Economía Jueves, 23 de mayo de 2019 | Edición impresa

Lejos de recuperarse, la economía nacional se desplomó 6,8% en marzo

La cifra es en comparación con el año anterior y es la mayor caída en lo que va de 2019.

Por Leandro Boyer - Corresponsalía Buenos Aires

La actividad económica registró en marzo su mayor caída en lo que va del año, al desplomarse 6,8% respecto al mismo período de 2018. Nuevamente, volvieron a determinar la tendencia los drásticos números rojos de los sectores del comercio y de la industria manufacturera, entre otros.  

El Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) que elabora el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) profundizó su caída interanual en marzo: en enero la baja fue de 5,7%, y en febrero, de 4,7%.

 

El índice de marzo desestacionalizado se ubicó por debajo del mes de diciembre pasado, contrariando la estimación del Gobierno respecto de que la economía había empezado a repuntar en diciembre de 2018.

Así, la economía sumó su undécimo mes en rojo y, si se compara la baja acumulada en el primer trimestre con el mismo período del año pasado, la caída es de 5,7%.

 

“El EMAE de marzo confirmó el fin de los brotes verdes frente a la inestabilidad financiera (suba de riesgo país, tipo de cambio real y tasa de interés) y la aceleración inflacionaria. En abril comienza a impactar la cosecha”, opinó el economista y director de EcoGo Martín Vauthier.

Es que el pico que registró la recesión en marzo se enmarca en el recalentamiento del dólar en el mercado cambiario local, que obligó al Banco Central a extremar las intervenciones ya sin contemplar los condicionamientos impuestos por el Fondo Monetario Internacional (FMI), y se produce tras los sorpresivos saltos que la inflación tuvo en el arranque del año (2,9% en enero, 3,8% en febrero y 4,7% en marzo). 

 

El organismo oficial de estadísticas detalló que las ramas de actividad con mayor incidencia en la contracción interanual del EMAE en marzo de 2019 son “Industria manufacturera”, que se contrajo 13,2% y “Comercio mayorista, minorista y reparaciones”, que retrocedió 14,6%. 

En contraposición, “Agricultura, ganadería, caza y silvicultura” es el sector con mayor incidencia positiva, con un avance de 10,8%. 

 

Los sectores del agro volvieron a diferenciarse del resto de las ramas de la actividad económica y sumaron su octavo mes con buenos resultados. 

Incluso la performance que tuvo el campo en marzo fue la mejor desde la crisis que golpeó a ese sector el año pasado a raíz de la histórica sequía y por la que llegó a transitar cinco meses con fuertes contracciones interanuales de hasta el 32.8% (mayo de 2018).

 

El informe oficial ratifica las preocupaciones sobre la marcha de la economía. De los 16 sectores que se miden, solamente 3 lograron esquivar las caídas. 

La contracción de la economía se enmarca en un contexto recesivo, que en marzo tuvo más inestabilidad cambiaria y monetaria: el dólar aumentó 10,5% y la tasa de interés de la política monetaria pasó de 50% a 68%.