Economía Jueves, 11 de abril de 2019 | Edición impresa

Ya son casi 400 los autos de Uber y Cabify disponibles en Mendoza

Más del 17% de los autos de transporte funcionan con Apps. El sistema ha crecido de forma lenta, pero sostenida.

Por Bárbara Del Pópolo - bdelpopolo@losandes.com.ar

Pese a la resistencia de taxistas y remiseros, Mendoza ya cuenta con 286 vehículos registrados en la plataforma Uber y 92 en Cabify, contra los 1.400 taxis y los 400 remises habilitados. Esto implica que de la totalidad del parque automotor destinado a prestar estos servicios (de forma legal), más del 17% se maneja con aplicaciones móviles, según informaron desde la Secretaría de Servicios Públicos de la Provincia.

Los servicios de transporte vía aplicación, como Uber o Cabify, no son algo nuevo en Mendoza. De hecho, la provincia se convirtió en la única en regularlos y estiman que esto hizo que la incorporación de nuevos choferes se hiciera mucho más lenta que en otras jurisdicciones. Igualmente, hasta la fecha hay más de 370 personas que utilizan sus vehículos para prestar el servicio. 

 

Informales y clandestinos

La llegada de las nuevas plataformas generó el rechazo de propietarios de taxis y remises, e incluso se presentó un planteo de inconstitucionalidad que continúa en la Suprema Corte. Aunque la Ley de Movilidad (sancionada en junio de 2018) incorporó reglas que deben cumplir los conductores que trabajan con estas aplicaciones, tales como la obligatoriedad de contar con un carnet profesional, tributar y utilizar vehículos con menos de cinco años de antigüedad, desde la Asociación de Propietarios de Taxis (Aprotam) insistieron en que son competidores desleales.

Desde la entidad plantearon que, aunque se presentan como apps, en realidad son empresas que no tienen que afrontar costos laborales y forman parte de uno de los actores de la competencia desleal, junto con los “remises truchos”. Por estas razones reclamaron mayor presencia del Estado para controlar.

 

Por otro lado, entienden que incluso los choferes que están en regla (de Uber y Cabify) tienen una ventaja competitiva preocupante. “Creemos que se trata del ocultamiento de la precarización laboral. Se presentan como aplicaciones, pero son empresas que no pagan aportes patronales. Tienen una diferencia de costos del 45% (por el pago de impuestos) y logran tarifas más económicas”, señaló Fernando Saez, titular de Aprotam. Es que mientras que Uber, por ejemplo, tiene una tarifa base de $ 17 y se cobran $ 5,59 por kilómetro y $ 2 por minuto (en simultáneo), la bajada de bandera de un taxi es de $ 28,35, y la ficha que se cuenta cada 80 metros recorridos cuesta entre $ 1,49 y $ 1,53.

De todas formas, el empresario consideró que la mayor competencia, y en desigualdad de condiciones, las tienen con las “remiseras truchas”. Ahora se sumó también la modalidad “comitente determinado”, que han detectado que en lugar de hacer viajes específicos, algunos trabajan como si fueran taxis. 

 

Autos secuestrados

El titular del Ente de Movilidad Provincial (EMOP), Carlos Matilla, destacó el trabajo que vienen realizando desde el ente con los inspectores en las calles y comentó que, si bien resulta muy difícil identificar “remises truchos”, debido a que se pueden confundir con una persona llevando a un amigo o a un familiar, las multas y vehículos secuestrados se han triplicado.

En el año 2015 se retuvieron nueve vehículos por funcionar desde la clandestinidad y se cobraron $ 54.900 de multa. Al año siguiente la cantidad de secuestros fueron 101 ($ 1.178.400 total anual en multas), en 2017 se incrementaron en 192 ($ 2.846.300) y en 2018 se secuestraron 246 vehículos (multas de $ 4.218.180). Hasta marzo de este año se han secuestrado 32 vehículos entre taxis, remises, automotores que prestaban servicios turísticos, escolares y otros que funcionaban sin las debidas acreditaciones.

 

En el caso de Taxis, Ubers, Cabify y otros servicios habilitados, el control es más simple. Se pide que los conductores tengan carnet profesional, los papeles en regla y en los dos últimos casos que estén trabajando con las aplicaciones y tributen por los servicios prestados, además de otros controles como la verificación técnica realizada y la desinfección vehicular al día. “Hemos detectado casos en los que son Uber truchos o clandestinos, y se les secuestra el auto y se les hace la multa”, comentó Matilla. 

Movilización

Para reforzar el reclamo contra la competencia desleal, taxistas y remises se movilizarán a Casa de Gobierno. La concentración está prevista para las 9 horas de hoy en calles Godoy Cruz y Mitre de Ciudad.

Al respecto, el titular del EMOP, reconoció el problema de la informalidad, pero aseguró que están abocados a disuadir las prácticas ilegales y la competencia desleal.

 

“Tenemos a los inspectores en la calle y si detectan vehículos los trasladan a la playa, y el propietario tiene que abonar una multa y lo puede retirar (si todo estuviera bien) recién a los 30 días. Pagan un código que está en $ 13.800, una multa de $1 2.000 ($ 24.000 si hubiera reincidencia) y por el tiempo que estuvo en la playa, alrededor de $ 4.000”, explicó.

Motos y “bicis” como opción laboral

Desde enero, además de Uber y Cabify, existen opciones para que los mendocinos utilicen sus vehículos particulares como una salida laboral o una forma de ganar dinero extra. Es el caso de las motos (o bicicletas), y es que cada día son  más los “riders” o repartidores que se prestan para trabajar con aplicaciones como Pedidos Ya, Uber Eats o Glovo, a fin de sumar ingresos llevando pedidos.

 

El cuarto trimestre de 2018 cerró con 86.000 personas “ocupadas demandantes de empleo”, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), lo que demuestra la necesidad que tienen los mendocinos de sumar ingresos a los que obtienen en sus trabajos, y para los que trabajar con autos o motos particulares parece ser una buena opción.

Además, estas aplicaciones son vistas como una alternativa también para los que no tienen trabajo en absoluto, y considerando que casi el 6% de la población (alrededor de 26.000 mendocinos) se encontraba en la búsqueda de empleo sin conseguirlo (también al cuarto trimestre de 2018), adquirir una moto en cuotas o trabajar con la propia significó una solución rápida.

 

Así, desde su inicio hasta la fecha, son cientos los jóvenes que portan las conservadoras con las marcas del servicio de delivery para el que trabajan (en calidad de monotributistas). Solo Pedidos Ya cuenta con 275 locales adheridos en Mendoza, más de 100 están en Uber Eats, y otros tantos en la empresa Glovo.  

Los requisitos para adherirse son pocos. Se pide ser mayor de edad y presentar la documentación que lo acredite, ser monotributista, contar con un  medio de transporte y la licencia y los seguros al día (en caso de que corresponda), además tener un smartphone con buena conectividad y un paquete de datos que permita estar permanentemente conectado a la aplicación en los horarios de trabajo. En cuanto a la rentabilidad  se calcula que por hora se pueden ganar cerca de $ 85 por hora, o $ 12.240 por 144 horas mensuales.

 

La rentabilidad para los conductores que utilizan las apps para llevar pasajeros es mayor. Según lo que informan las páginas en sus webs, puede duplicar las ganancias de los deliverys, pero los costos de combustible y mantenimiento también son mayores.