Política Miércoles, 10 de julio de 2019

Macri arengó a su tropa para la campaña y aseguró: “Estamos listos para 4 años más"

El Presidente encabezó la cumbre del Frente "Juntos por el Cambio", e instó a votar por la continuidad de su gestión. Participó Cornejo.

Por Corresponsalía Buenos Aires

Mauricio Macri encabezó este miércoles una cumbre masiva del Frente Juntos por el Cambio, en la que instó a sus dirigentes a transmitir con “convicción” que “lo que hemos hecho es el esfuerzo correcto, en el camino correcto”, mientras que aseguró estar “listo” para renovar su mandato al frente del Gobierno nacional. 

“Hoy estamos más cerca que nunca de emprender un camino de crecimiento de 20 años consecutivos que nos saquen definitivamente de frustraciones, de enojos que hemos acumulado durante tantos años. Y depende de nosotros, que transmitamos con convicción que lo que hemos hecho es el esfuerzo correcto en el camino correcto”, remarcó el Presidente.

 

El mandatario se pronunció así al cerrar el encuentro que el espacio oficialista realizó en el predio de Parque Norte, en la Capital Federal, para lanzar formalmente la campaña para conseguir la reelección en las próximas elecciones presidenciales. Antes, expusieron su compañero de fórmula, el senador peronista Miguel Angel Pichetto, y los gobernadores María Eugenia Vidal (Buenos Aires), Alfredo Cornejo (Mendoza), Gustavo Valdés (Corrientes) y Horacio Rodríguez Larreta (Ciudad Autónoma de Buenos Aires).

“Son muchas cosas que ya hemos hecho que demuestran que este es tan solo el comienzo, yo estoy más convencido que nunca”, arengó el Jefe de Estado en un extenso discurso en el que repasó también los logros alcanzados tanto en materia de infraestructura, como educación y conectividad, entre otros.

Al respecto, Macri aseguró que esas son “cosas que nos tienen que dar energía” y la “convicción de que las cosas funcionan”. “Este es un país demasiado grande, potente para que hayamos tenido tantas barreras para crecer. Hoy estamos destruyendo barreras”, dijo. 

 

Y sobre las actividades proselitistas, remarcó que lo que él “necesita” y “necesitan los argentinos que ya están convencidos es que ustedes saltan a transmitirle esta convicción a aquellos que dudan”.

“Estamos acá para ser protagonistas de una historia distinta, así que espero que por más que haya sido un año duro pongamos la energía, la fuerza de poner a esta Argentina en marcha definitivamente, al compás de todas las cosas que están sucediendo en el país. En todo hay cosas que están naciendo y depende de esta convicción que tenemos que tener para que eso se transforme en algo imparable, porque juntos somos imparables”, resaltó. 

Antes, Pichetto, su compañero de fórmula, se centró en marcar las diferencias con el principal rival del oficialismo, el Frente de Todos que encabezan el candidato a presidente Alberto Fernández y la candidata a vicepresidente Cristina Fernández. 

“Es una elección bisagra del país. Se van a definir los próximos años de la Argentina. La diferencia es entre una propuesta democrática, de la discusión de ideas y consensos, o la vuelta a acciones y actitudes de perfil autoritario”, dijo Pichetto.

 

En el caso del senador peronista, esta también fue la primera vez en la que encabezó un acto ampliado del Frente Juntos por el Cambio, al cual se incorporó hace alrededor de un mes para convertirse en el postulante a la vicepresidencia. 

“Este año se define entre dos Argentinas: el modelo democrático y el modelo autoritario. Son dos elecciones contundentes”, insistió Pichetto, quien fue jefe de la bancada kirchnerista en la Cámara alta durante doce años, entre 2003 y 2015. 

El senador, quien también fue muy crítico de Macri hasta que el Presidente lo convocó a la fórmula, celebró ser parte de una “propuesta de apertura, de consolidación de una fuerza política que es el presente, pero es el futuro de la Argentina”.

“Estar al lado de él es un orgullo y un compromiso. Y espero estar a la altura de las circunstancias de acompañarte, con lealtad y compromiso con tu gobierno y la sociedad argentina”, dijo Pichetto dirigiéndose a Macri.  

Sostuvo también que fue un “acto de mucho coraje de abrir el espacio y de ir al encuentro de muchos peronistas que saben que el futuro de la Argentina está ligado a un proyecto democrático de convivencia de todos los argentinos”.

 

Los principales gobernadores oficialistas fueron los encargados de exponer antes del cierre que estuvo a cargo de Macri y de Pichetto. Y entre los mandatarios, el más crítico fue Rodríguez Larreta, quien manifestó duras acusaciones contra el kirchnerismo. 

“Del otro lado muestran la hilacha, muestran lo que son. Hace rato se cagaron a tiros dos fracciones de ellos en un frigorífico en San Miguel. Ayer nos vinieron a patotear estos neokirchneristas, a las trompadas, lastimaron a un policía. Aparece otro sindicalista patotero amenazando a una de las empresas más grandes de la Argentina. (Axel) Kicillof comprando naranjas en San Pedro, mostrando su amor en la provincia, histórico. Eso son. Y ni hablar que todavía la tienen escondida a ella”, dijo el jefe de Gobierno porteño. 

Por ello, planteó que apostar por ese espacio en las próximas elecciones representaría  volver “a lo peor del populismo, la corrupción, la mentira y el autoritarismo”.

 

“Los argentinos se enfrentan a la elección más importante de la democracia después de la del ‘83. Va a definir el futuro de nuestros hijos. Se define volver al pasado, aunque ese pasado se presente con otras caras, o seguir con esfuerzo y persistencia cambiando en profundidad”, agregó Vidal ante unos 300 dirigentes políticos de todo el país.

La gobernadora bonaerense evaluó que en los últimos tres años y medio le ha tocado atravesar “momentos difíciles”, pero también otros “momentos de pequeños pasos que hacen la diferencia y que valga la pena el mes”.

Vidal consideró que todo el oficialismo debe afrontar las elecciones de este año con “una enorme responsabilidad”, que no es para consolidar o acceder a un cargo público o de poder y tampoco es la de fortalecer un proyecto político.

“Las elecciones pueden ganarse o perderse, y es parte de las reglas de la democracia que eso suceda. Lo que no podemos es perder en esta elección contra el modelo de Argentina que en el pasado hizo tanto daño y quiere regresar. No lo podemos permitir”, enfatizó.