Mundo Martes, 9 de abril de 2019 | Edición impresa

López Obrador se ofrece como mediador en la crisis venezolana

El presidente mexicano abogó por una salida negociada y se postuló para conducirla.

Por Redacción LA

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, respondió ayer a la oferta de mediación que su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, lanzó el sábado a varios mandatarios regionales, aunque insistió en que cualquier dialogo debe contar con el respaldo de la oposición venezolana, que se ha negado tajantemente.  

Durante la manifestación oficialista del sábado en Caracas, Maduro apeló a los presidentes de México, Uruguay y Bolivia, así como a los primeros ministros de los 14 países que integran la Comunidad del Caribe (Caricom), para que reactiven el llamado mecanismo de Montevideo, que aboga por un nuevo diálogo entre las partes.  “Nosotros hemos propuesto que las partes se sienten a dialogar porque eso es lo mejor, buscar una salida pacífica al conflicto de Venezuela”, dijo López Obrador al ser preguntado sobre la oferta de Maduro.  

 

El líder izquierdista aseguró: “México tiene las puertas abiertas para que se busque una vía pacífica; solo que se necesita del acuerdo de las partes. En este caso, tiene que haber también aceptación del grupo opositor”, matizó.  López Obrador explicó que, aunque “es parte de la tradición en la política exterior de México” ayudar a la solución pacífica de las controversias, “lo demás es apegarnos también a los principios de no intervención y autodeterminación de los pueblos”.  

Si las partes quieren

Así, afirmó que, en la hipótesis de que tanto el Gobierno de Maduro como la oposición venezolana accedieran a sentarse de nuevo a la mesa de negociaciones, “existe esta posibilidad de abrir un diálogo en México para buscar una salida pacífica al conflicto de Venezuela”.  

Gobierno y oposición han intentado numerosos diálogos en estos años de crisis política y económica en Venezuela pero ninguno ha tenido éxito. Maduro ofreció tras las elecciones presidenciales del 20 de mayo retomar las conversaciones, pero sus detractores se negaron esgrimiendo que el Ejecutivo usa estos contactos como maniobra de distracción.

 

La crisis venezolana se agudizó el 10 de enero a raíz de la decisión de Maduro de iniciar un segundo mandato que no reconocen ni la oposición ni gran parte de la comunidad internacional por considerar que las elecciones presidenciales del 20 de mayo fueron un fraude.  

Estados Unidos

Estados Unidos anunció ayer que esta semana retomará conversaciones con España acerca de la situación en Venezuela, para las que no descartó la posibilidad de que el país europeo acoja a jerarcas del chavismo como vía para facilitar una salida a la crisis venezolana. Mientras tanto, la Unión Europea (UE) prometió intensificar su trabajo diplomático en procura de una solución para Venezuela que incluya elecciones libres y transparentes.

El representante especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, visitará Lisboa y Madrid, informó el Departamento de Estado en un comunicado. Abrams deslizó la posibilidad de que España acoja a posibles exiliados del régimen venezolano.

 

Dijo que “España es en algunos aspectos un destino lógico para algunas personas del régimen” porque “nadie quiere vivir en Rusia o Cuba”, por más que sean los principales aliados del chavismo, sino que “presumiblemente querrían ir, algunos de ellos, a un país en el que se hable español”.

 

La ONU tratará hoy la situación del país

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) convocó a una sesión extraordinaria para analizar hoy la situación en Venezuela.  La sesión se celebrará tras una solicitud presentada por las misiones permanentes ante el organismo de Colombia, Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Paraguay y Perú.  

El pasado 23 de enero, Juan Guaidó, jefe de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), se proclamó presidente interino de Venezuela al considerar ilegítima la toma de posesión como mandatario de Nicolás Maduro el 10 de ese mes tras ser elegido en unos comicios considerados fraudulentos por la oposición.

 

 El pasado 1 de abril, el embajador de EE.UU. ante la OEA, Carlos Trujillo, anticipó que hará “todo lo posible” para que el organismo reconozca como representante de Venezuela a Gustavo Tarre, designado por Guaidó como su enviado.