Mundo Miércoles, 17 de abril de 2019 | Edición impresa

Macron puso plazo: la restauración se hará en cinco años

El presidente francés sostuvo que tras las reconstrucción, la catedral será “aún más bella” que la actual.

Por Redacción LA

El presidente francés, Emmanuel Macron, fijó en cinco años el periodo para reconstruir “todavía más bella” la catedral de Notre Dame de París, un día después de que fuera parcialmente devastada por un incendio.

“Somos un pueblo de emprendedores. Tenemos mucho que reconstruir. Y la reconstruiremos. Más bella todavía”, aseguró el presidente en una alocución solemne televisada a la nación desde el palacio del Elíseo.

 

“Quiero que esté terminada en cinco años. Podemos hacerlo. Y para hacerlo nos movilizaremos”, agregó Macron, que aseguró que en la tragedia de Notre Dame hay una oportunidad de unir al pueblo francés.

El presidente pidió “huir de la impaciencia y de los anuncios inmediatos” y pidió a su pueblo que se sienta “consciente de su historia” y que “aproveche la catástrofe para reflexionar sobre lo que fuimos y lo que somos, para mejorar”.

 

Macron se dirigió en el mismo formato y a la misma hora en el que tenía previsto hacerlo el lunes para anunciar las grandes medidas de su política para los próximos años, como respuesta al descontento mostrado por los “chalecos amarillos”.

Pero aquel discurso fue retrasado por el incendio de Notre Dame, al que el presidente se dirigió para ver de primera mano sus consecuencias.

 

En un tono solemne, afirmó que en los próximos días hará esos anuncios, muchos de los cuales han sido filtrados ya a la prensa.

Macron aseguró que el pueblo francés ha sido capaz de levantar grandes obras y reconstruirlas.

“El incendio de Notre Dame nos recuerda que nuestra historia no se detiene nunca, que siempre habrá dificultades que superar, que aquello que creemos indestructible puede ser dañado. Todo lo que supone la Francia, material, espiritual y vivo, es frágil. No debemos olvidarlo”, señaló.

 

Agregó que les corresponde a los franceses “garantizar la continuidad de la nación”.

Durante el drama, señaló, “cada uno dio lo que tenía” y quiso ver en esa prueba de solidaridad una muestra de unidad.

“Comparto vuestro dolor, pero también vuestra esperanza. Ahora tenemos que trabajar. Actuaremos y triunfaremos”, aseguró.  

 

Apoyo del Papa

El Papa expresó ayer su “solidaridad con el pueblo francés”, durante una conversación telefónica con el presidente Macron.

El pontífice se comunicó con el mandatario galo y le expresó “su solidaridad con el pueblo francés” tras el incendio que afectó a la Iglesia símbolo de la capital francesa, informó a través de la red Twitter el portavoz papal Alessandro Gisotti.

 

Fue el tercer mensaje de apoyo de Francisco a Francia desde que se conoció el incendio en Notre Dame.

Gisotti agregó que el Papa, quien aun no visitó Francia como pontífice, “está cerca de del país, reza por los católicos franceses y por la población parisina impactada por el terrible incendio que arrasó la catedral de Notre Dame”.

“Francisco asegura sus oraciones a todos aquellos que intentan hacer frente a esta dramática situación”, cerró.

 

El Estado Islámico celebró el incendio

El Estado Islámico celebró el incendio de la catedral de Notre Dame, en París, al igual que miles de islamistas en las redes sociales, informaron expertos en la lucha antiterroristas.

El portal Mediterráneo Digital publicó que el ISIS difundió desde su cuenta en Telegram su alegría por el desgraciado suceso que enluta a la capital francesa.

 

Desde sus primeras movilizaciones, el grupo yihadista fijó como objetivo “derribar la Cruz” de Cristo, ya que plantea sus actividades terroristas como una guerra de religiones.

En un mensaje publicado en el perfil de Twitter de los servicios secretos israelíes (Mossad), se puede leer: “Los infames medios de comunicación ISIS / Muntasir celebran el incendio de la catedral de Notre Dame. Estos cobardes montan sobre cada tragedia que golpea a la humanidad. No olvidemos”.

 

El texto va acompañado de una fotografía de la catedral en llamas en el que se afirma: “Es hora de decir adiós a vuestro oratorio politeísta”

Portada satírica

La revista francesa Charlie Hebdo lanzó ayer su edición semanal con una polémica portada que evoca el devastador incendio. La tapa muestra una caricatura del presidente Macron con las torres de la catedral en su cabeza, ardiendo. Con fondo rojo, la ilustración lleva el título “Reformas” y una frase del presidente: “Empiezo por la estructura”.