+ SUSTENTABILIDAD Sábado, 24 de agosto de 2019

“Las empresas que no generen valor para la sociedad, dejarán de ser elegidas”

El capitalismo tradicional ve a la empresa como una herramienta de lucro. Y cuando ponés al lucro en primer lugar, lógicamente “vale todo”.

Por Espacio patrocinado

Y vale todo literalmente: degradar el medio ambiente, dar malas condiciones de trabajo, tener un producto de mala calidad… ¿Durante cuantos años hemos visto este modelo como la forma de hacer negocios?. La rentabilidad a cualquier precio. Y ya que nuestro modelo es el capitalismo, por qué no buscar un capitalismo más humano.

Xinca es una empresa mendocina que busca resultados económicos, y al mismo tiempo, ayudar a resolver problemas sociales y/o ambientales. La empresa, reconocida por su trabajo a nivel nacional e internacional, ha sumado una nueva unidad de negocio: indumentaria de trabajo. Para confeccionar esta línea de ropa de trabajo, eligen trabajar con los que menos oportunidades tienen.

“Nos interesa que las empresas y las personas sepan que al comprar nuestros productos, se transforman en nuestros aliados. En definitiva, nos ayudan a empoderar a mujeres y personas excluídas del sistema”, expresa Alejandro Malgor co-fundador y socio de Xinca.

Muchos de los colaboradores con los que trabajan provienen de zonas rurales. Acercarles trabajo significa que pueden seguir cuidando a su familia e hijos y asumir responsabilidades, relacionándose a un trabajo. De este modo buscan desarrollar un modelo sostenible de inclusión laboral para mujeres.  

Entre sus clientes, se encuentran: Newsan, Cerámica Alberdi, Constructora Colonial, Laugero Construcciones, CEOSA, Cartellone, Familia Zuccardi, Industrias Chirino y Finca Agostino.

“Estamos ingresando al mundo de la economía del propósito, donde tanto los empleados como los consumidores buscan relaciones que sean significativas más allá de un salario o una simple compra”, explica Malgor.

En el mundo de hoy, a las empresas de todos los tamaños se les pide que  “hagan el bien”. Están siendo empujadas a crear beneficios públicos para los consumidores y sus empleados, dos audiencias poderosas que están ejerciendo un nuevo control sobre ellas. Los inversores están agregando un nuevo criterio de responsabilidad social a la hora de invertir su dinero. “Mucha gente piensa que las empresas participan en iniciativas de sustentabilidad sólo para mejorar su reputación. Por supuesto, algunas empresas lo hacen por este motivo y otras porque creen que es el camino correcto”, añade. 

Y es que las empresas que buscan maximizar su impacto social están negociando intencionalmente con otras empresas que comparten el mismo objetivo. Al respecto, dice Malgor “Hoy, una empresa, tiene la oportunidad de comprar su ropa de trabajo con Xinca. Algo que deben comprar sí o sí, y al mismo tiempo, generar un impacto social positivo. Es un ganar-ganar”.

Esta orientación con fines de lucro y orientada a un propósito es un gran desafío. Pero también ese rigor y disciplina que requiere, supera a la competencia a mediano y largo plazo.

Para finalizar, afirma Alejandro Malgor “Las empresas que no generen valor para la sociedad, dejarán de ser elegidas.  Si uno piensa en resolver las desgracias del mundo por amor al prójimo, podríamos demorar miles de años… ¿Pero que podría pasar si la igualdad social se convirtiera en un negocio para todos?. Tal vez se podría erradicar en 100 ó 200 años. La diferencia está ahí. Al ser humano hoy lo mueve más un buen negocio que el amor al prójimo. Todavía. Pero ya vamos a llegar al amor al prójimo”. 

Más info:

http://www.facebook.com/XincaSustentables
http://www.twitter.com/xincaok
http://www.instagram.com/xinca_eco_shoes