Salud Jueves, 12 de diciembre de 2019

Más de 140 mil mueren de sarampión, a medida que aumentan los casos en el mundo

Las agencias de salud advierten sobre bebés y niños pequeños con mayor riesgo de complicaciones fatales.

En todo el mundo, más de 140.000 personas murieron de sarampión en 2018, según nuevas estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos. Estas muertes ocurrieron a medida que los casos de sarampión aumentaron en todo el mundo, en medio de brotes devastadores en todas las regiones.

La mayoría de las muertes fueron entre niños menores de 5 años. Los bebés y los niños muy pequeños corren el mayor riesgo de contraer sarampión, con posibles complicaciones que incluyen neumonía y encefalitis (una inflamación del cerebro), así como discapacidad de por vida: daño cerebral permanente, ceguera o pérdida auditiva.

La evidencia publicada recientemente muestra que contraer el virus del sarampión puede tener un mayor impacto en la salud a largo plazo, con el virus dañando la memoria del sistema inmune durante meses o incluso años después de la infección. Esta "amnesia inmune" deja a los sobrevivientes vulnerables a otras enfermedades potencialmente mortales, como la gripe o la diarrea severa, al dañar las defensas inmunes del cuerpo.

El sarampión se puede prevenir mediante la vacunación. Sin embargo, las tasas de vacunación a nivel mundial se han estancado durante casi una década. La OMS y UNICEF estiman que el 86% de los niños en todo el mundo recibieron la primera dosis de la vacuna contra el sarampión a través de los servicios de vacunación de rutina de su país en 2018, y menos del 70% recibió la segunda dosis recomendada.

En todo el mundo, la cobertura con la vacuna contra el sarampión no es adecuada para prevenir brotes. La OMS recomienda que se necesite una cobertura de vacunación del 95% con dos dosis de vacuna contra el sarampión en cada país y en todas las comunidades para proteger a las poblaciones de la enfermedad.