Espectáculos Domingo, 16 de junio de 2019 | Edición impresa

Mama Antula: la historia olvidada

Cintia Suárez y Nunzia Locatelli escriben sobre esta beata que podría convertirse en la primera santa argentina.

Por Victoria Navicelli - Especial para Estilo

Mama Antula, la mujer más rebelde de su tiempo” es, quizás, la mejor historia de una mujer argentina que jamás se dio por vencida y luchó, en plena Colonia, para garantizar derechos y apañar a los débiles. Este libro, escrito por la santiagueña Cintia Suárez y la italiana Nunzia Locatelli (periodistas), cuenta la vida de María Antonia de Paz y Figueroa que se rebeló ante su familia, la sociedad, el rey y la iglesia del siglo XVIII.  

En aquella época, en la que ricos y pobres ocupaban lugares diferentes y, en la que los esclavos representaban la economía del Virreinato del Perú; Mama Antula fue quien, apasionada por la libertad y el amor sincero, dedicó su vida a borrar las diferencias entre las clases sociales; de la mano de la reflexión y la oración. Un “modelo de entrega, porque fue una persona que vivió pensando en los demás”, según la describe Suárez, una de las co-autoras de la obra.

 

“Mama Antula” narra la vida y obra de María Antonia de Paz y Figueroa, nacida en Santiago del Estero en 1730. Muy joven se rebeló ante su padre que deseaba que se casara o fuese monja. A sus 15 años renunció a un matrimonio arreglado y a un futuro en un convento. Esta biografía surge de nueve años de investigación realizada por las autoras que hoy comparten el legado histórico de esta beata, a quien se le atribuye un milagro por el que podrían canonizarla. 

- ¿Cómo surgió la idea de contar esta historia? 

- Su vida y obra es desconocida en nuestro país. La idea surgió de ahí, de dar a conocer la historia de una mujer con tanto coraje y valentía para su época. Queríamos contar la cotidianeidad del siglo XVIII, época en la que ella nació. Decidimos emprender una biografía histórica para detallar el contexto en que Mama Antula entregó su vida a los demás. Una sociedad con grandes diferencias sociales. Por un lado estaban los españoles; por otro, los indios y los negros. Estos estratos sociales no se mezclaban y ella, en su labor, fundó la Casa de los Ejercicios Espirituales, donde logró unir las clases sociales tomando la espiritualidad y viviendo en armonía. Algo impensado para la época. 

 

En el título de la obra está el mejor adjetivo para describirla: “rebelde”. Una mujer que en pleno siglo XVIII desafió a la Corona de España -representada por el Rey Carlos III- y a la misma Iglesia -Papa Clemente XIV-, en una época en la que la mujer ella llamada al silencio. A sus 15 años se transformó en laica jesuita, motivo por el cual fue expulsada de su familia. Esto no la detuvo, peregrinó a pie desde su provincia natal hacia Buenos Aires. Más de 4 mil kilómetros en los que sufrió cientos de peripecias hasta llegar descalza y con sus vestiduras harapientas a destino. Una vez llegada, levantó una casa de retiro espiritual donde asistió a más de siete mil personas. Allí recibió a Alberti, Saavedra, Moreno, Liniers y Belgrano. 

- ¿Qué fue lo que más te sorprendió de su historia de vida?

-Lo referido a la negritud: la historia de las raíces negras de la Argentina. Cómo los esclavos negros eran traídos de África y todo lo que sufrieron. Pensar en ese contexto y en Antula conviviendo con esa realidad, es  muy movilizante. Pero también su vida. Ella era una mujer sola y decidió emprender un verdadero desafío: retomar la actividad de los Jesuitas, a pesar de la prohibición. 

 

María Antonia de Paz y Figueroa podía multiplicar la comida, la lluvia no la mojaba y transformaba el agua en vino. Estas anécdotas, entre otras, hicieron que en 2016 el Papa Francisco la consagrara beata; ahora, luego de un presunto milagro en Santa Fe, podría convertirse en la primera mujer argentina en ser canonizada. 

-¿Cuál fue ese milagro?

- Se trata de una curación que para los médicos tratantes resulta inexplicable. El paciente sufrió un ACV, estuvo en coma y su estado era crítico. La familia comenzó a rezarle a Mama Antula y el paciente despertó. Esa curación fue presentada como milagro a la Causa de los Santos del Vaticano y ahora se analiza. 

- ¿Creés que su legado histórico vale para guiar la lucha de las mujeres actuales?

- La frase más conocida de Mama Antula fue: “la paciencia es buena, pero mejor es la perseverancia”.
 

El libro

Este libro cuenta los hechos extraordinarios de la vida de  Mama Antula cómo afronta las adversidades de su época, un rey y un obispo que la niegan y una sociedad que la juzga por escapar de los estereotipos. Cabe destacar que el mismo fue presentado este mes en Buenos Aires, con un prólogo del neurólogo Facundo Manes, que analiza científicamente los efectos en el cerebro de la empatía, la solidaridad y el altruismo que encarna Mama Antula. Editado por Planeta.