Mundo Miércoles, 15 de mayo de 2019 | Edición impresa

Maduro aumenta la presión sobre opositores

El Tribunal Supremo de Justicia acusó a cuatro diputados más de “traición a la patria”.

Por Especial y agencias

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, acentúa la presión sobre la oposición liderada por el autoproclamado presidente interino, Juan Guaidó.

Mientras que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) acusó a cuatro diputados opositores de “traición a la patria” y pidió quitarles los fueros -como ya ocurrió con una decena de legisladores-, las fuerzas de seguridad tomaron el palacio legislativo e impidieron el paso a congresistas opositores a la Asamblea Nacional.

En respuesta a una solicitud del fiscal general, Tarek Saab, el TSJ dictó que los diputados Carlos Paparoni y Miguel Pizarro, del partido Primero Justicia (PJ), así como en Franco Casella y Winston Flores de Voluntad Popular (VP) tienen responsabilidad “en la comisión flagrante de los delitos de traición a la patria, conspiración, instigación a la insurrección, rebelión civil, concierto para delinquir, usurpación de funciones, instigación pública a la desobediencia de las leyes y el odio continuada”.

 

La Justicia ordenó remitir copia de esta decisión a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) para que este órgano, no reconocido por numerosos países e integrado solo por defensores del chavismo, “determine lo conducente según lo previsto en el artículo 200 de la Constitución”.

 Esta decisión de la Alta Corte se produce dos semanas después de un efímero levantamiento militar contra Maduro que fue encabezado por Guaidó y respaldado públicamente por casi todos los diputados señalados. 

Bloqueo

Ayer, guardias nacionales y policías con escudos antimotines se apostaron en la Asamblea Nacional y sus alrededores e impidieron el paso de los congresistas, acción que Guaidó catalogó de “secuestro”.

La toma del palacio legislativo se produjo horas después de que unos 15 miembros del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) -la policía política- ingresaron al edificio para buscar un supuesto artefacto explosivo, indicó Roberto Campos, miembro de la Subsecretaría de la Asamblea Nacional, en su cuenta de Twitter.

Al condenar la acción de las fuerzas de seguridad, Guaidó denunció que “intentan secuestrar el Poder Legislativo”. Sin mencionar a Maduro, el jefe del Congreso se refirió al mandatario como “dictador” e indicó en su cuenta de Twitter que “cobarde como es, hace que su banda de persecución política amenace ya no sólo a los diputados electos por el pueblo, sino también a los trabajadores”.

 

Durante la sesión de ayer estaba previsto que los diputados discutieran la detención del vicepresidente de la Asamblea Nacional, Edgar Zambrano, y los procesos judiciales iniciados contra otros nueve congresistas, la destrucción del poder adquisitivo de los venezolanos por efecto de la hiperinflación y un acuerdo para reestablecer la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Tras lo ocurrido ayer, la sesión fue aplazada para hoy. 

Informe lapidario

La organización humanitaria Amnistía Internacional (AI) denunció que el gobierno de Venezuela aplicó, “de forma sistemática y generalizada desde al menos 2017”, una política de “ejecuciones extrajudiciales selectivas, detenciones arbitrarias y muertes y lesiones por uso excesivo de la fuerza”. Esa afirmación figura en el informe “Hambre de justicia: crímenes de lesa humanidad en Venezuela”, que se presentó ayer y que reseña los hechos ocurridos en el país caribeño a fines de enero. “Hay una política sistemática de represión en contra de opositores”, afirmó la directora de AI, Erika Guevara Rosas.

“Ha llegado la hora de que deje el poder”

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, arremetió contra el presidente de Venezuela tras una reunión con su par ruso, Sergei Lavrov. “Estados Unidos y más de 50 países consideran que ha llegado la hora de que Maduro deje el poder”, dijo el funcionario, quien sostiene que el líder chavista debe renunciar para que “termine el sufrimiento del pueblo venezolano”.

EE.UU., que respalda abiertamente a la oposición se opone terminantemente a que cualquier país se inmiscuya en los asuntos de Venezuela, aseguró Pompeo.