Opinión Martes, 10 de septiembre de 2019 | Edición impresa

Mendoza, una ruta aérea rentable - Por Mariano Zalazar

De 2015 a 2019 creció 82% la cantidad de pasajeros que toman vuelos de cabotaje desde o hacia mendoza.

Por Mariano Zalazar - mzalazar@losandes.com.ar

Todo cambio provoca resistencia, al menos al principio, dando lugar a tantas opiniones como personas afectadas existan. Sin embargo, hay ocasiones en las que la aprobación de la mayoría se hace notar con firmeza desde el comienzo, dejando completamente de lado la posibilidad de volver atrás. Ese es el caso del sistema de transporte aéreo argentino, que en los últimos años abrió las puertas a nuevos competidores y desplegó un amplio abanico de rutas dentro y fuera del país.

Hasta el 2016, únicamente Aerolíneas Argentinas, Latam y ocasionalmente Gol operaban en el aeropuerto principal de Mendoza. A partir de entonces, con la remodelación de la pista de por medio, se fueron incorporando otras empresas al mercado, muchas de ellas consideradas “low cost” (de bajo costo). Entre las nuevas opciones aparecieron JetSmart, Norwegian, Copa Airlines, Flybondi, American Jet y Andes Líneas Aéreas. Si bien algunas compañías prestaron servicios por un tiempo limitado, como Latin American Wings y Avianca, otras encontraron en Mendoza un destino rentable y se quedaron para ganar presencia en el mercado nacional.

La respuesta de los mendocinos se evidencia en los resultados estadísticos. De acuerdo a la Administración Nacional de Aviación Civil (Anac), en los primeros ocho meses de este año 1.212.000 personas tomaron vuelos de cabotaje desde o hacia el aeropuerto de Mendoza, un número que hasta hace poco tiempo era impensado. En el período enero-agosto de 2015, por ejemplo, se registraron 665.000 los pasajeros de cabotaje. Es decir que hubo un crecimiento del 82% en solo cuatro años. 

El fuerte aumento es prueba de que existía una “demanda contenida” en el transporte aéreo. Eso significa que miles de personas necesitaban volar, pero no podían hacerlo por falta de oferta o precios competitivos. Hoy, con un mercado aéreo mucho más amplio, esa demanda se vuelve una realidad. 

Lo mismo ha pasado con los viajes internacionales. En los primeros ocho meses del 2015 volaron 158.000 personas desde Mendoza hacia el exterior o viceversa. Las estadísticas fueron mejorando de forma progresiva, llegando a registrarse 357.000 pasajeros entre enero y agosto de 2019, lo que marcó un crecimiento del 126% de una punta a otra. 

Por otro lado, el crecimiento exponencial del transporte aéreo ha impactado de forma directa en el sector del turismo. Según la Encuesta de Ocupación Hotelera del Indec, en el período enero-junio llegaron 340.353 turistas a la Ciudad de Mendoza, lo que significó un récord histórico para la provincia. Del total de visitantes, 198.986 personas fueron argentinos y 141.367 extranjeros.

En los primeros seis meses de 2015, antes del “boom” de la aviación, visitaron Mendoza 272.701 personas, de las cuales 167.796 fueron argentinos y 104.906 extranjeros. Como se puede observar, en el transcurso de los cuatro años creció 24,8% la cantidad de turistas, con una importante mejora en la participación de viajeros que llegaron desde el exterior, muchos de ellos en avión. 

En resumen, la apertura del mercado aéreo ha movilizado la economía mendocina, aun dentro de un escenario de recesión, pérdida del poder adquisitivo de los salarios e incertidumbre. Claro que todavía queda mucho por hacer, como la implementación de medidas que emparejen la competencia a favor del transporte de pasajeros por vía terrestre, pero los resultados demuestran que la llegada de más aerolíneas y la aparición de nuevas rutas, era una deuda pendiente.