Política Jueves, 23 de enero de 2020

Los intendentes del PJ, la llave para destrabar el Presupuesto

El gobierno de Rodolfo Suárez apunta a los jefes comunales para que presionen a su partido para aprobar el crédito de US$ 300 Millones.

Por Juan Manuel Torrez - jtorrez@losandes.com.ar

“La llave del Presupuesto son los intendentes peronistas. Puede ser en parte el kirchnerismo, los orgánicos, los propios dirigentes, o los legisladores; pero los que tienen que gestionar, los que necesitan las obras, y los que tienen que dar soluciones día a día a la gente son los intendentes”, señalan desde Casa de Gobierno, con la estrategia política puesta en aprobar la ley de leyes de este 2020, en conjunto con una renegociación de la deuda (roll-over) que vence este año; más los U$S 300 millones de créditos para obras públicas.

La semana que viene volverán los legisladores del receso quincenal que han tenido en estos días, y con ello el frente Cambia Mendoza incrementará la cantidad de reuniones, en todos los frentes posibles, para tratar de destrabar la negociación entre los espacios.

 

No obstante, la mira está puesta en los seis intendentes peronistas: Martín Aveiro (Tunuyán), Roberto Righi (Lavalle), Matías Stevanato (Maipú), Emir Félix (San Rafael), Flor Destéfanis (Santa Rosa) y Fernando Ubieta (La Paz). A ellos se los ha convocado, junto con el resto de los jefes comunales de Cambia Mendoza -aún falta la reunión con Félix – para hablar sobre obras públicas que necesita cada comuna; y en base a eso se negociará el reparto de los créditos que tienen previsto acceder con autorización legislativa.

“Son los que gestionan, a esos apuntamos”, aclararon desde Casa de Gobierno, y analizan la posibilidad de una nueva reunión con los jefes comunales opositores, pero no por separado como se realizó anteriormente; sino todos juntos.

 

Es sabido que las negociaciones están trabadas por el momento entre el frente gobernante el peronismo, quien, entre sus argumentos, manifiesta la “necesidad que el oficialismo admita que las cuentas públicas no están ordenadas, el endeudamiento es altísimo y que el gobierno de Alfredo Cornejo no fue tan bueno como dicen que fue”.

En el oficialismo sostienen que son chicanas, ya que “la situación macroeconómica ha impactado de lleno en todas las provincias”, y que la gestión anterior “sí ordenó todas las cuentas y eficientizó el gasto, para que la Provincia no necesite endeudarse para gastos corrientes”. De esta manera, indican que el total de los U$S 300 millones estarán destinados a obras públicas que se podrán acordar con todos los municipios, teniendo en cuenta las necesidades y visiones que tenga cada intendente.

Frentes amplios

La visión que ha tenido el equipo del gobernador, Rodolfo Suárez, ha sido la de discutir personalmente con cada uno de los referentes del peronismo, como el kirchnerismo, los hermanos Félix y los hermanos Bermejo, entre otros, más allá del resto de dirigentes políticos que tiene el espacio.

Sin embargo, la ralentización de las comunicaciones y la falta de acuerdo de las mismas, obligó también a convocar de a poco a los intendentes, quienes ahora son los principales jugadores, y a quienes el radicalismo espera que terminen inclinando la balanza a favor de la aprobación del endeudamiento, no solamente para incrementar la obra pública en sus municipios, sino para generar, o al menos mantener, los empleos que la industria de la construcción tiene activos en este momento.

El otro frente apuntado ha sido el Gobierno Nacional, sobre todo en la reunión que mantuvo en estos días el gobernador Suárez con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

 

“Se habló del tema del Presupuesto y el endeudamiento que necesita Mendoza, pero no se realizó ningún pedido en particular, solamente fue de carácter informativo, y Cafiero tomó nota de la situación”, comentaron del lado radical.

Terminar lo que se empezó

Al margen de las intenciones políticas que se tienen para aprobar el Presupuesto de este año, el ministro de Infraestructura, Mario Isgró, reunió a los intendentes en estas semanas para interiorizarse sobre la realidad en materia de obras públicas y necesidades que tiene cada departamento, para priorizar los trabajos que se pueden hacer con los recursos actuales, y sobre todo para no llevar adelante iniciativas cuando en realidad la necesidad es invertir recursos en otro lado.

 

“La idea ha sido hacer hincapié en la planificación. En estudiar y tener en cuenta la realidad de cada comuna para invertir de manera inteligente, ya sea un centro de salud o una escuela, o incluso un barrio del IPV”, aclararon desde la cartera de Infraestructura.

En este sentido, los intendentes están punteando obras necesarias, o postergadas, según cada caso. Del lado peronista, por ejemplo, el intendente Roberto Righi sostuvo que se deberían continuar con la Unidad de Diagnóstico Intensivo (UDI) de Costa de Araujo, o llevar el gas a Jocolí. “Son trabajos que están parados desde hace cinco años”, denunció Righi; quien además sostuvo que se deberían “distribuir” recursos tomados de organismos internacionales para la impermeabilización de canales.

 

En tanto, Martín Aveiro, de Tunuyán, comentó que plantearon “todas las necesidades de las áreas, como Irrigación, Hidráulica, Vialidad, escuelas y sobre todo Aysam”, en donde puso énfasis en el déficit de inversión que hay en ese departamento del Valle de Uco.

“Nos dijeron que nos iban a mandar un plan, en eso quedamos”, finalizó Aveiro, a la espera de esa reunión que quizás se concrete en los próximos días.

Legislatura: después del receso, sigue la rosca

La Casa de las Leyes estuvo de receso estival durante dos semanas, luego de que a fines del año pasado no se aprobara el Presupuesto provincial como lo quería el oficialismo: con un pedido de endeudamiento de 300 millones de dólares.

Las sesiones se retomarán el martes en la Cámara de Senadores, y el miércoles en Diputados.

Andrés Lombardi, presidente de la Cámara Baja, aseguró en diálogo con Los Andes que “se han acercado posiciones, somos optimistas de cara a los próximos días en poder avanzar en un acuerdo”.

“El Poder Ejecutivo, con el plan de obras con el que está trabajando Mario Isgró (ministro de Planificación e Infraestructura Pública) es el que ha llevado adelante las negociaciones con legisladores e intendentes de la oposición”, indicó.

Las buenas intenciones del Gobierno serán acompañadas en el frente legislativo que se abre, nuevamente, el lunes. Allí seguirán las reuniones para seguir acercándose a los votos necesarios para llegar a los dos tercios que se necesitan en ambas cámaras para autorizar el endeudamiento.

En el oficialismo entienden que los números de la deuda “están claros, publicados en la página de Hacienda” y esperan respuestas concretas con respecto a la propuesta de obras. Sin embargo, se cuestiona por lo bajo la poca determinación de los intendentes que podrían tener obras específicas en sus comunas y que, al día de hoy, no se pueden ejecutar porque los legisladores y las legisladoras de su propio partido no las aprueban.