Sociedad Jueves, 12 de septiembre de 2019 | Edición impresa

Los propios vecinos hacen rondines para evitar robos

Desde hace una semana, en el barrio Terruños de Aráoz II, en Russell, los ladrones cortan el cerco eléctrico todas las noches.

Por Francisco Guerrero - fguerrero@losandes.com.ar

Los últimos 4 días no fueron normales en el barrio privado Terruños de Aráoz, ubicado en la zona rural de Maipú.

Es que la tranquilidad del sitio se ha visto interrumpida debido al accionar de ladrones que “atacan” las casas de ese sector. Por este motivo, los vecinos, cansados de robos o intentos, se organizaron y realizan patrullajes en el barrio. 

El “operativo” se extiende por varias horas y hasta lograron perseguir a presuntos delincuentes que pretendían ingresar a las viviendas.

“Nos quedamos haciendo rondines hasta las 3 de la mañana, hoy nos hemos reunido para exigir seguridad para nuestros hogares, nuestras familias”, expresaron los vecinos.

Ayer por la tarde, más de un centenar de pobladores se congregó en la entrada al barrio, ubicada sobre ruta 60, entre la rotonda de Ozamis y el Acceso Sur, en reclamo a la grave situación que vienen padeciendo desde hace un tiempo. Sin embargo, desde hace una semana, el panorama se les complicó aún más porque los presuntos ladrones se las arreglan para cortar el cerco eléctrico y esto les permite ingresar al barrio y luego a las casas.

 

Natalia, una de las vecinas del barrio, en representación del resto de los habitantes resaló que en esta última semana “hemos tenido 3 robos, nos han cortado el cerco para ingresar al barrio con total impunidad. Ingresan, se quedan en el barrio, en uno de los obradores”.

La mujer agregó: “en el ala norte (del barrio) los controles no son efectivos (allí se producen la mayoría de los cortes) y la Policía  viene, revisa y se va. Nos dicen que los móviles son muy pocos y no nos pueden dejar puestos fijos”.

Los pobladores comentaron que los ladrones giran alrededor del muro para mantener la atención de los vecinos, que se agrupan y los delincuentes aprovechan a ingresar por el flanco más desprotegido de ese momento. Aseguraron que la situación es insostenible.

“Hace 4 que hacemos rondas, hasta las 3 ó 4 de la mañana, junto con la guardia de seguridad y la Policía”, explicó Natalia. Y acotó: “pero hasta el momento no hemos encontrado una solución. 

En la parte norte del barrio hay varios asentamientos, pero en esta oportunidad  los vecinos comentan que se trata de gente especializada que cuenta con herramientas que vulnera cualquier tipo de medio de seguridad. 

 

“Lo que vivimos anoche (por el martes) fue prácticamente de película, vecinos en grupo en auto realizando rondines. Aquí hay muchas familias, no vamos a esperar a que suceda algo que debamos lamentar, por eso exigimos seguridad”, aseguran los vecinos del barrio y de los aledaños.

Desde el ministerio de Justicia y Seguridad, Elizabeth Ormezzano, comentó que en la institución tienen conocimiento de casos aislados en este barrio. 

“La verdad es que tenemos muy pocos casos denunciados, de todas maneras nos hemos comprometido a encontrar una solución en conjunto. Hay que aclarar también que tenemos que tratar la situación de la seguridad privada con que cuenta el barrio.

Ese es otro punto a tratar, pero obviamente vamos a dar respuesta, en esta zona se está trabajando mucho desde hace un tiempo”.

 

La funcionaria resaltó que se comprometieron a que haya mayor presencia policial en la zona, “pero valga la aclaración: no tenemos registro de los hechos que cuentan los vecinos. Son muy pocos los denunciados y por eso no podemos constatar la situación que nos plantean y pasa esto, de golpe nos encontramos con un reclamo masivo”.