Sociedad Domingo, 29 de marzo de 2020 | Edición impresa

Las películas porno mendocinas llegan a PornHub, la web más grande del mundo

Dos producciones se filmaron en Ciudad, Luján y Maipú con actores locales. La edición de un film está paralizada por la cuarentena.

Por Rodrigo Cuello - rcuello@losandes.com.ar

Ninguno podría fijar un lugar o una charla determinada donde todo comenzó. Nadie lo había hecho, tampoco sabían cómo. Cuando compartían su idea, pocos los tomaban en serio. Lo cierto es que su proyecto se materializó y oficialmente estos cinco amigos -y socios- se convirtieron en los primeros mendocinos en filmar una película porno profesional en la provincia.

El primer paso público que dieron causó un revuelo nacional: publicaron en Los Andes un aviso de “Actor porno se busca” y la respuesta fue masiva. Fueron cientos de hombres y mujeres los que enviaron su curriculum, la mayoría sin ningún tipo de experiencia en el rubro.

 

Luego de meses de entrevistas, pruebas ante la cámara y debates, quedó conformado el “dream team” triple XXX nacional: 30 mujeres y 16 hombres (un sanjuanino, cuatro porteños, una cordobesa, y el resto mendocinos) filmaron dos películas en cuatro locaciones ubicadas en Capital, Coquimbito (Maipú) y Chacras de Coria (Luján).

Para sorpresa de los mendocinos, las producciones fueron compradas por el sitio de entretenimiento para adultos más grande del mundo, PornHub. Una de las películas, titulada “Sorpresa en el trabajo”, ya fue enviada y está a punto de ser publicada en la plataforma. La segunda se encuentra en etapa de edición, que por el momento está frenada por la cuarentena general decretada.

 

“Muchos se quedaron afuera, pero cuando pase la pandemia vamos a volver a llamar a casting. Pueden ir enviando su CV al mail (productoresxxxmendoza@gmaial.com)”, adelantó uno de los productores, el único que por el momento, tras acordarlo entre todos y fijar un sueldo, renunció a su trabajo formal para dedicarse de lleno a la producción. Claro, esta decisión la tomó tras recibir el primer desembolso de la plataforma. “No me gusta decir esto, pero nos pagan en dólares y la devaluación nos benefició”, aseguró.

A rodar

Los mendocinos fueron aprendiendo en el camino. Desde cuestiones legales como contratos, acuerdos de confidencialidad, hasta ángulos de cámara ideales para el cine erótico. No todos los actores y actrices elegidos grabaron escenas de sexo explícito, muchos fueron “extras no sexuales”.

 

“Todos estaban muy ansiosos por filmar, por eso decidimos utilizar a todos los primeros seleccionados”, dijo el realizador ahora profesional. En ese proceso, uno de los actores se “emocionó” de más y fue expulsado del elenco. Este mendocino de 26 años se puso muy “intenso” con sus compañeras. “Les pedía el teléfono y las invitaba a salir constantemente, de manera muy insistente. Muchas chicas se quejaron y decidimos dejarlo afuera”, remarcó.

Las películas fueron grabadas en dos departamentos de Ciudad, una casa en Coquimbito y en una quinta de Chacras de Coria. “Las alquilamos por semana, a todos los propietarios les dijimos lo que íbamos a hacer y aceptaron mediante un contrato firmado ante escribano. Algunos nos subieron el precio cuando les dijimos, pero preferimos hacerlo así para evitar inconvenientes”, contó.

 

Otro dato para destacar es que todos los actores y actrices fueron sometidos a exhaustivos análisis para descartar enfermedades de transmisión sexual y además se comprometieron a cuidarse en relaciones fuera del rodaje.

Sueños de Hollywood y hambre, mucho hambre

La producción se pensó desde un principio con un estándar mínimo en cuanto a organización. Aunque, lógicamente no contaban con el presupuesto de grandes producciones, limitaciones que algunos no entendían y “flasheaban Hollywood”.

“Hubo algunos que empezaron a poner condiciones un poco pretenciosas. Nos pedían traslado exclusivo hasta el lugar de filmación o determinados alimentos. Hablamos, lo aclaramos y seguimos sin problemas. Logramos un gran ambiente de trabajo”, rememoró el productor consultado.

 

Otra sorpresa en el set llegó cuando el director gritó el primer “¡Corten!”. Los actores y actrices demostraron un apetito voraz cuando terminaban de grabar intensas escenas de sexo. “Tuvimos que reforzar las viandas con mucho delivery”, confesó entre risas el entrevistado.

Los “rompehielos”

Las primeras escenas fueron difíciles. La mayoría, debutantes ante las cámaras, no lograban relajarse y demostrar el 100% de su capacidad. Para fortuna de todos los involucrados, una joven y un muchacho se convirtieron en los “rompehielos” de situaciones tensas. “Ambos ya tenían experiencia, explicaron cómo hacer las mejores poses y hablaron mucho con sus compañeros. La verdad, ayudaron mucho”, recordó el productor.

Además de este asesoramiento, contrataron a una sexóloga que contestó a todas las dudas de los inexpertos actores y actrices.

 

El caché

Los productores invirtieron de sus bolsillos una considerable suma inicial (pidieron no revelarla para no animar a posibles competidores, pero podríamos decir que se podría equiparar a un auto 0 Km de gama media-alta). “Con el primer desembolsó de PornHub cubrimos la inversión. Ahora la posible ganancia está en seguir recibiendo pago de acuerdo a las visualizaciones que obtengamos. Esperamos poder multiplicar lo invertido”, aseguró el vocero de Productores XXX.

En cuanto a las actrices y actores, se les pagó por escena, “que demoraron desde una hora hasta todo el día”, la cotización en pesos de 300 dólares. Aunque los “extras no sexuales” recibieron menos de la mitad.

 

Pactar con el sitio más grande del mundo

Es un terreno muy peligroso la industria del porno, sobre todos para las mujeres que se animan a exponer su intimidad ante la necesidad económica y caen en “casting truchos” que captan víctimas para la trata o extorsión.

Uno de los últimos casos que trascendió y que relaciona a Pornhub es el de un hombre de Florida que enfrenta cargos luego de ser vinculado a casi 60 videos pornográficos en los que aparece una joven de 15 años que fue reportada como desaparecida y que la Policía encontró con vida.

La madre de la joven encontró imágenes de su hija que habían sido publicadas en Periscope, PornHub, Modelhub, Snapchat y otros sitios web meses después de que había desaparecido.

 

Por esto, los mendocinos tuvieron que pasar infinidad de requerimientos legales hasta concretar un acuerdo con el gigante del entretenimiento para adultos. Con la mediatización del casting local, aparecieron varios “castings muy poco confiables”, por esto es muy importante remarcar a las futuras y futuros aspirantes tener mucho cuidado y garantizar que se trata de un trabajo serio.

Para decepción de los aficionados a este género, las películas no se podrán ver en el territorio argentino por un acuerdo previo con los involucrados. “Tenemos una persona designada que se encargará de controlar esto. Además los videos son propiedad de PornHub; sólo ellos lo pueden vender a otras páginas”, concluyó el “jefe” de la primera productora de cine porno de Mendoza.

Antes de cortar comunicación, remarcó que luego de la cuarentena llamará a nuevos casting.

 

La fugaz experiencia de una actriz

“Vanesa”, una de las mendocinas que filmó la primera película XXX en la provincia, contó a Los Andes su experiencia. “En el momento que me presenté al casting estaba desempleada y no sabía qué esperar. Pero por suerte fue una experiencia muy buena”, explicó.

“Nos hicieron sentir muy cómodos. Era la primera vez que lo hacía”, aseguró la ahora ex actriz porno, ya que aseguró que no piensa volver a filmar por dos motivos: primero porque su familia no sabe de su debut como actriz y, si se enteraran, “no lo tomarían para nada bien”.

 

Y segundo porque consiguió un trabajo y se mudó de provincia.
“No me arrepiento. Yo filmé cuatro escenas y me pagaron cada una 17.000 pesos. En ese momento me vinieron muy bien”, concluyó.