Economía Martes, 11 de junio de 2019

Los mejores gerentes de hedge funds suelen ser destacados jugadores de póker

Concentración, evaluación de probabilidades e interpretación del juego de los demás son algunas de las similitudes con el trading

Por El Cronista especial para Los Andes

Si alguien todavía dudaba de que la "timba financiera" fuera un simple eslogan, faltaba este estudio para corroborar que los mejores traders son los que saben jugar a las cartas. De acuerdo con un trabajo elaborado por tres investigadores estadounidenses, los gerentes de hedge funds que alcanzan los mejores resultados serían los que tienen como pasatiempo el póker y suelen participar de competencias.

El estudio se llama "Hedge Fund Hold'em", y fue elaborado por los académicos Yan Lu, de la Universidad de Florida Central, junto con Sandra Mortal y Sugata Ray, de la Universidad de Alabama. El título se refiere a la variante más difundida del juego, "Texas hold'em", en la que hasta diez jugadores se sientan en una mesa semi circular, frente al repartidor de cartas.

"Descubrimos que los gerentes de hedge funds que tienen buenos resultados en las competencias de póker obtienen rendimientos significativamente superiores de sus fondos. Este efecto es mayor para los torneos con más participantes, donde se tiene que pagar un derecho de ingreso superior, en los que los premios son más importantes, o en el caso de los gerentes que ganan varios certámenes, lo que sugiere que las habilidades en el juego del póker están correlacionadas con habilidades en la gestión de los fondos", dijeron los investigadores.

 

Pero lo más interesante viene a continuación: "Daría la sensación de que los inversores están pendientes de esto, porque luego de que un gerente gana un torneo de póker, los flujos netos dirigidos a su hedge fund crecen. Estos incrementos se notan principalmente en los casos en que las competencias tienen cobertura de los medios, cuando el premio del torneo es mayor, o en los certámenes más importantes como las Series Mundiales de Póker".

Mayores rendimientos

Según el estudio, los ejecutivos que juegan regularmente en competencias oficiales logran rendimientos mensuales de entre 0,1% y 0,4% por encima de los alcanzados por aquellos que no tienen al póker como uno de sus pasatiempos.

En la visión de los expertos, existen similitudes entre el trading y este juego de cartas. Evaluación de las probabilidades, concentración, capacidad de interpretar y evaluar el juego de los demás participantes, control de las emociones y reconocimiento del peso que tiene el azar en los resultados obtenidos son algunas de las características que comparten ambas actividades, según los investigadores.

Un gerente tiene que vencer a sus competidores para destacarse en el mercado y atraer a más inversores a su hedge fund. Por lo que, de acuerdo con el estudio, el póker le sirve de entrenamiento para conocerse a sí mismo y aplicarlo en la gestión diaria de su fondo de inversión.

Más inversores

El estudio evaluó cómo eran esos flujos de fondos que recibían los gerentes exitosos, los cuales se podrían comparar con aquellos deportistas de elite que, tras ganar un campeonato mundial, ven mejorar de manera significativa sus contratos publicitarios y sus salarios.

La evaluación confirmó que un gerente que alcanza un buen resultado en un torneo de primera línea, como el "World Series of Poker" o el "World Poker Tour", puede llegar a obtener al año siguiente un flujo de inversiones de entre un 1% y un 2% superior al de los demás hedge funds.

El fondo se beneficia con una publicidad indirecta. De hecho, varios de los grandes fondos se han concentrado en contratar a las grandes figuras de los torneos de póker de EE.UU.

 

Como si fueran el Real Madrid o el Liverpool que pujan por alguno de los jugadores más cotizados, hedge funds como el gigante Bridgewater contrató a Vanessa Selbst, una antigua gloria de los mundiales de la especialidad. Mientras que otros famosos gerentes como David Einhorn (Greenlight Capital), James Chanos (Kynikos Associates), Jim Simons (Renaissance Technologies Corporation) y Paul Tudor Jones (Tudor Investment Corporation) son grandes aficionados de estas competencias. La excepción es George Soros: prefiere el ajedrez.

Ya no sos mi Margarita

Pero, como pasa siempre en los juegos de azar, los buenos resultados no duran para siempre. Y, según los académicos, este punto parece no ser tenido en cuenta, o comprendido en su real dimensión, por los inversores.

Los resultados muestran que, un año después de que el gerente obtuvo un gran resultado en un torneo de póker, los rendimientos que alcanza su fondo tienden a reducirse.

 

Este efecto, que se comprueba estadísticamente en el estudio, hace que el gerente en cuestión se vuelva más prudente a la hora de administrar los nuevos fondos que recibe de sus inversores. Lo que implica que incluso prefiera abandonar estrategias más riesgosas