Economía Martes, 10 de septiembre de 2019 | Edición impresa

Aumenta el combustible que compran el agro y el transporte

El Gobierno dispuso la liberación del precio de los combustibles pero exclusivamente para el mercado mayorista.

Por Mariano Zalazar - mzalazar@losandes.com.ar

La liberación del precio del combustible en el mercado mayorista no tuvo impacto directo sobre los conductores de vehículos particulares, pero sí comprometió los costos del agro, el transporte de cargas y los micros de larga distancia. Los tres sectores deben enfrentar las subas que se produjeron por el aumento que tuvo el tipo de cambio desde las PASO presidenciales. 

José Gutiérrez / Los Andes
 

El rubro más sensible a estos incrementos es el de las empresas de micro de larga distancia, que reclamaron en forma conjunta a la Nación que de marcha atrás con la liberación del precio mayorista del combustible. Aseguran que desde que fue publicado el decreto que estableció el “descongelamiento”, el precio del gasoil a granel aumentó 25%. Si esto no cambia, advierten que el traslado al precio de los pasajes será inevitable. 

 

También desde el campo manifestaron preocupación. Carlos Iannizzotto, presidente de Coninagro, advirtió que la suba del combustible será un problema a resolver por parte de los actores del sector. “Es imposible q no se incremente en boca de servicios generales”, indicó, refiriéndose al costo extra que demandará el uso de máquinas cosechadoras o el transporte de su producción, entre otros puntos. Es decir que muchos productores mendocinos deberán enfrentar un incremento que no estaba previsto. 

José Gutiérrez / Los Andes

Los que más lo sentirán serán sin duda aquellos que destinan toda su producción al mercado interno, ya que la baja demanda generalizada no da mucho margen para el traslado a precios. Los exportadores, en cambio, tienen cierto margen de maniobra gracias a la competitividad ganada justamente con la suba del dólar.

 

Por su parte, el transporte de cargas se encuentra doblemente perjudicado. Los empresarios que compran combustible a granel enfrentan costos más altos y los que cargan en estaciones de servicio se han encontrado con faltantes de gasoil común en algunas bocas de expendio de la provincia.

Nadie conforme

Las medidas anunciadas por el Gobierno Nacional para “aliviar” el bolsillo de los asalariados tuvieron impacto directo sobre diferentes actividades económicas, que hoy, por supuesto, reclaman en defensa de sus intereses. En lo que respecta puntualmente al congelamiento del combustible, la primer posición en contra fue la de las petroleras, que no pudieron trasladar los aumentos de los costos (provocados por la suba del dólar) a los valores de sus productos. 

 

Como respuesta a los reclamos, el Gobierno Nacional flexibilizó dicho congelamiento, liberando los precios del mercado mayorista. Ahora, quienes reclaman son las empresas consumidoras de dicho combustible, entre las que se destacan las de micros de larga distancia. 

José Gutiérrez / Los Andes

Mauricio Badaloni, director de Grupo Andesmar, indicó que el sector en su conjunto envió una nota al Ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica y al Subsecretario de Transporte, Guillermo Dietrich, en reclamo por las dificultades económicas de las empresas, aunque por el momento se desconoce la respuesta. 

 

Por lo pronto, la Cámara Empresaria de Larga Distancia (Celadi) emitió un comunicado en el que explica en detalle la situación en torno al decreto 607/2019 que fue publicado el pasado 2 de setiembre, modificando el esquema de congelamiento de los combustibles y liberando el precio para la venta mayorista.

“La totalidad de las Cámaras Empresarias de Ómnibus de Larga Distancia, en conjunto, quieren alertar que en las últimas 48 horas, las compañías de micros de todo el país han comenzado a recibir facturas con incrementos de hasta un 25% en el precio del gasoil a granel. En consecuencia, y fuera de toda la lógica, el valor de este insumo al por mayor supera hoy al del surtidor minorista”, señala el comunicado.

 

Gustavo Gaona, vocero de Celadi, explicó que el combustible representa entre el 35% y el 38% del costo de las empresas de transporte de larga distancia, por lo que consideró “inevitable” que los pasajes aumenten en el corto plazo si el Gobierno Nacional no da marcha atrás con el descongelamiento, al menos para ese sector en particular. 

“La liberación del mercado mayorista afecta a las mineras, al transporte marítimo, al campo y al transporte terrestre, pero particularmente a las compañías de micros de larga distancia. Le pedimos al Gobierno que exima a las empresas de micro de pagar los precios liberados”, señaló el representante de Celadi.

 

Golpe al bolsillo

Justificando la postura de los empresarios, Celadi recordó que la decisión de descongelar los precios termina afectando a una gran parte de la población. “Se está tomando una medida que afecta a las mismas personas que se intentaba favorecer”,  manifestó Gaona.

Por otro lado, el vocero de Celadi indicó que, al margen de la postal turística que se observa durante las vacaciones o fines de semana largo, el servicio público de larga distancia es utilizado, principalmente, con fines laborales, de salud o familiares. “En gran medida, es demandado por personas que no cuentan con movilidad propia ni pueden acceder a otros medios de transporte, siendo el ómnibus, el único capaz de garantizar su derecho a estar comunicadas”, apuntó.

 

Camioneros en jaque

Daniel Gallart, presidente de la Asociación de Propietarios de Camiones de Mendoza (Aprocam), describió el mismo comportamiento ilógico de los precios que el representante de Celadi. “Las empresas grandes cargan combustible mayorista a granel y las chicas, con pocos camiones, van a estaciones de servicio. Lo usual es que las primeras consigan un mejor precio, pero hoy la realidad es que es más económico cargar gasoil en una boca de expendio normal (con precio congelado)”, aseguró.

“De todas formas, quienes cargan en estaciones de servicio se han encontrado con que falta combustible en versión común y se ven obligados a cargar gasoil premium, lo que a fin de cuentas termina encareciendo el costo de sus viajes”, agregó.

 

Por ahora las cámaras que representan a los camioneros no han presentado ninguna queja formal al respecto, pero no descartan iniciar diálogos con el Gobierno Nacional durante esta semana.

Advierten que podrían haber despidos

A través de un comunicado, la Cámara Empresaria de Larga Distancia (Celadi) planteó que resulta impostergable encontrar una salida a los aumentos de costos provocados por el descongelamiento del combustible en el mercado mayorista. Puntualmente piden que el Gobierno “revea la decisión para el caso del transporte público, a fin de evitar que el incremento desmedido de costos afecte aún más a la ya golpeadas Pymes del transporte, derivando en una mayor reducción de servicios y personal o, aún peor, deba ser trasladado al precio final del boleto que pagan los usuarios”.

 

Las estadísticas de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT), demuestran la situación crítica que atraviesa el sector. A nivel nacional la cantidad de pasajeros anuales transportados bajó de 37,9 millones en 2015 a 31,2 millones estimados para 2019. Además, el parque móvil (micros en actividad) era de 4.376 unidades hace cuatro años y hoy es de solo 3.632 vehículos.