Opinión Jueves, 17 de octubre de 2019 | Edición impresa

Los daños que dejó la devaluación - Por Rodolfo Cavagnaro

Por Rodolfo Cavagnaro - Especial para Los Andes

La publicación de los del datos del Indice de Precios al Consumidor (IPC), tanto en las mediciones del Indec como los que hace en nuestra provincia la Dirección de Estadística e  Investigaciones Económicas (DEIE), arrojaron guarismos muy altos, pero esperados. Estos índices reflejan las consecuencias que dejó la fuerte devaluación que se produjo después de conocerse los resultados de las PASO del 11 de Agosto pasado.

Aquel resultado electoral generó una suerte de estampida de ahorristas e inversores que quisieron anticiparse a decisiones que, de alguna forma, había anticipado el candidato opositor Alberto Fernández, quien aparece como el futuro ganador de las elecciones generales del 27 de octubre. En aquella oportunidad el dólar saltó de $ 45 a $ 62 en pocos días, mientras que el riesgo país, que estaba en 900 puntos básicos trepó por sobre los 2000.

La traslación de una devaluación cercana al 40% hasta hora ha sido parcial, porque el poder adquisitivo de los consumidores también se vio impactado y no pudo reaccionar, afectando la capacidad de compra de los ciudadanos. Hasta ahora, el primer impacto, en agosto, fue limitado y el índice marcó un 4,2%, pero se esperaba un mayor traspaso a setiembre, como ocurrió.

Ante la devaluación tan fuerte, el gobierno decidió eliminar el IVA a una treintena de productos de la canasta básica, pero esta medida solo amortiguó el efecto, porque las empresas aumentaron en forma importante los precios de los productos aprovechando la menor percepción que se producía por ausencia de este impuesto.

Estas situaciones hacen que algunos aprovechen para fortalecer sus márgenes y eso se aprecia claramente en los precios de la carne. El valor del novillo en Liniers está prácticamente estabilizado con algunas leves subas, pero en el índice aparece como uno de los rubros que más subió el mes pasado (6,7%) junto a los panificados (6,8%). Los especialistas esperan mayores aumentos estacionales en los próximos meses, pero al estar desbordados los índices, se producen estos efectos.

En el caso de las mediciones de Mendoza, los indicadores que más crecieron fueron los de Indumentaria (14,4%) por cambio de temporada, Atención médica y gastos para la salud (12,3%) por aumentos en medicamentos y cuotas de medicina privada y Esparcimiento (10,4%) por los aumentos de las cuotas de la televisión por cable y servicios de internet.