+ Deportes Opinión Lunes, 9 de septiembre de 2019 | Edición impresa

Maradona  Magnetismo al 100% - Por Leandro Aguilera

Por Leandro Aguilera - Periodista mendocino de TyC Sports

vuelta al trabajo de Diego Maradona, como entrenador, en Gimnasia y Esgrima La Plata es la noticia más importante del fútbol argentino en este semestre. Desde que D10S le dijo que si al lobo platense generó una revolución en la capital provincial que sólo él pudo lograr. Mis colegas en la ciudad de las diagonales me contaron como iban viviendo el día a día previo y como disfrutaron, siendo testigos, la jornada inolvidable en el estadio del Bosque  con 25.000 hinchas del tripero y millones de simpatizantes del fútbol, sean Maradonianos o no, que siguieron minuto a minuto lo que pasaba en el Juan Carmelo Zerrillo.

“Se unió el club, esto es impensado. Lloramos, nos abrazamos. Estamos todos dando una mano” me contaba un amigo socio de GELP. 1500 socios nuevos se hicieron, en la sede del club, desde que se confirmó su arribo. No todos son fanáticos de Gimnasia. Habían hinchas de Boca Juniors, Independiente, River, San Lorenzo, Racing, Huracán, entre otras instituciones, pagando los $200 por el carnet y la cuota que cuesta $600 por mes. La camiseta con el 10 y el apellido Maradona que se estampó en miles de casacas se agotó rápidamente. Cientos de periodistas acreditados, de nuestro país y del mundo, para estar ayer en la cobertura de la práctica abierta en la que se hizo la presentación oficial de Diego con su cuerpo técnico. 

Maradona tiene un magnetismo único y dónde va genera un movimiento similar a un tsunami. Donde arrasa con todo, moviliza, atrae todo el tiempo y se transforma en un culto de fe. Casi como si fuese un predicador en el que no le interesa ser un ejemplo porque él fue un extraordinario jugador de fútbol y hoy entrenador. Hay que tomarlo de esa manera y hay que disfrutarlo. Su contrato será por un año y quiere estar todos los días con los futbolistas que componen el plantel profesional de Gimnasia, que está muy comprometido con el promedio del descenso. Empezó a vivir una atmósfera con energía positiva. Cambio todo y eso los lleva a tener toda la esperanza por salvarse. Dio un giro de 180 grados y todo lo que vivieron ayer fue un envión anímico muy importante. 

El 10 con su gorra blanca, buzo azul oscuro con la franja horizontal blanca y pantalón más claro siguiendo la tonalidad fue el protagonista principal de un día histórico. Se emocionó apenas ingresó al terreno de juego. Besó la pelota y les habló a todos los presentes con una bandera de la Argentina en sus manos. Dirigió toda la práctica abierta, habló con cada jugador o colaborador. Dio indicaciones, agradeció a todo el público presente. “yo no soy mago, para sacar a Gimnasia de esta situación tenemos que trabajar, trabajar mucho” expresó Maradona. Con su dificultad para caminar (le operaron hace unas semanas las dos rodillas) se animó a saltar cuando aparecían cantos que manifestaban eso. Después de 24 años regresó a dirigir en el fútbol argentino. Sus dos experiencias en un torneo local fueron dos meses en Mandiyú 1994 y cinco meses en Racing 1995.  

Nadie olvidará lo que sucedió este 8 de septiembre y desde ayer muchos seguirán la actualidad del Lobo como si fuesen fans de toda la vida de la Institución platense. 

Diego Maradona es auténtico. No hay otro igual y tenemos que disfrutarlo con sus virtudes y errores.