Fincas Domingo, 22 de diciembre de 2019

Márgenes ajustados y clima poco favorable en el campo

Así definió la Bolsa de Cereales al panorama con las nuevas retenciones. Calcularon el impacto actual y con el eventual aumento

Por Clarín Rural especial para Los Andes

"Las modificaciones de los derechos de exportación tienen un gran impacto en las cadenas agropecuarias", advirtió este jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA). La entidad calculó que el nuevo régimen vigente desde el lunes pasado implicaría una recaudación adicional de US$ 750 millones, totalizando un aporte al fisco en concepto de derechos de exportación de US$ 5.270 millones".

Y estimó que "un nuevo incremento de alícuotas a los niveles máximos planteados en la Ley de Emergencia que se debate en el Congreso, si la soja pasa a pagar 33% y los cereales 15%, aumentaría la recaudación durante esta campaña agrícola en apenas US$ 113 millones". La palabra apenas tiene que ver con que esa cifra es considerada exigua en relación al impacto desalentador que genera.

A través de un pormenorizado informe de su gerencia de Estudios Económicos, que incluyó distintos escenarios tributarios y combinados con la sequía que auguran los climatólogos, la BCBA le puso números al aporte de la agroindustria al país.

No sólo calculó cifras de recaudación. También proyectaron el impacto en el lote, en las decisiones de los productores y la alteración de las exportaciones. "Al modificar los precios relativos, los distintos actores modifican sus planes de negocios ante los nuevos escenarios", explicaron.

"El valor agregado de las cadenas -agregaron- se contraería USS 178 millones en la campaña en curso. Esto, a pesar de que la superficie sembrada no sufre recortes, dado que la mayor parte del área de la campaña ya se encontraba implantada al momento de la modificación".

Con todo, "la recaudación total del sector aumentaría en menor cuantía (US$ 598 millones), dada una disminución de lo recaudado por otros impuestos, especialmente impuesto a las ganancias, llevando el aporte fiscal del sector a US$ a 10.839 millones".

Advirtieron que "el incremento de las alícuotas de derechos de exportación implementadas a través del Decreto 37/2019 se da en un contexto de vulnerabilidad para la producción agropecuaria. Los márgenes agrícolas son ajustados y las perspectivas climáticas no son favorables".

En relación a la sequía, anticiparon que ese escenario probable afectaría no sólo los números macro del sector, con una posible reducción de US$ 2.000 millones en su Producto Bruto; sino especialmente la economía de un productor que deberá enfrentar un escenario de precios más bajos y mayores impuestos".

Entre otros resultados se destaca que "la rentabilidad de los cultivos se verá significativamente afectada durante la campaña 2019/20, especialmente en trigo y maíz, condicionando la inversión para la nueva campaña 2020/21".

Tal como se ha advertido, se remarcó que "las regiones más afectadas son aquellas más alejadas de los puertos y con ambientes agronómicos más restrictivos".

En la campaña 2020/21, los efectos del nuevo esquema impositivo se observarán en plenitud: "se estima una caída en el área sembrada y la producción de cereales y oleaginosas. Como consecuencia, mientras la recaudación fiscal aumentaría en US$ 950 millones, caería tanto el valor exportado como el Producto Bruto Agrícola en 675 y 721 millones de dólares, respectivamente".

Concluyen que en esa campaña, "el costo adicional en términos de valor exportado y, por lo tanto, disponibilidad de divisas (US$ 361 millones) de un nuevo aumento en las alícuotas de derechos de exportación superaría a los ingresos fiscales que se pudiesen generar (US$ 289 millones)".