Sociedad Vendimia Sábado, 3 de marzo de 2018

Lo que la tele no mostró: todas las apostillas que dejó el Carrusel

Los políticos no se sacaron sus gafas de sol, Cornejo muy elogioso con Kerchner y otros detalles llamativos del tradicional evento.

Por Redacción LA

Del pico

José Iannizzotto convidó vino en una bota al Gobernador. Estacionó su Ford de colección frente al palco y les dio, también, a los ministros, intendentes y secretarios del gobierno mendocino.

Turca buena onda

La Turca es una de los máximos exponentes de la Fiesta de la Vendimia Gay y se mostró emocionada por el paseo en el Carrusel: “Es maravilloso pasear por todo Mendoza representando a una comunidad”.
Sobre la polémica que se originó por la renuncia de la reina de la Vendimia para Todos, la Turca aclaró y disparó: “Cada una ocupa el lugar que tiene y estamos los que tenemos que estar. No mezclamos nuestros intereses particulares a la hora de asumir un lugar que nos dio la gente”.

Jaime ¿enojado?

Al parecer el director general de Escuelas, Jaime Correas, no está para clima festivo. Apareció en el palco cuando se aseguró que no quedaba ningún docente cerca y una joven  sentada en su fila lo invitó con una copa de Malbec, que él negó rotundamente.

Juventud preocupada

La Juventud de la Franja Morada marchó contra de las políticas ambientalistas del Gobierno. Fue curioso.

A full con las gafas.

Debido al sol de frente que daba directo al palco oficial, Cornejo y dos de sus posibles sucesoras, Tadeo García Zalazar y Rodolfo Suárez, no se sacaron los lentes en toda la mañana.

Más solo que Ramón

Marcando su distancia del Gobierno y hasta de la Fiesta, el diputado José Luis Ramón, se sentó sólo en la esquina del palco. Desde allí, saludó a los manifestantes, dio entrevistas y sonrió a sus seguidores.

Los elogios de Cornejo a Kerchner

En medio de su kilométrico y monocorde discurso, durante el cual se vio a más de una cara mirando al cielo y hasta soltando un bostezo, el gobernador Alfredo Cornejo se permitió un lugar para una humorada que pocos captaron. Fue más bien un guiño, casi un chiste interno a su delfín, el ministro de Economía Martín Kerchner, al referirse a las virtudes del vino: “Tuvimos que poner a un contador a estudiar cardiología para que entienda los beneficios del vino para la salud”, soltó con una sonrisa, prácticamente la única junto a la del destinatario del mensaje.

Los mejores del planeta

En un Desayuno sin anuncios altisonantes, fue el presidente de Coviar, Angel Leotta, el encargado de dar la nota con una alocución por momentos demasiado enfática, y hasta con algunos gritos. Sobre todo para calificar el posicionamiento de los vinos argentinos en el mundo.

“El proceso de internacionalización de los vinos argentinos ha logrado posicionarlos entre los más destacados del planeta, convirtiéndolos en un honorable Embajador de nuestro país”, esgrimió Leotta, no sin “salirse del guión” más de una vez. “Me obligan a seguir lo que dice el papel, pero yo quiero decir algo más”, aseguró.