenior y de ellas, 64% tuvo dificultades para encontrarlas. Para puestos senior, 62% demandó recursos mientras que a un sorprendente 84% le resultó difícil cubrir esos puestos.

También tuvieron dificultades para cubrir trabajos vinculados a Infraestructura Tecnológica y Calidad

“La mayoría de las empresas necesita algún tipo de asistencia tecnológica y requiere que haya recursos humanos. Y es tan grande la brecha entre lo que se necesita y lo que hay que se podría tomar como desocupación cero”, mencionó Diego Navarro, director de la carrera de Ingeniería en Informática de la universidad de Mendoza. Además dijo que, por ello, quienes tienen nivel de formación básico también consigue trabajo muy rápido.

A no dormirse 

Las nuevas tecnologías lo invadieron todo y el sector crece tanto que las personas no alcanzan a formarse.  A esto se suma que los cambios son constantes y demandan capacitación permanente

Por eso, aun en un contexto económico desfavorable, para este año se anticipaba que el sector demandaría 13 mil nuevos trabajadores, además de mostrar un crecimiento promedio de 4% anual. 

“Te llueven ofertas de todas partes del mundo. He recibido hasta de Lituania. Hay plataformas free lance, pero otros te ofrecen estadía y estabilidad”, contó Renzo Vinci, licenciado en Sistemas y programador dedicado a aplicaciones móviles. 

 

“Lo que te piden no es poco -agregó-. A veces, cosas irrisorias. Dentro de la programación hay temas que llevan un tiempo de aprendizaje”. Y dio como ejemplo que piden personas de 30 años, con muchas habilidades específicas y experiencia. “Debería haber empezado a los 12 años”, dice con humor. Pero finalmente terminan bajando los requisitos y se prioriza a los autodidactas, mencionó. 

La formación depende mucho de la iniciativa propia y de la experiencia adquirida. “Nos encontramos con universidades con pocos inscriptos o pocos egresados en carreras de Sistemas y esto no va a alcanzar para cubrir la demanda”, resaltó Capa. Por ello dijo que se trabaja con colegios secundarios, para tratar de despertar vocaciones. También consideró que uno de los obstáculos es que los estudiantes las ven como carreras “duras”, y les tienen temor.

Empleados con poder

Una de las particularidades de este mercado de trabajo es que hay mucha rotación de empleados. En 2017 fue de 27,3%, es decir que más de un cuarto de los empleados cambiaron de puesto o trabajo. 

Al haber mucha demanda pueden elegir, esto los “empodera”, y las empresas ofrecen valor agregado para que decidan permanecer mientras que quienes tienen trabajo reciben permanentes propuestas alternativas. 

“Hoy la gente elige dónde trabajar en este sector y el de los programadores es el rubro que más rotación tiene el país”, dijo Horacio Capa, de la empresa Belatrix. 

 

En el mismo sentido Navarro señaló que las grandes empresas tecnológicas son las que se quedan con los de mayor formación aunque tienen más requerimientos y por eso a las empresas locales les cuesta más retener a la gente. 

El programador Renzo Vinci contó que buscan que el empleado se sienta cómodo y proponen por ejemplo días para ir vestido más casual y cuestiones vinculadas al confort. 

En tanto los empleados valoran las posibilidades de capacitación continua y aprendizaje de idiomas.