Sociedad Miércoles, 25 de marzo de 2020

Las excusas más increíbles que dan los mendocinos para salir de casa

Más de 800 ciudadanos ya fueron imputados por romper con el aislamiento obligatorio. Hay reincidentes.

Por Oscar Guillén - oguillen@losandes.com.ar

Si bien rige el aislamiento social, preventivo y obligatorio, 865 mendocinos han sido detenidos en las calles y en las rutas de Mendoza por violar la cuarentena. La mayoría son varones jóvenes y de la zona Este (345 imputaciones). 

Más allá de las cifras, algunas de las personas sorprenden a los efectivos policiales con increíbles excusas que, al momento de ser constatadas con la pertinente documentación, quedan en evidencia como llanas mentiras. Incluso, hay reincidentes.

 

La preocupación del Ministerio Público Fiscal es mayúscula ya que estas personas no sólo comprometen su salud y la de su familia, sino también la de los uniformados y el personal de las oficinas fiscales.

“Lo que me preocupa es que tenemos casos de irreverencia hacia el personal policial, de insulto. Gente que salen de a cinco para comprar asados. No sé cómo llamarlos porque ya me cansé de llamarlos irresponsable sociales. Juegan con la vida de los demás”, dijo ayer Alejandro Gallé, Procurador General y jefe de los fiscales, en una nota para Canal 9, vía Skype.

El que quiere comprar un celular

Uno de los reincidentes de San Martín fue detenido por la Policía y, como excusa, dijo que iba “a comprar un celular”. Se lo llevaron, lo imputaron y lo hicieron volver a su casa. El lunes fue detenido nuevamente en la calle y volvió a decir lo mismo: “Voy a comprar un celular”.

Esta suerte de “déjà vu” le puede costar caro: en un futuro el hombre podría ser condenado por el artículo 205 del Código Penal, que establece penas de 6 meses a 2 años de prisión para quien “violare las medidas adoptadas por las autoridades para impedir la introducción o propagación de una epidemia”.

Así las cosas, este hombre podría recibir una pena de 6 meses de cárcel y en un segundo caso, una pena de otros 6 meses y por ser reincidente, recibiría un año de cárcel efectiva.

 

El extranjero rebelde

En el Este provincial también se comenta el caso de un ciudadano de nacionalidad boliviana que, al ser detenido en la calle, dio una excusa que puede considerarse “de nivel internacional”: les explicó a los uniformados que esta cuarentena era una medida que no lo alcanzaba porque era sólo para argentinos y él era extranjero.

Orlando Pelichotti / Los Andes

El violento

Pero no todo es tan fácil para la Policía: en Rivadavia, un violador de cuarentena se puso furioso cuando lo quisieron llevar a la fiscalía y llegó a pegarle a un uniformado. Fue imputado por lesiones, resistencia a la autoridad y por violar la cuarentena.

 

El fumador “social” de porro

Un móvil policial que patrullaba un barrio del Gran Mendoza se topó con tres chicos fumando marihuana en una esquina. Fueron llevados a la fiscalía para que los imputaran y allí uno de ellos apuntó una extraña razón a modo de excusa por romper el aislamiento: “Salí a la calle porque no me gusta fumar solo”.

También se difundió el caso de los jóvenes que estaban por hacer un asado y el de los hombres que tomaban cerveza en un minimarket.