Da La Nota Viernes, 3 de abril de 2020

La triste cuarentena de Carmen Barbieri sin poder abrazar a Fede Bal

La actriz relató cómo hace para ver a su hijo en época de aislamiento obligatorio.

Por Redacción LA

Luego de que a Federico Bal le diagnosticaran cáncer de intestino su madre comenzó a estar más cerca y atenta de su hijo para acompañarlo en el duro tratamiento contra la enfermedad.

 

A través de sus redes sociales el ex de Laurita Fernández contó lo que estaba viviendo y muchas personas jóvenes se acercaron a sus médicos para realizarse estudios preventivos tal como lo recomendó el actor.

Luego llegó el coronavirus y a pesar de la cuarentena, Federico comenzó con su tratamiento de quimioterapia al que también compartió en sus redes sociales.

Recientemente en una entrevista realizada a Carmen Barbieri por la revista Caras, la capocómica relató las dificultades que tiene a la hora de ver a su hijo y cómo esta situación alteró su estado de ánimo.

Barbieri comentó: “Es verdad que soy fuerte, por algo Fede me dice siempre que soy una leona, pero sabés que por dentro no puedo más. ¿Vos entendés que no puedo abrazar a mi hijo? ¿Sabés lo que significa no poder contener a tu hijo en un abrazo de madre, lleno de amor, de esperanza, de coraje? Es muy duro, muy duro.

Actualmente Federico está dentro de la población de riesgo y Carmen no puede estar cerca por lo que sólo se ven cuando él va hasta el sanatorio para someterse a la quimioterapia.

Lo veo a través de videollamada, hablamos todo el tiempo, pero el momento en el que nos vemos cara a cara es cuando va a la sesión de rayos y quimioterapia al Fleming, que pasa por casa y lo veo desde la puerta, a través del vidrio del auto”, contó la artista.

 

La artista comentó que se siente muy deprimida luego de tantas pérdidas: “Me siento desgarrada por dentro, obvio que estoy fuertísima para afrontar el tratamiento con Fede. Pero no te olvides que a mí la vida me viene castigando desde hace dos años, primero se murió mi mamá, al año siguiente se murió Santiago, y empezamos este año con el cáncer de Fede. ¡Es mucho! No termina de sanar una herida que ya aparece otra“, expresó angustiada