Política Lunes, 18 de marzo de 2019

Lavagna a Macri: "Que no se ponga nervioso, yo no puedo competir con miles de trolls"

El ex ministro de Economía respondió las críticas del Presidente en una entrevista y habló de su posible candidatura.

Por Redacción LA

El ex ministro de Economía Roberto Lavagna respondió las críticas del presidente Mauricio Macri, analizó cuál debería ser el programa económico del próximo gobierno y habló de una posible candidatura presidencial en una extensa entrevista con Ernesto Tenembaum en la redacción de Infobae.

"Es evidente que Macri está nervioso, hay razones para que esté nervioso. El país está mal, está muy mal en lo económico", introdujo, y replicó: "En todo caso, si se trata de hablar del pasado, cuando el Presidente logre una economía con crecimiento de 9%, inflación de 10%, superávit gemelo y creación de empleo, hablamos".

En un reportaje con Luis Majul, el Presidente había señalado diversas decisiones adoptadas por Lavagna en su rol de ministro de Néstor Kirchner que -según su entender- fueron la raíz de los problemas económicos que hoy enfrenta la Argentina.

 

El economista, que aseguró que será candidato si logra un consenso de distintos sectores detrás de su figura, fue muy duro con la estrategia de Cambiemos de señalar a la "herencia" como responsable de los inconvenientes económicos: "Cuando uno pretende ejercer una función pública lo único que no puede permitirse es lloriquear, lo que hay que hacer es ponerse a gobernar, hay que hacer menos verso, menos marketing, y trabajar más".

Ante su posible presentación en las elecciones presidenciales de este año, se animó a hacer una comparación que puede ser polémica: "Yo decía que Macri tiene que estar muy preocupado por el estado en que se encuentra el país. Por lo que no debe preocuparse demasiado, es que algunos hablemos con una versión distinta. Al fin y al cabo yo trabajo con un pequeño grupo de personas, con limitaciones de todo tipo, no puedo competir con los miles de trolls que tiene el Gobierno, encargados de difamar, pagados con la plata de todos nosotros. No tengo estructuras mediáticas, no tengo nada. Tranquilo, que no se ponga nervioso".

Sobre las críticas de Mauricio Macri en la entrevista con Luis Majul, opinó: "Es evidente que está nervioso, tiene razones para estar nervioso: el país está mal, está muy mal en lo económico. Todos lo sabemos. La producción está cayendo a pico, 200 mil puestos de trabajo perdidos, inflación… El "no llegamos a fin de mes" es lo que los argentinos sienten".

 

"Lamentablemente, ha actuado con mucha soberbia. Va a terminar su gobierno de cuatro años con tres con caída de la producción, y solo uno positivo. El promedio es claramente negativo. Sigue insistiendo en que este es el único camino y no: este camino nos lleva a acá. Hay que bajarse de la soberbia y pensando por qué estamos acá", agregó

Al hablar sobre el pasado, Lavagna sacó pecho:  "En todo caso, si se trata de hablar del pasado, cuando el Presidente logre una economía creciendo al 9%, con una inflación debajo del 10%, con superávit fiscal, superávit en las cuentas en dólares, y con entre 1.800.000 y 2.000.000 de puestos de trabajo creados, volvemos a hablar".

"En este contexto, las retenciones no sirvieron para nada. Hay que acostumbrarse a que la economía no puede verse de a pedacitos. Medidas que en determinados programas pueden servir, en otro no sirve para nada. Aplicar retenciones en un programa de ajuste como resolvió el Fondo para la Argentina, aporta muy poco. En un programa de crecimiento, tiene otro sentido". 

Al hablar de economía, su especialidad, expresó:  "Devaluar, devalúa cualquiera. Este gobierno devaluó y no pasa nada porque devalúan en un contexto en el cual lo único que producen es inflación. Cuando me tocó asumir, la inflación era 10,4% mensual. Íbamos como decían algunos consultores que hoy todavía hablan camino a la hiperinflación. La clave, cuando uno tiene que acudir a una medida que no es simpática, es lo que uno hace después para que los precios no se coman la devaluación".

 

"Cuando uno está en una situación de inflación tan alta, de muy alto endeudamiento y demás, lo primero que tiene que hacer es llamar a los distintos sectores sociales e intentar un acuerdo económico-social. Esto es imprescindible. Existió en 2002, fue parte del programa. Así como hubo un presidente con vocación de consenso, un equipo económico con una política distinta y una sociedad que comprendió, hubo un marco con los factores de poder, empresarios, sindicatos y demás que fue el diálogo argentino. Participó la Iglesia y los partidos políticos y ayudó a crear el marco para que los precios no se comieran el trabajo inicial que se había hecho". 

 "En lugar de un círculo recesivo, hay que generar un círculo de aumento del empleo, ahí es donde llegan las inversiones en serio. Las inversiones no llegan porque el presidente se pasea por el mundo y dice cosas bonitas. Las inversiones llegan cuando hay rentabilidad", enfatizó. 

 Para cerrar, Lavagna puntualizó: "¿De qué se queja Macri? Han habido en la Argentina situaciones tremendamente peores que las que le han tocado a él. Por ejemplo, la del año 2002, que fue infinitamente más grave que lo que él heredó".