Sociedad Lunes, 22 de abril de 2019

Mendoza es una ciudad muy irritable y estamos agresivos

Así lo afirma un psquiatra al referirse a un estudio que señala que uno de cada tres argentinos se siente poco o nada feliz.

Por Redacción LA

¿Estamos depresivos como sociedad?  Se dice que estamos en una sociedad depresiva, estamos irritables, escépticos, no le creemos a nadie y la plata que no alcanza.

Guillermo Maia, psiquiatra, explicó a Canal 9: “Venimos de una historia, los argentinos tenemos un nivel de resiliencia o lo estamos fomentando, porque venimos con sucesivas crisis. Puede ser que estemos con síntomas o depresivos o ansiosos que tiene síntomas de irritabilidad, insomnio y diversas situaciones que van alterando a la persona y se podría decir que estamos dentro del espectro depresivo ansioso como sociedad.

 

Existen personalidades predominantes, genéticamente determinadas y situaciones vivenciales desde la infancia, personas que son más ansiosas que a la larga y con la edad pueden tener mayor predisposición a trastornos de ansiedad o depresión, sobre todo personas  después  de los 35 años, que con el estrés, lo económico, se ha visto un porcentaje alto de personas que trastornos de ansiedad generalizado”.

Con respecto a los síntomas, destacó: “Síntomas como insomnio de primera noche, le cuesta quedarse dormido porque se queda preocupado y eso hace que aumente la adrenalina y con lo cual eso hace que no durmamos entonces, se produce un insomnio de primera noche con el cansancio posterior al otro día y la irritabilidad.

“La persona se acostumbra y dice cómo no estaré irritable, ansioso, triste si la economía anda mal, entonces se hace como una generalización y se ve como normal lo que siente,  eso lleva a que a la persona le cueste consultar porque no lo ve como enfermedad y como que se acostumbra a eso.

“Hay que diferenciar los síntomas porque hay tratamiento para eso, psicológico o farmacológico”.

En cuanto a la creciente violencia generalizada, el profesional expresó: “Tenemos la adrenalina alta y estamos irritables, porque llegamos tarde, la plata no alcanza, tenemos que multiplicarnos para hacer cosas para lograr nuestros objetivos entonces, tratamos de hacer más cosas de las que podríamos hacer y nos llevando a un estado de irritabilidad.

“Mendoza es una ciudad muy irritable. Se viven niveles de violencia en el tránsito. Nuestros países limítrofes, Uruguay, Brasil, Chile no son tan irritables como somos nosotros y en esto tiene que ver la economía pero Argentina en general se ve muy reaccionario, estamos enojados”.

La sociedad argentina está depresiva, el 18,7% de la población urbana presiente algún tipo de sintomatología ansiosa o depresiva, el 18,2% se siente poco satisfecho con su vida y uno de cada tres personas se siente poco o nada feliz. Esos indicadores se duplican o triplican entre los ciudadanos con la incertidumbre y la crisis económica de un país, según datos del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina.

 

“Hay varios aspectos que se pueden atacar, los grupos de pertenencia, la familia, los amigos, la actividad social en el club, tener un grupo de trabajo ameno ayuda y fundamental, el deporte aeróbico porque aumenta neurotransmisores que regulan el ánimo y la ansiedad, serotonina, noradrenalina y dopamina regulan los estados afectivos, es un antidepresivo biológico. La Organización Mundial de la Salud aconseja el ejercicio entre 150 y 200 minutos por semana distribuidos en tres o cuatro veces”, aconsejó el psiquiatra.

Con la crisis del 2001 pasó algo similar, muchas consultas sobre todo en hospitales públicos.

En cuanto a la posibilidad de medicación, el profesional indicó: “Cuando uno llega a un trastorno de ansiedad y tiene síntomas de insomnio, dolores corporales, mareo, colon irritable, contracturas y estos estados se profundizan puede llegar a una depresión”.