Salud Jueves, 8 de agosto de 2019

Leyes para proteger la maternidad y apoyar a las mujeres que amamantan

Las madres que trabajan deben tener una licencia de maternidad remunerada de al menos 14 semanas, según la OIT.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) recomienda a los países de América Latina y el Caribe implementar leyes que garanticen que las trabajadoras puedan contar con el tiempo y el apoyo que necesitan para amamantar. Esto incluye una licencia de maternidad que sea suficiente y esté remunerada y, al reincorporarse al trabajo, suficientes pausas para amamantar.

Este llamado se hizo con ocasión de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, que se celebró todos los años del 1 al 7 de agosto. El lema de este año de la OPS fue “Protejamos la lactancia en el lugar de trabajo”, con el objetivo de crear conciencia sobre la necesidad de apoyar a los progenitores y fomentar un entorno favorable donde las madres puedan amamantar en condiciones óptimas.

Para garantizar que las madres que trabajan gocen de la protección adecuada, la OPS insta a los países a implementar el Convenio 183 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Recomendación sobre la protección de la maternidad (R191) del año 2000, y a consagrarlos en las leyes nacionales. Esto significa que a las mujeres se les debe dar al menos 14 semanas de licencia de maternidad remunerada y que los gobiernos deben intentar extender esta licencia a por lo menos 18 semanas. 

Estos instrumentos también establecen que, al reincorporarse al trabajo, las madres deben tener dos pausas de 30 minutos al día para amamantar, y que debe haber un espacio para amamantar en el lugar de trabajo o cerca de este.

“La maternidad es un momento de especial vulnerabilidad para las mujeres que trabajan y sus familias”, señaló el doctor Anselm Hennis, Director del Departamento de Enfermedades no Transmisibles y Salud Mental de la OPS. “Es vital que las mujeres estén protegidas por la ley durante el embarazo y la lactancia para que dispongan del tiempo adecuado para dar a luz, recuperarse y amamantar a sus hijos”.

El doctor Hennis hizo hincapié en que la licencia de maternidad con goce de sueldo lleva a un período de lactancia más largo y a mejor estado de salud y bienestar tanto para la madre como para el niño. Las mujeres a las que solo se les da una licencia de maternidad corta (de seis semanas o menos) son cuatro veces más propensas a no amamantar o a dejar de amamantar más temprano.

En la Región de las Américas, solo tres países dan a las mujeres una licencia de maternidad remunerada de 18 semanas o más, y otros ocho países dan a las mujeres al menos 14 semanas. En cuanto a las pausas para amamantar, 18 países de la Región ofrecen a las madres esta opción cuando regresan al lugar de trabajo.

“Muchos países de la Región cuentan, en sus leyes laborales, con disposiciones sobre la maternidad y la lactancia materna para las madres que trabajan, pero pocas de estas disposiciones son lo suficientemente ambiciosas como para asegurar que las mujeres y los niños reciban el apoyo adecuado”, informó el doctor Rubén Grajeda, Asesor Regional sobre Nutrición y Determinantes Sociales de la Salud de la OPS. “Este tema tiene que ver fundamentalmente con la igualdad, ya que las mujeres que no están protegidas se enfrentan a un dilema muy difícil: la estabilidad económica o la salud de su hijo.”

Además de instar a los gobiernos a implementar leyes para la protección de la maternidad en el lugar de trabajo, la OPS también recomienda otras medidas para proteger, promover y apoyar el derecho a lactancia materna. Entre estas recomendaciones se incluye la adopción y el seguimiento del Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna y la implantación de la iniciativa "Hospitales amigos del niño".

Lactancia materna en las Américas

En la Región de las Américas, el 54% de los bebés son amamantados en la primera hora de vida y el 38% reciben lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de edad como recomienda la OMS. Sin embargo, los datos varían significativamente de un país a otro: la lactancia materna de inicio temprano (en la primera hora de vida) va desde el 38,1% en la República Dominicana hasta el 76,5% en Uruguay. La lactancia materna exclusiva durante seis meses varía del 2,8% en Suriname al 68,4% en Perú.

Beneficios de la lactancia para los niños y las madres

La lactancia materna tiene una gran variedad de beneficios tanto para la madre como para el niño. En los niños pequeños, cubre todas sus necesidades nutricionales e inmunológicas. Protege contra las enfermedades y la muerte por diarrea e infecciones respiratorias, y reduce el riesgo de alineamiento de los dientes y defectos en la mordida, obesidad y diabetes. La lactancia materna también contribuye al desarrollo cognitivo: los bebés que son amamantados tienen en promedio un coeficiente intelectual 2,6 puntos mayor que los bebés que no son amamantados.

Las mujeres que amamantan a sus bebés también obtienen una serie de beneficios, incluido un menor riesgo de cáncer de mama y de ovarios, embarazos más espaciados y menor riesgo de diabetes y obesidad. Se estima que la lactancia materna universal podría evitar 823.000 defunciones anuales en niños menores de 5 años y 20.000 defunciones de mujeres por cáncer de mama.