Sociedad Viernes, 1 de febrero de 2019 | Edición impresa

Más de cien cambios en el Mendotran a un mes de su arranque

El sistema, que arrancó con críticas, debió corregir tramos y también ajustar frecuencias.

Por Federico Fayad y Carolina Baroffio - sociedad@losandes.com.ar

Mañana se cumple un mes de la implementación del nuevo sistema de transporte público Mendotran. Poco a poco, los pasajeros se han ido adaptando a los nuevos cambios, y sin embargo persisten las quejas y aún no se ha colocado toda la cartelería que indica los sitios de las paradas.  

Según información publicada por la Secretaría de Transporte y Servicio Públicos, desde que comenzó a funcionar el sistema hasta la actualidad se han realizado 142 cambios, relacionados, sobre todo, con los recorridos y que no habían sido tenidos en cuenta por las empresas de transporte.  

 

En el desglose de estos números se puede observar que se ajustaron puntualmente 110 recorridos. Cabe aclarar que son actualizaciones de los inicialmente planificados, es decir, que no se cambiaron por completo sino en algunos tramos. En tanto, se modificaron también 31 frecuencias de los diferentes grupos, en la mayoría de los casos con la intención de disminuir el tiempo de pasada entre un colectivo y otro. Además, hubo un servicio eliminado: el 965.  

"Comenzó todo muy de golpe. A veces me podía orientar usando el Google Maps, pero a veces no. Lo que más me complicó es que antes pasaban cuatro colectivos y los unificaron en uno. Eso me redujo las posibilidades y también hizo que el que tomo venga siempre lleno. Una de las consecuencias es que llegué tarde al trabajo hasta que pude adaptarme”, explicó Agustina, que se toma el 353 para desplazarse desde Dorrego hasta el centro.  

 

“Por suerte los choferes han tenido mucha paciencia. Hasta te acercan a la zona del micro que te tenés que tomar”, reconoció esta usuaria. Y observó: “El tema es que falta información. La gente que informa sobre el Mendotran te ayuda siempre que estés en una de sus paradas, pero ellos desconocen qué micro pasa por otras. A mí no me benefició en nada. No quiero pensar qué pasará cuando empiecen las clases”, dijo, preocupada. 

Aunque persisten las quejas, se empiezan a acostumbrar a los horarios y a los recorridos. | Diego Parés / Los Andes

Una mirada desde el volante

En el mismo sentido, uno de los choferes de una de las líneas aseguró que ellos se enteran de los cambios semanales de sus recorridos cuando se presentan el mismo lunes a trabajar. “Ya llevamos tres lunes de cambios, y no alcanzamos a adaptarnos ni nosotros a los nuevos recorridos cuando ya tenemos que modificarlo. Eso nos confunde y no nos permite informar bien al pasajero”, advirtió el conductor, quien prefirió que no se consignara su nombre.

En este proceso de construcción constante y futura consolidación del nuevo sistema de transporte público mendocino, el rol que ejercen los choferes es fundamental. Y, así como los usuarios, ellos tampoco terminan de aceptar del todo el cambio.  

 

“Te llevo, sí, pero hoy. El lunes no sé”, suelen repetir los choferes ante las consultas. Es que “ni nosotros estamos informados, no nos prepararon con anticipación, nos vamos enterando de los nuevos recorridos casi junto con los usuarios”, dijo, y comentó que a muchos les suspendieron las vacaciones debido a la aplicación del sistema.

“Al principio nos anticiparon que no íbamos a poder tomarnos vacaciones hasta marzo, pero después de que nos quejamos con nuestro sindicato logramos al menos que pudiéramos tomarnos siete días corridos”, expresó. 

 

El lado bueno

El mayor beneficio que los choferes ven del sistema es la disminución de la marcha. “Al haber más frecuencias, vamos más lento y no tenemos que ir al palo, así evitamos accidentes”, sostuvo el chofer, que tiene 20 años de trayectoria. Esa experiencia lo habilita a sentenciar: “Ningún cambio ha sido tan brusco como este. Ni tan desorganizado. La idea es buena pero rebuscada. Intenta terminar con los monopolios del sistema de transporte público, pero sin pensar detenidamente en las necesidades de los pasajeros”.

Como ejemplo, cuenta que el Mendotran agrega el servicio diferencial para los fines de semana, aunque “son muy pocos los que lo utilizan. No más de siete pasajeros por recorrido”. 

 

Chapa y pintura, en veremos

Algunos colectivos siguen portando sus carteles escritos a mano aunque progresivamente todos están instalando la cartelería nueva. Lo mismo ocurre con el color de las unidades, en su mayoría ya tiene los tonos que los identifican.  

Desde el Gobierno prometieron que tanto la marca en las unidades como la instalación de señaléticas en las paradas estarán completas antes del inicio del nuevo ciclo lectivo. Esto es una complicación más, sobre todo para aquellos barrios o zonas donde antes no pasaban micros y ahora que pasan, la gente no sabe bien en qué parada tomarlos.

Ayer se venció el plazo para que la totalidad de la cartelería de los troncales quede renovada. Y desde Autam aseguraron que el objetivo es que el viernes el 1 de marzo esté toda la cartelería nueva activa. En total el Gran Mendoza tiene más de 6.000 postes con 12.000 datos referidos a todos los recorridos. 

Marcelo Rolland / Los Andes

La constante fue el cambio

El lunes 7 de enero comenzaron con las actualizaciones de recorridos, según la Secretaría de Transporte y Servicio Públicos, como respuesta a reclamos y sugerencias de los usuarios durante los primeros días de implementación. “Se modificaron tramos, frecuencias, horarios y distintas zonas del área metropolitana”, aseguraron. La postal se repitió los lunes siguientes hasta la actualidad.

Y se esperan novedades para esta próxima semana. La idea de los responsables es seguir en modalidad “prueba y error”, mientras se ajustan algunos recorridos y se consolidan otros.  

 

Eso ha provocado situaciones como la de que algunos se alegren por los beneficios de un nuevo recorrido, pero luego deban dejar de lado la alegría porque el sistema ha efectuado una corrección y lo que lo beneficiaba, pasó a la historia.

Los propios funcionarios del gobierno de Cornejo, así como el presidente de Autam, han manifestado a los medios que llevará “un año” de implementación del Mendotran hasta que quede normalizado. Al requerir una consulta con el titular de Servicios Públicos, Natalio Mema, el funcionario se excusó aduciendo problemas de agenda.