Mundo Club House Miércoles, 7 de agosto de 2019

Los secretos de la poda ornamental o topiaria

Esta técnica de decoración y mantenimiento de áreas verdes, representa una verdadera labor artística en el que la creatividad fluye.

Por Redacción CH

Por Prof. Claudio Doratto

Como vimos en la edición anterior, la poda topiaria, ornamental o escultural consiste en dar una forma geométrica -o de fantasía- a determinadas plantas para decorar un ambiente, jardín o parque.

Este tipo de poda es muy común en jardines geométricos formales y en los jardines japoneses, donde la forma se mantiene mediante podas regulares, para eliminar los brotes nuevos y favorecer el rebrote que hará más compacto el diseño.

Si decidimos realizar uno -o más- de estos diseños en nuestro jardín, es muy importante estar comprometidos, porque requiere de trabajo permanente. La falta de constancia se refleja en la planta, cuando ésta no está bien perfilada.

Es muy fácil encontrar en los viveros, arbustos con las formas ya logradas de esferas, obeliscos, conos e, incluso, espirales. Hacerlas en nuestro espacio verde, no es difícil. Solo requiere paciencia y algún tiempo para que esté completa.

Si contamos con cierta habilidad en el manejo de las tijeras y cortasetos, podemos mantener o lograr la forma cortando las ramas de crecimiento más vigoroso y aquellas que están sobresaliendo apenas del volumen que hemos elegido simplemente “a ojo”. Lo ideal es ayudarnos con elementos como cuerdas, tablas, plantillas o estructuras metálicas, que se transformarán en los armazones de nuestras esculturas.

Independientemente de la forma elegida, no debemos dejar que los brotes crezcan más de 10 o 15 cm del perfil de la forma. Y esto se debe a dos razones: se desluce el trabajo y además, si el tiempo transcurrido desde la última intervención y la complejidad de nuestro topiario; puede hacer que requiera de un lapso mayor recuperar la estética lograda con anterioridad.

¿Cómo lograr formas rectas o esferas perfectas?

Conos o pirámides son más fáciles de obtener cortando todo lo que sobra de lo demarcado, gracias a la ayuda de cuerdas tensadas o armazones de madera que deberemos ir rotando alrededor de nuestra planta. Para las esferas, podemos usar una guía metálica con la forma y tamaño deseado.

¿Cómo obtener formas de fantasía como animales?

Es este caso deberemos contar con un armazón con la forma deseada y cubierto de una malla metálica. Esta estructura puede ser de fabricación casera, o adquirido en alguna tienda especializada. Se colocará dejando en su interior el arbusto elegido y, a medida que éste crece, se irá recortando todo lo que sobresalga del mismo.

Si la forma hace muy compleja la construcción del armazón, se recomienda armar una estructura que será el esqueleto del animal. Las ramas principales del arbusto serán guiadas y, a partir de la poda sistemática de los brotes, lograremos ese animal que tanto deseamos, como por ejemplo “un cisne”.

¿Qué herramientas se necesitan?

Existen numerosas tijeras de poda y cortasetos manuales, pero cuando nos gusta la tecnología o tenemos muchas plantas; podemos recurrir a máquinas eléctricas o explosión para el trabajo.

¿Cuál es la frecuencia de corte?

Dependerá de la especie elegida, la época del año y la velocidad de crecimiento de la variedad en particular. Algunas de crecimiento rápido nos obligarán a un repaso mensual: Mientras que otras, con 2 o 3 cortes al año será suficiente.

Una última recomendación

Elegí comenzar con formas simples o de fantasía, en una escala menor de tamaño. Poco a poco,  y a medida que perfeccionés la práctica,  animate con otras más grandes o complejas.

Ingresá a la edición digital 166 para leerla igual que la revista impresa, haciendo click aquí.

Conocé más sobre Revista ClubHouse.