Economía Sociedad Lunes, 2 de diciembre de 2019

Los bancarios tendrán bono de fin de año y acordaron un aumento del 50%

Desde la Asociación que los nuclea anunciaron que el incremento buscar recomponer los sueldos tras la inflación de los últimos meses.

Por Redacción LA

Los trabajadores bancarios lograron acordar un bono de fin de año y cerraron el acuerdo paritario. Durante reuniones con la parte contratante en el Ministerio de Trabajo se acordó un 50% de incremento salarial.

 

Sergio Giménez, secretario de La Bancaria Mendoza, explicó que el bono tenía el objetivo de compensar el “desfasaje inflacionario”. Dicha medida fue sugerida por el Gobierno Nacional para todos los privados, sin embargo cada sector debía confirmarlo a sus empleados. “El bono era para compensar es desfasaje inflacionario, pero con la paritaria lo hemos ajustado”, señaló en CNN radio Mendoza 91.7.

Según explicó el dirigente gremial en primera instancia se solicitaba un 30%, no obstante con los nuevos índices de inflación se rectificó el pedido. “Hicimos un acuerdo paritario original que era del 30%. En septiembre hicimos un acuerdo que consistía en 10 puntos en septiembre, 5 puntos en octubre y 5 puntos en noviembre, pero nuestro acuerdo al día de hoy estaría como una corrección al 50% comparado el salario al 1 de enero de este año”, aclaró.

Por otro lado, opinó sobre la polémica existente respecto del pedido de bono en cada sector. Sabido es que Hugo Moyano no solicitó el monto compensatorio para los trabajadores nucleados en la CGT. En este sentido, Giménez remarcó que es responsabilidad de cada sector “acordar” hacia el interior el hecho de solicitar o no una compensación.

“Coincido en el planteo de Moyano, cada actividad sabrá hasta dónde poder peticionar en función de la preservación de los puestos de trabajo. Porque se está planteando que un acuerdo social previo que debería incluir precios y salarios y otros temas más importantes, por lo que debería haber una recomposición para aquellos sectores que han visto cómo han perdido con relación esa inflación”, expuso su argumento.

 

Además, reiteró que si los pedidos gremiales implican un incumplimiento por parte de la patronal o incluso despidos, no son útiles. “Hoy estamos en una situación muy compleja, tenemos un desempleo de 10,6% y hoy de nada sirve obtener valores muy altos que después termine implicando en pérdida de puestos de trabajo”, cerró.