Sociedad Lunes, 20 de mayo de 2019 | Edición impresa

Lavalle celebró sus tradiciones en el Museo Histórico

En la “Semana de los Museos” el departamento propuso una actividad que permitió interactuar con las costumbres locales.

Por Carla Romanello - cromanello@losandes.com.ar

Una cueca de fondo, sumada a la posibilidad de moldear la arcilla hasta obtener una vasija o de tejer al telar para lograr un colorido bolso. La propuesta con la que el departamento de Lavalle se sumó ayer a la Semana de los Museos que se está desarrollando en la provincia hasta el próximo sábado.

 

El Museo Histórico y Natural de Lavalle, ubicado en Calle Montenegro y Ruta N°24, Villa Tulumaya, recibió a mendocinos y turistas en una cálida jornada que apuntó a revalorizar las tradiciones vivas del departamento. Así además de los trabajos en arcilla y tejido, se destacó la artesanía en cuero, el vino casero, la danza y las actividades gauchescas.

Museo. La centenaria casona que perteneciera a la familia Montenegro fue escenario de la jornada. | Diego Parés / Los Andes

“Para nosotros las tradiciones son el plato fuerte del departamento porque las tenemos realmente vivas, a diferencia de otros lugares”, expuso Ana Castillo jefa de Turismo de la comuna. Por esa razón decidieron mostrar cómo estas tradiciones que parten del conocimiento ancestral se van adaptando a las necesidades actuales y a las del público sin perder la raíz. “Acá es muy valorada la transmisión de padres a hijos, tanto por vía oral como por el ejemplo”, remarcó Ana Castillo.

Diego Parés / Los Andes

Armando Fredes, secretario del centro tradicionalista Algarrobo Histórico, ofició de locutor del evento y destacó la importancia de mantener las costumbres. “Las tenemos que transmitir a las próximas generaciones para que no se pierdan”, expuso. Desde la agrupación llevaron una serie de elementos artesanales y de gran valor y los compararon con otros industrializados como pañuelos, cinturones y pasa pañuelos. “Es importante conocer lo propio para poder valorarlo”, señaló. En tanto propuso una serie de actividades lúdica como la taba, juego que está basado en el lanzamiento de un hueso.

 

El grupo de artesanos “Manos del Arenal” invitó a moldear una esfera de arcilla para convertirla en algunas de las vasijas que ellos elaboran y que luego cocinan a leña. “Queremos que vivencien el significado de trabajar con el material”, manifestaron. Aún con la detallada de explicación sobre las distintas técnicas: macizo ahuecado, con placas unidas por costuras o con chorizos, resultó sorprendentemente difícil lograr el resultado esperado. Es que ellos desde hace tiempo se capacitan para rescatar esta actividad ancestral huarpe que en cierta medida se había perdido.

Diego Parés / Los Andes

“Todo empezó con un curso que promovieron entre la Facultad de Artes de la UNCuyo y la Municipalidad de Lavalle”, comenzó a explicar Norma Fernández, quien relató que los mismo alumnos con el paso del tiempo armaron el grupo. Precisó además que utilizan arcilla extraída del departamento la cual moldean a mano y también con torno. “Participamos en diferentes feria del departamento vendiendo nuestros productos ya que apuntamos a que sea nuestra salida laboral”, contó.

Diego Parés / Los Andes

A su lado, un grupo de tejedoras de La Asunción mostraban una gran variedad de productos. Jorgelina González llevó su telar transportable para mostrar el detalle de su trabajo. “Lo fundamental son la urdimbre y los lisos que son como la base del tejido. Hay que hacerlos con cuidado para que te salga bien”, destacó. Ella previamente suele tomar un papel y diseñar el producto que desea lograr. “Es una técnica que aprendí de mi abuela y bisabuela, pero también hice algunos cursos para perfeccionarme”, comentó. Junto a sus compañeras que tejen fieltro y a dos agujas buscan rescatar su cultura y además lograr un aporte económico para sus hogares. “Por suerte se vende mucho, sobre todo a extranjeros”, subrayó.

 
Diego Parés / Los Andes

La jornada se completó con una propuesta de danza y teatro a cargo de la compañía de danza Arte y Tradición.

Diego Parés / Los Andes

Seis salas que rescatan la historia de Lavalle

El Museo Histórico y Natural de Lavalle fue creado en 1977 por iniciativa de un grupo de docentes y alumnos de la escuela Juan Galo Lavalle.  Luego de pasar por varios lugares, desde el 2001 ocupa una casona centenaria que pertenecía a la familia Montenegro. El mismo es frecuentemente visitado por alumnos de toda las escuelas de la provincia. “El recorrido está dividido en 6 salas y todas están relacionadas por un hilo conductor”, explicó Guillermo Campos, el arqueólogo encargado del museo quien guio un recorrido por el lugar.