Política Viernes, 28 de junio de 2019 | Edición impresa

Polémica por el 'todes': “La docente quería baños unisex y enseñaba la marcha peronista"

Un grupo de padres de la escuela de Junín aseguran que el lenguaje inclusivo fue el disparador para “descubrir otras cosas más preocupantes”

Por Sol Devia - sdevia@losandes.com.ar

La escuela más antigua de la provincia se volvió el escenario de polémica cuando se dio a conocer que una vicedirectora del establecimiento utilizaba el lenguaje inclusivo para saludar a los alumnos. 

Desde ese momento, la comunidad de la escuela Manuel Blanco Encalada de Junín no ha tenido paz. La explosión mediática del caso derivó en la intervención de las autoridades de la Dirección General de Escuelas (DGE) y el SUTE y puso sobre la mesa el debate si es correcto el uso del término “todes”

Finalmente, el lunes el órgano educativo de la provincia decidió que Carolina Gutiérrez fuera trasladada preventivamente y deberá cumplir sus funciones en oficinas de la DGE. El argumento que se utilizó para desplazarla fue el uso del lenguaje inclusivo, pero el día miércoles, Hugo Martín, delegado regional de la DGE, expuso que había otras denuncia en contra de la docente.

 

Los Andes habló con un grupo de padres de chicos que asisten al establecimiento y confirmaron lo que dijo Martín: "Todo el mundo piensa que (el motivo del enojo) es el “todes” pero no es el “todes”, es todo lo que vino con esto. Cuando nosotros nos damos cuenta de esto por un papá que queda puertas adentro de la institución escucha cómo saluda la vicedirectora utilizando el “Todos, todas todes” y comenzamos a indagar a nuestros hijos”, comenzó diciendo Carina Ferreyra, mamá de alumnos de 4to y 7mo grado. 

Entre las cuestiones que más alarmaron a los padres, según explicaron ellos mismos, se encuentra el adoctrinamiento político, ideas de baños unisex para los alumnos, engaño y falta de diálogo entre otras cosas.

La fachada de la escuela Manuel Blanco Encalada, en Junín.

“Nos hemos centrado en las denuncias que se han podido corroborar. Todas las cosas que hemos presentado ante la DGE tienen nombre, apellido y documento de los padres y los chicos y pruebas”, agregó Ruth Valero, mamá de un alumno de 6to grado.

 

“Quería baños unisex”

Tal como contaban los padres, tras conocerse el uso del lenguaje inclusivo salieron a luz otras cuestiones y una de ellas fue que la docente promovía que tanto niños como niñas utilicen el mismo baño. 

“Era una irregularidad tras otra. ‘La seño nos dice que podemos entrar al baño de varones o al baño de nenas’”, dijo Carina Cornejo, mamá de una alumna de 4to grado, que le contó su hija. Mientras que Ferreyra sostuvo: “Ella quería implementar un baño unisex”.

Por su parte Valero agregó: “Hay un testimonio de una niña que ingresó al baño de nenas y no se encontró con un niño sino que se encontró con un adulto cuando no correspondía que esa persona esté allí. Había situaciones irregulares todo el tiempo”

 

Más allá del “Todos, todas, todes”

Para los padres, el uso del saludo “Todos, todas, todes”, no es un factor determinante pero sí reconocen que generó malestar: “Lo que más nos molestó no fue el ‘todes’, sino la falta de consenso. Eso no quiere decir que si hubiese habido una charla lo aceptaremos, pero por lo menos se hubiese dado lugar al debate”, dijo Ruth Valero. 

“No vamos a cuestionar que ella utilice ese tipo de lenguaje, es una decisión personal. Sí cuestionamos que sólo lo use en determinadas situaciones. O que después de que se le pidió que no usara más, redoblara la apuesta y lo hiciera adentro de las aulas”, agregó Carina Cornejo.

Ferreyra en tanto agregó: “Cuando le preguntamos por qué usaba ese vocabulario, ella respondió que era cómo se refería normalmente a las personas y que lo iba a seguir usando. Lo raro es que conmigo no lo usa. En ningún acto, reunión o presentación lo usó. Entonces nos preguntamos por qué con los chicos sí”

“En una de las notas que ella hace, alude a que el lenguaje inclusivo está dentro de la ESI (Educación Sexual Integral) y eso no es así. Alude a una palabra, ‘diversidad’, que es bastante amplia. Sin embargo la ley se dirige a niños, niñas y adolescentes y ningún momento se refiere al lenguaje inclusivo”, sostuvo Ruth Valero. Y además dijo: “Otro error, es que la ESI contempla en el punto 3 que haya un consenso entre la comunidad, la familia y la escuela. Y eso fue los que nosotros siempre pedimos y recalcamos. ¿Por qué no hubo consenso? No somos retrógrados, pero no me vengas a imponer algo si no me lo explicás. No es que yo no lo entienda, tiene que haber consenso. La educación es pública, pero el hijo es mío. Entonces charlemos, aprendamos, hagamos talleres como dice la ley. Esto no va a ser fácil, hay que adaptarse a la realidad de cada lugar”.

Sobre este punto, Rubén Álvarez, papá de alumnos de 5to y 7mo grado sostuvo: “El SUTE está usando mucho la palabra democracia, ¿la democracia para quién es? ¿Nosotros no tenemos derecho a opinar o intervenir en la educación de nuestros hijos? ¿No estamos en el marco de la democracia?”

 

“Experimentaba con nuestros hijos”

Según el testimonio que el grupo de padres brindó a Los Andes, Carolina Gutierrez utilizaba el lenguaje inclusivo como parte de su tesis de maestría. 

“En una reunión de padres una madre le consultó por qué se usaba el lenguaje inclusivo, la vicedirectora respondió que ella era la que lo usaba y que lo iba a seguir haciendo como parte de una tesis de una maestría que estaba cursando. Esa fue su justificación en un primer momento”, dijo Carina Cornejo. Mientras Valero agregó: “Cuando ella hace alusión a la maestría, ¿a quién le preguntó? ¿Nuestros hijos son conejos de indias de su proyecto?”.

 

Proselitismo y adoctrinamiento

Una de las cuestiones que expuso Hugo Martín al explicar que había otras denuncias sobre la docente fue que era acusada de “adoctrinamiento, actividades proselitistas”, lo padres consultados por Los Andes sumaron la militancia política.

“Hay niños que se saben la marcha peronista, y cuando sus madres les preguntaron cómo la prendieron, dijeron: ‘La seño la canta siempre’”, sostuvo Carina Ferreyra.

Y la misma mamá brindó a Los Andes su relato sobre un hecho político en el que se vio involucrada: “En una reunión de padres de 7mo grado, donde las docentes nos habían citado para hablar sobre los chicos, la vicedirectora entró y nos pidió un ratito para que unas personas ingresen y muestren unas pinturas que habían comprado para pintar la dirección. Ingresa una pareja y sin decir mucho mostraron la pintura. La señora vicedirectora sacó unas fotos con su teléfono a todos los papás que estaban en la reunión, sin pedir autorización. En ese momento pasó desapercibido, pero luego vimos la publicación en Facebook donde un candidato afín a Anabel Fernández Sagasti y Cristina había utilizado las imágenes para hacer campaña. Lo más raro es que en el temario esa irrupción no aparece”. 

El temario de la reunión donde los padres fueron fotografiados. - Gentileza

Por otra parte, Valero sumó otra situación que le resultó extraña: “Los chicos de primer grado salieron un día y todos dijeron que la señorita les había dicho ‘Que esta vez los papás voten bien, que voten a Cristina’, ¿Todos los niños inventaron esa historia, se complotaron?”. 

“No somos patoteros”

Los padres de la escuela Blanco Encalada se sintieron agraviados por la imagen que se mostró de ellos, y con cierta emoción reconocieron que: “El que nos acusen de patoteros o violentos es lo que más indignación ha causado” dentro de la comunidad de padres. No somos así”

Y Ruth Valero explicó su versión de los sucedido en la primera reunión post escándalo, donde se ganaron el mote de “patoteros”:” Algunos padres quería retirar a los chicos de la escuela y cambiarlos a otra institución. Otros entendíamos que había que hacer algo no sólo por nuestros hijos si no por la comunidad, porque ésta es nuestra escuela. En ese ánimo entramos a la reunión con la vicedirectora. Nos hizo esperar durante una hora, se negó, se hizo pasar por otra persona, una situación bastante irregular. Los papás estaban enojados, estuvimos esperando tres horas con los chicos ahí también. Toda la demora fue porque ella esperaba gente del SUTE y una abogada que la apoyaban, pero que correspondía que estuvieran ahí. Esas son cosas que molestan”.

El SUTE quiere dejarnos como los malos de la película pero ellos actuaron mal en toda esta situación. Hubo cosas muy extrañas, como que el que se ocupe del caso se el mismo Secretario gremial y no el delegado como ocurrió con la DGE”, agregó Rubén Álvarez.

 

Pedidos a la DGE

Luego de halagar el accionar de la Dirección General de Escuelas, los padres revelaron a Los Andes un pedido que le hicieron al organismo provincial. 

“Lo último que le pedimos a la DGE fue que si las cosas que se presentaron en contra de la vicedirectora se comprueban, no la empiecen a patear de escuela en escuela, porque corren riesgo otros chicos. No es una actitud egoísta de que la lleven a otro lado y no nos importa. Si permitimos que siga en otra escuela, vamos a tener adultos fracturados por su accionar. Si todo lo que hace no está dentro la de reglamentación o de los espacios curriculares, la tienen que sacar”. finalizó Carina Ferreyra.

 

Las disculpas de Gutiérrez

Este miércoles la ex vicedirectora compartió una carta en la que pidió disculpas por su accionar, aunque esgrimió algunas críticas respecto a la falta de inclusión en la educación pública. 

“La disculpa está bien, está bueno que ella reconozca sus debilidades. Pero ella habla de violencia y no hubo violencia.  También habla de diálogo, pero tampoco hubo diálogo porque ella no lo permitió”, coincidieron los padres. 

Sin embargo, el gurpo recordó una actitud que tuvo la docente respecto al término que resalta: “Ella habla en su carta de inclusión, pero hay un niño autista que fue retirado del establecimiento por sus acciones”, disparó Cornejo. 

Según contaron los padres, el pequeño asistió al establecimiento hasta este año y había logrado notables avances con sus compañeros. “Entró esta gestión y a los dos o tres meses le dijo que que la escuela no lo puede contener, que se busque otra”, agregó Ruth Valero.