Mundo Domingo, 29 de diciembre de 2019 | Edición impresa

Los grandes desafíos pendientes del papa Francisco

Dos de sus principales retos: la reforma de la Curia y la lucha contra los abusos. Las finanzas, la relación con China también marcarán 2020

Por Agencia DPA

El Papa deberá materializar el próximo año, en el que cumplirá su séptimo aniversario de Pontificado, dos de los principales retos de la Iglesia Católica, que guía a 1.200 millones de fieles en todo el mundo: la reforma de la Curia y la lucha contra los abusos sexuales.

Tras cinco años de trabajo del Consejo de Cardenales que ayuda al Pontífice en el gobierno de la Santa Sede, está previsto que Francisco publique a principios del año que viene la nueva constitución apostólica que sustituirá al actual ‘Pastor Bonus’, promulgado por Juan Pablo II en 1988.

 

En estos momentos, el proyecto de constitución apostólica, llamada Praedicate Evangelium (Predicad el Evangelio), está en una fase de revisión final en el Pontificio Consejo de Textos Legislativos y la Congregación para la Doctrina de la Fe. De este modo, sólo falta la firma del Papa, que podría producirse ya en enero.

Uno de los principales ejes que vertebran la nueva Carta Magna de la Santa Sede es la descentralización de la Curia Romana, que pretende lograrse a través de la implicación de los laicos, no sólo como agentes pastorales sino también como responsables en puestos claves de la jerarquía de la Iglesia, sobre todo en áreas relacionadas con las realidades temporales, no espirituales.

 

Las finanzas

Otro aspecto al que seguirá teniendo que hacer frente el Papa son las finanzas del Vaticano. El pasado mes de noviembre, el Pontífice puso al frente del control de las finanzas de la Santa Sede a Carmelo Barbagallo. Además, el español Juan Antonio Guerrero asumirá el próximo 1 de enero el cargo de Prefecto de la Secretaría de Economía, un cargo que permanecía vacante desde 2017 tras la excedencia del cardenal australiano George Pell, condenado por abusos en Australia.

Guerrero tiene por delante la tarea de poner orden en las finanzas vaticanas, salpicadas por un caso de una inversión millonaria en Londres que hizo que por primera vez se allanen las oficinas de la Secretaría de Estado del Vaticano y de la Autoridad Información Financiera (AIF). De momento se saldó con la suspensión de cuatro funcionarios de estas sedes centrales. Además, el Vaticano negó este año que vaya a entrar en quiebra aunque reconoció que es necesaria una revisión de las cuentas.

 

Abusos: secreto eliminado

El 2020 también será clave en la lucha contra los abusos sexuales. El Pontífice deberá implementar de forma práctica una de sus decisiones más relevantes del 2019: la eliminación del secreto pontificio. Se trata de una petición histórica de las asociaciones de víctimas de pederastia eclesial, que supone la obligación de cooperar con la justicia civil.

Tras la cumbre que reunió a toda la jerarquía episcopal en febrero en el Vaticano, el Papa publicó el motu proprio Vos estis lux mundi, un compendio de reglas para erradica de cualquier caso de abusos las prácticas del encubrimiento, equiparando esa ocultación al abuso y dejando claro que es responsabilidad de todos denunciar.

 

En estos meses, las iglesias locales debieron desarrollar protocolos de protección y cursos de formación para los obispos de todo el mundo para poder llegar a los estándares de transparencia y buen hacer fijados por el Santo Padre.

La Iglesia y China

Sobre la mesa de trabajo también está la relación de la Iglesia católica con China. La designación del cardenal arzobispo de Manila, Luis Antonio Tagle, como nuevo prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, el ente del Vaticano que se encarga de las misiones, es clave en este sentido. No sólo ha entrado un asiático en la Curia Romana, antes reservada a los europeos y americanos, sino que la ascendencia china del cardenal Tagle conecta con los esfuerzos de Francisco por mejorar las relaciones con el Gobierno de Xi Jinping.

 

Sínodo de la Amazonia

Por otro lado, el Sínodo de la Amazonia culminó en octubre con la condena en firme del ‘pecado ecológico’ que el Papa ahora quiere introducir en el catecismo, además de la propuesta de ordenar a hombres casados para solventar los problemas de evangelización en zonas remotas.

Este tema hizo aflorar  tensiones internas en la Iglesia. 

El camino alemán

Otro aspecto que genera tensión es el camino sinodal que inició la Iglesia Católica alemana y que durará dos años, en los que los obispos germanos tratarán junto con las organizaciones laicas aspectos como el celibato, la moral sexual, el reparto de poder en la Iglesia o el papel de la mujer.

 

Por otro lado, el Papa anunció que en marzo de 2020 abrirá los archivos vaticanos hasta el Pontificado de Pío XII, que transcurrió durante la Segunda Guerra Mundial y que fue acusado por los judíos de guardar silencio sobre el Holocausto.

Cristianos perseguidos

En cuanto a los viajes previstos, aún no hay agenda oficial, aunque entre sus deseos está visitar Sudán del Sur o Irak. En estas regiones, el Pontífice puede mostrar su apoyo continuo a los cristianos perseguidos.