Mundo Jueves, 28 de marzo de 2019

Maduro suspendió actividades laborales y educativas por el apagón masivo y culpó a Trump

El presidente de Venezuela dijo que la falta de energía "beneficia al imperialismo norteamericano y a la derecha diabólica".

Por Télam / AFP

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, extendió 24 horas más la suspensión de la jornada laboral y estudiantil en Venezuela por un apagón masivo que entró el miércoles a su tercer día, mientras el líder opositor Juan Guaidó llamó a nuevas protestas para el sábado.

"Vamos a pasar días donde vamos a tener que ir a administración de carga consciente, organizada, para estabilizar el sistema hasta que reconstruyamos todo lo que quemaron", indicó anoche Maduro al canal estatal VTV.

 

El mandatario reiteró que esperan restituir el suministro de energía en las próximas horas y estabilizar por completo el servicio a la brevedad.

Maduro aseguró que el incendio que en la tarde del lunes se generó en el patio de transformadores de la principal central del país, la hidroeléctrica del Guri, "se hizo con fusil desde un área escarpada".

"El lugar atacado, que fue incendiado, es un lugar vital para la transmisión de la electricidad en el país", añadió.

AFP

Sostuvo que el hecho de que Venezuela lleve tres días prácticamente paralizada por la falta de energía, "beneficia al imperialismo norteamericano y a la derecha diabólica", ambos "detrás de este ataque", que buscaba "provocar un superincendio que nos dejara varias semanas sin luz".

 

"Detrás de esto está la mano del presidente de Estados Unidos, Donald Trump", acusó.

El caos, en tanto, continúa por la suspensión del bombeo de agua, la parálisis del transporte -incluido el metro de Caracas- y la afectación parcial de las comunicaciones y la banca electrónica, vital por la escasez de efectivo que genera la hiperinflación.

Ante ello, Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por más de 50 países, convocó para el sábado a una protesta nacional.

"Cada vez que a usted le falte la luz, el agua, el gas, el transporte, no es momento de acostumbrarse, es momento de exigir nuestros derechos", afirmó Guaidó.

AFP

El desespero es palpable. "Sales y no sabes ni siquiera si llegas a tu casa, si consigues para comer, y ahora la luz y el agua, nada, estamos viviendo lo más desagradable que se ha podido vivir en Venezuela", se lamentó Mildred Tejeras, ama de casa de 48 años.

 

Maduro pidió a los 'colectivos' -grupos sociales chavistas que la oposición denuncia que están armados- "cero tolerancia con las guarimbas", como llama a protestas violentas y bloqueos de calles.

El masivo apagón de hace 20 días afectó con dureza a los hospitales, ya castigados por la falta de insumos y medicinas. Según ONGs, una decena de pacientes murieron durante ese corte, que duró una semana.

Así, la crisis energética se ha convertido en el último frente de batalla por el poder entre Maduro y Guaidó.

Trump recibió en la Casa Blanca a la esposa de Guaidó

El presidente estadounidense Donald Trump y su vicepresidente Mike Pence recibieron este miércoles en la Casa Blanca a Fabiana Rosales, esposa de Guaidó.

"Estamos con ustedes al 100%", dijo Trump a quien Washington considera "primera dama de Venezuela".

De su lado, Rosales denunció "ola de represión y persecución" con casos como el arresto de Roberto Marrero, jefe de despacho de Guaidó.

 

Trump y Pence reclamaron además el cese del respaldo de Moscú a Caracas.

"Rusia tiene que irse", dijo Trump; y Pence calificó la llegada de dos aviones militares rusos a Venezuela como una "provocación".